Público
Público

ORIENTE MEDIO Israel armó y financió a los rebeldes sirios desde 2013 hasta julio de 2018

Un informe publicado esta semana confirma la existencia de contactos entre Israel y los rebeldes sirios, contactos que incluyen la transferencia de armas y el pago de mensualidades a los combatientes rebeldes. Aunque no es un informe exhaustivo, es el más completo que se ha publicado hasta la fecha sobre este asunto.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4

Un soldado rebelde fuertemente armado en Siria, esperando atacar.- EFE

El ejército israelí armó y financió a “por lo menos una docena de grupos” rebeldes sirios durante los últimos cinco años de la guerra civil que asola ese país, según un informe publicado esta semana por la revista Foreign Policy, un informe genérico pero que cuidadosamente evita temas delicados y no abunda en demasiados detalles.

De la docena de grupos armados y financiados por Israel solamente se identifican dos: Fursan al Yulan y Liwaa Omar bin al Jattab, aunque el informe ha recabado información de otros muchos grupos tanto en declaraciones de sus jefes como en declaraciones de combatientes rasos, en total “más de dos docenas” de hombres, en los últimos meses.

Los datos se dan con mucho cuidado para dar la impresión, por ejemplo, de que Israel no ha tenido nada que ver con el Estado Islámico. Incluso se afirma que en alguna ocasión Israel bombardeó posiciones del Estado Islámico en la frontera del Golán ocupado, sin precisarla con exactitud.

De hecho, hace un par de años, la televisión siria divulgó imágenes de un alijo de armas de fabricación israelí que fue aprehendido cuando se dirigía desde el Golán hasta la localidad de Tadmor (Palmira), entonces en poder del Estado Islámico. Las imágenes mostraban distintas clases de armas en cajas con letras impresas en hebreo.

El Estado Islámico ha estado desplegado en la frontera del Golán ocupado durante los últimos años sin que se hayan consignado operaciones militares significativas, ni de Israel ni del Estado Islámico. Es más, durante ese tiempo ha habido contactos entre las dos partes, aunque no tan frecuentes como con Al Qaeda, que han llegado a ser diarios. Las fuerzas yihadistas sucesoras de Al Qaeda ocupaban otra zona fronteriza con el Golán, encima de la zona del Estado Islámico.

Foreign Policy explica que la intención de Israel ha sido mantener a distancia a los grupos proiraníes, y así se justificaría el contacto permanente con las distintas milicias rebeldes de la zona, muchas de orientación yihadista, algo que no señala la revista.

Rebeldes sirios se enfrentan a las tropas del régimen al este de Alepo.- EFE

Las armas que Israel ha pasado a los rebeldes sirios incluyen fusiles de asalto, ametralladoras y morteros. Pero también vehículos de transporte. Las armas entraban a través de tres puertas que hay en el Golán, por la noche. Por las mismas puertas, los israelíes se hacían cargo de casos “humanitarios” de rebeldes heridos en las contiendas con el ejército sirio.

Además de la transferencia de armas, Israel daba a los grupos rebeldes ayuda económica para financiar las compras de más armas en el mercado negro del interior de Siria. También pagaba un salario de 75 dólares mensuales a cada combatiente de distintos grupos.

Durante esos años el ejército israelí llevaba a los periodistas a dos hospitales del norte del país para que entrevistaran casos humanitarios escogidos y casi siempre ajenos a los combatientes rebeldes, pero en ningún caso llevó a los periodistas a certificar el envío de armas.

La revista dice que los grupos rebeldes se sintieron “traicionados” este verano, cuando Israel no intervino para frenar la ofensiva final del ejército sirio, con el apoyo de la aviación rusa, mediante la que Damasco se hizo con el control del sur del país expulsando a los grupos rebeldes que operaban con asistencia israelí.
“Es una lección que no olvidaremos. Israel no tiene en cuenta… a la gente. No se preocupa por las personas. Solo se preocupa por sus propios intereses”, dijo a Foreign Policy Y., un combatiente de Fursan al Yulan.

La cantidad de dinero transferida a los rebeldes por Israel “es pequeña” si se la compara con la transferida por otros países como Estados Unidos, Arabia Saudí, Qatar o Turquía, aunque es legítimo preguntarse si era Israel o alguno de esos otros países quien financiaba las armas y los salarios de los rebeldes sirios.
La intervención de Israel no se limitaba a la zona fronteriza del sur de Siria. Según Foreign Policy, llegaba hasta las ciudades de Quneitra y Deraa, próximas al Golán, pero también a los suburbios del sur de la capital Damasco, sin contar con los bombardeos de su aviación más allá de Damasco.

El arma más frecuente que los israelíes entregaban a los rebeldes era el fusil de asalto M16 de fabricación estadounidense, pero a partir de un momento Israel trató de ocultar la procedencia de las armas que entregaba a los rebeldes, así que incluso utilizó un cargamento de armas iraní dirigido en 2009 a Hizbolá y aprehendido por el estado judío.

La asistencia militar y financiera se incrementó en el último año, pero en julio pasado Israel llegó a un acuerdo con Rusia para permitir que el ejército sirio ocupará la zona fronteriza con el Golán ocupado a cambio de que las milicias proiraníes se alejaran 80 kilómetros del Golán.

El 22 de julio, cuando las tropas sirias avanzaron y recuperaron toda la zona, Israel permitió la entrada de un grupo de jefes rebeldes y de sus familias, personas que se supone que siguen en Israel o que se han trasladado a Jordania o Turquía.