Público
Público

La primera ministra de Finlandia se hace una prueba de drogas tras la polémica del video en el que baila con unos amigos

Sanna Marin ha reiterado este viernes que jamás en su vida ha probado ninguna sustancia estupefaciente.

Sanna Marin durante la rueda de prensa de este viernes, a  19 de agosto de 2022
Sanna Marin durante la rueda de prensa de este viernes, a 19 de agosto de 2022. Kimmo Brandt / EFE

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, ha vuelto a desmentir este viernes que haya consumido drogas durante una fiesta y se ha hecho una prueba "para limpiar su reputación". La mandataria publicará los resultados la semana que viene. Un vídeo suyo difundido por redes sociales en el que baila con unos amigos ha sido el objeto de las críticas por parte de la oposición.

"En los últimos días se han hecho públicas acusaciones bastante graves de que he consumido drogas. Por mi propia protección legal, aunque considero que la exigencia de un test de drogas no es razonable, para borrar tales sospechas hoy me he sometido a un test de drogas", ha comunicado en una rueda de prensa.

"La exigencia de un test de drogas no es razonable" denuncia  Marin

La primera ministra ha afirmado que "nunca en mi vida, ni siquiera en mi juventud, he consumido drogas. Ojalá viviéramos en una sociedad en la que se pudiera confiar en mi palabra. Pero como ahora quieren levantar esas sospechas, por eso me hice la prueba".

El vídeo de la polémica lo publicó este miércoles el tabloide sensacionalista Iltalehti. Junto a Marin aparecen distintas figuras públicas como la diputada Ilmari Nurminen, del Partido Socialdemócrata, así como las presentadoras Tinni Wikstrom y Karoliina Tuominen, o la influencer Janita Autio.

La grabación fue inicialmente compartida con un grupo cerrado de Instagram de menos de 100 miembros, pero alguien filtró los fragmentos por redes sociales. "Quiero creer y confiar en la gente. Lamento que el material se haya hecho público para que todos lo puedan ver", ha declarado la mandataria.

Los asistentes a la fiesta cantan a coro una canción en la que se menciona la palabra "jauhojengi" (literalmente, la pandilla de la harina), lo que para algunos sugiere que en la fiesta se consumió cocaína. Ante el revuelo, la líder del ultraderechista Partido de los Finlandeses, Riikka Purra, y el diputado Mikko Karna exigieron a Marin un control de drogas.

Sanna Marin es, con 36 años, la jefa de Gobierno más joven del mundo y vive bajo un escrutinio público sin precedentes que asumió el cargo. Sobre las posibles repercusiones políticas de la difusión del vídeo, la mandataria ha apuntado que los ciudadanos tienen derecho a juzgarla por sus actos y reflejar su opinión en las próximas elecciones.

Más noticias de Internacional