Público
Público

Trata en Uruguay Una sobreviviente de la esclavitud sexual encabeza la marcha contra la trata de personas en Uruguay

Según la superviviente, Sandra Ferrini, la trata ocurre todos los días pero las víctimas son percibidas como números e indica que hay mucho que trabajar en educación y prevención.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Las sobrevivientes de la trata necesitan ayuda para reconstruir su autoestima quebrada. / AFP

Vendida de adolescente para el comercio sexual del cual fue víctima por casi cuatro décadas, la uruguaya Sandra Ferrini verá su antiguo sueño de exponer el infierno al que fue sometida hecho realidad en la primera marcha contra la trata de personas de Uruguay. 

Ferrini, quien dijo que se vio atrapada en la prostitución callejera forzada después de que su madre la "vendiera", se sumará a los cientos de activistas en las calles de Montevideo, capital de esta nación de 3,5 millones donde el tráfico humano más común involucra a mujeres y niñas sometidas a la explotación sexual. 

El Informe sobre Tráfico de Personas de 2019 del Departamento de Estado de EEUU coloca a Uruguay en el nivel 2 de la lista de vigilancia (la segunda clasificación más baja) debido a que no cumple con los estándares mínimos de iniciativas para eliminar el tráfico de personas.  

"Es una marcha que yo concebí cuando yo estaba en cautiverio", dijo Ferrini a la Fundación Thomson Reuters. "La trata (de personas) ocurre todos los días, pero las personas no quieren ver. Somos números", agregó Ferrini, 58.

Sandra Ferrini en un discurso / FUNDACIÓN SANDRA FERRINI

"Queremos que nos vean como personas. Vamos a marchar como personas" agregó Ferrini, quien fue explotada sexualmente durante 37 años en las calles de diversas ciudades de Chile, Paraguay y Argentina, y en Europa fue forzada a tener sexo con hasta 30 hombres por día. 

"Yo lo naturalicé de pequeña, para mí fue una cosa que yo pensé que me tocó vivir" dijo Ferrini, quien lidera el grupo de apoyo a sobrevivientes "Sí a la vida, no a la trata".  Durante los últimos años, se ha incrementado el tráfico de mujeres de República Dominicana, Cuba y Venezuela hacia Uruguay donde son explotadas sexualmente en bares y prostíbulos, indicó Ferrini.

Las mujeres suelen provenir de familias pobres y son captadas por traficantes que pagan sus vuelos y les hacen falsas promesas de una mejor vida y trabajos bien pagos en Uruguay. "Hay mucho para trabajar en educación, en formación y prevención" dijo Ferrini. 

A las mujeres les hacen falsas promesas de una mejor vida y trabajos bien pagos

Las sobrevivientes de la trata necesitan ayuda para reconstruir su autoestima quebrada y así poder seguir adelante y no quedarse atrapadas en el paso, explicó. 

El Instituto Nacional de las Mujeres de Uruguay ayudó a 172 víctimas del tráfico de mujeres en 2017, número mayor que las 131 que asistió en 2016; más de la mitad eran extranjeras, indicó el Departamento de Estado de EEUU. 

El año pasado, Uruguay actualizó su ley y plan de acción para el combate a la trata de personas, y este año formó un nuevo comité nacional como parte de sus iniciativas contra la trata.

Más noticias de Internacional