Público
Público

Las Cloacas de Interior Arranca la confesión de Bárcenas: "Rajoy destruyó personalmente las pruebas de la contabilidad B, pero me guardé una copia"

El extesorero nacional del PP en su escrito a la Fiscalía, ofreciéndose a colaborar, apunta directamente al expresidente Rajoy, al desvelar que en 2009 el entonces líder de la oposición se deshizo en una máquina destructora de papel de las pruebas de la financiación paralela del PP. Dice Bárcenas que existe una grabación en la que el difunto Álvaro Lapuerta, antiguo tesorero del partido, reconoce que "mensualmente" se pagaban compensaciones en 'negro', entre otros, al mismísimo Rajoy. 

El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.
El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. Reuters

La paz ya hacía tiempo que se había roto, pero ahora el extesorero del PP, Luis Bárcenas, ha puesto sobre el papel su intención de colaborar con la Justicia, en un escrito presentado este martes a la Fiscalía Anticorrupción, con traslado a las partes personadas en el juicio sobre la reforma de la sede nacional del PP con dinero negro, que arranca el próximo lunes. En dicho documento, al que ha tenido acceso Público, Bárcenas da detalles concretos sobre el  funcionamiento de la presunta caja B que manejaba el Partido Popular. 

A seis días del comienzo del juicio por la reforma de la sede del PP, en la calle Génova, Bárcenas traslada a la Fiscalía su conocimiento directo de que se emplearon en dichas obras en torno a 1,5 millones de euros en dinero negro, un dinero procedente de donaciones de "entidades beneficiarias de importantes adjudicaciones públicas". Ese dinero se guardaba, según Bárcenas, en la caja fuerte de su despacho en la calle Génova.

Luis Bárcenas dice en su escrito que en una reunión, en 2009, en el despacho de Mariano Rajoy, entonces  líder de la oposición, le enseñó los papeles con la contabilidad B del PP, "espetándome que cómo podía seguir guardando esa documentación comprometedora, que terminó, personalmente,destruyéndola en la máquina destructora de papeles, sin saber que yo guardaba copia de esa documentación". El extesorero recuerda que ya reconoció ante el juez la existencia de una caja B en el Partido Popular y admite que la información que ofreció "pudo ser más amplia", aunque en ese momento su abogado, el primero de los cuatro que ha tenido, le recomendó que no diera más detalles. Ahora, Bárcenas tiene otro abogado. 

Respecto a esa documentación que se guardaba, Bárcenas explica que "gran parte de la cual me fue sustraída del estudio de mi mujer cuando entraron a robar. En ese sentido, asegura que el comisario Gómez Gordo "a resultas de la instrucción en la operación Kitchen, mantuvo contacto con José Manuel Villarejo en relación a los pendrives y papeles  que presuntamente se habían robado en el estudio de mi mujer".

Y es por ella, por Rosalía Iglesias, que Bárcenas se ha decidido a dar este paso trascendental de colaborar con la Justicia abiertamente. "Di por buena la promesa que se me había hecho llegar por intermediarios de que mi mujer no entraría en prisión a consecuencia del dictado dela sentencia de la pieza de [Gürtel] Época I". Pero Rosalía ingresó finalmente el pasado mes de noviembre en prisión. "El sentimiento de culpabilidad de haber podido provocar que mi mujer estuviese en riesgo de perder la libertad y entrar en prisión me hizo creer, inocentemente, en la promesa por parte del Partido Popular", consta en el escrito de Luis Bárcenas.

Retribuciones, complemento de sueldo... en B

En su escrito, de ocho páginas, Bárcenas va soltando detalles concretos del presunto funcionamiento de un sistema de financiación del PP con "percepciones en B que se realizaban a través de donativos". Señala, como las personas que recibieron estos complementos salariales, a Mariano Rajoy, Dolores de Cospedal, Federico Trillo, Pío García Escudero, Francisco Álvarez Cascos, Ángel Acebes, Javier Arenas, Rodrigo Rato y Jaime Ignacio del Burgo, "con una periodicidad que dependía de la liquidez de la caja diversa". Ese dinero iba directamente de la caja fuerte situada en el despacho de Bárcenas a sobres entregados a esas personas antes mencionadas, según el exgerente y extesorero del PP.

Otra de las grandes revelaciones de Bárcenas ha sido la confirmación de que existe una grabación en la que Álvaro de Lapuerta le reconoce a una persona cercana que existían "entregas en metálico que se realizaban mensualmente a estos miembros del PP, entre las que se mencionaba a Mariano Rajoy". Esta grabación será puesta a disposición de los jueces en el momento oportuno, añade.

La paz se ha acabado, como prueba el escrito enviado a la Fiscalía. Bárcenas asegura que el sentimiento de culpa que le causaba el daño que podía infligir a su familia le impulsó a "firmar la paz" con el PP y retirar la denuncia que interpuso por la destrucción de sus ordenadores y la sustracción de información.

Además, entona su particular mea culpa al recordar que lleva ya casi cuatro años y medio en prisión: "Esta situación hace que uno piense en los errores que ha podido cometer en la vida, el mal que he podido inferir a la sociedad fruto de una España en la que todo valía. Soy consciente de estos errores y del dolor infligido en mi mujer y en mi hijo. Un sufrimiento de los que no son merecedores. Todas estas circunstancias me han llevado a presentar este escrito y ofrecer mi colaboración con la justicia”.

No es la primera vez que el acusado trata de volar los puentes con el PP, han pasado ya siete años de la declaración clave que cambió el nombre de la investigación conocida como los papeles de Bárcenas a la caja B del PP. 

Más noticias de Política y Sociedad