Público
Público

Autónomos La millonaria subida del IRPF a los autónomos sin local llega al Senado

El PSOE lleva a la cámara alta una propuesta para derogar el recorte de las deducciones por energía y comunicaciones, de las que sí se benefician las empresas, con la incógnita sobre la posición del PP y decidido a impulsar una reforma legal si no la asume el Gobierno.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El PP rechazó hace unos meses en el Senado, al tramitar la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, la propuesta que impulsa el PSOE.

Los autónomos que carecen de local abierto y trabajan desde sus casas pagarán a partir de este año 25 millones más que el anterior en el IRPF como consecuencia de una modificación de su régimen tributario incluida en la Ley de Reformas Urgentes, cuya corrección a propuesta del PSOE rechazó el PP en el Senado hace unos meses.

El tema vuelve este martes a la cámara alta, cuya Comisión de Empleo debate una moción de los socialistas para instar al Gobierno a “adoptar con urgencia las medidas oportunas” para evitar la aplicación de esa norma, que entró en vigor el 1 de enero y “cuyo coste se estima en 25 millones de euros”, según señala en una comunicación al presidente de la cámara el PSOE, que reclama volver a la regulación anterior.

Hasta hace dos semanas, los autónomos podían deducirse en el Impuesto de la Renta un porcentaje del coste de los suministros del hogar (electricidad, gas, agua, teléfono e internet) equivalente a la parte de la casa que según su declaración censal estuviera vinculada a una actividad económica, en un descuento similar al que disfrutan las empresas a través del Impuesto de Sociedades. Eso hacía posible en la práctica desgravarse hasta un 30% del valor de esos recibos, aunque, por lo general, los trabajadores por cuenta propia no solicitaban más del20%.

Sin embargo, la reforma recortó ese porcentaje al 30% de "la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total", lo que en la práctica la reduce a un máximo del 9% (el 30% del 30%), o del 15% en los casos teóricos en los que se dedique media casa a la actividad profesional.

La incógnita del voto del PP

El PP, reacio a cualquier iniciativa que pueda aumentar el desequilibrio de las destartaladas cuentas del Estado  y con mayoría absoluta en el Senado, no ha avanzado su posición, por lo que fuentes parlamentarias tampoco descartan que, en plena maniobra de recolocación política ante los desfavorables pronósticos demoscópicos, vaya a optar por buscar un acuerdo mediante una enmienda transaccional.

En cualquier caso, el debate servirá para pulsar la postura del resto de grupos ante la proposición que el PSOE está decidido a presentar para reformar este punto de la ley si el Gobierno no mueve ficha. Ciudadanos, promotor del texto inicial y cuyos dirigentes se muestran en principio abiertos a incluir “correcciones” en el texto, resultaría clave en ese escenario.

“Si la propuesta sale adelante y el Gobierno acepta volver a la situación anterior, ya sea reformando la ley o mediante un real decreto, miel sobre hojuelas; pero, en caso contrario, presentaremos una iniciativa para reformarla. Es de justicia”, explican fuentes del PSOE.

“La ley ha empeorado la situación fiscal”

“La Ley ha empeorado la situación fiscal para los autónomos que ejercen su actividad en su domicilio”, señala el presidente de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), Eduardo Abad, que reclamó a los senadores “un ejercicio de responsabilidad con los autónomos” para “recuperar la deducción fiscal del porcentaje íntegro de los gastos de la actividad sobre los metros cuadrados acreditados a la misma” y acabar con lo que califica de “situación incomprensible”.
Según las estimaciones de esta organización, son “más de 200.000 son los profesionales que ejercen una actividad económica en sus viviendas”, a menudo con “un nivel de ingresos de mileuristas”.

Ese volumen de afectados situaría el aumento del IRPF en el entorno del IRPF, ya que, según la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE, el gasto medio anual en energía, agua y comunicaciones de los hogares de los autónomos españoles asciende a 2.973 euros, con lo que la nueva ley rebaja la deducción máxima en 624 euros, de 892 a 267,50.

El orden del día de la Comisión de Empleo incluye el debate de otra moción, en este caso de Compromís, que reclama al Gobierno “mejoras reales a las cuotas de los autónomos” y a sus condiciones laborales, sociales, económicas y fiscales, así como que preste atención a las reclamaciones de sus organizaciones, como UPTA, ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos) y OPA (Organización Nacional de Profesionales y Autónomos).

Más noticias en Política y Sociedad