Público
Público

Ayuso se erige como la figura del PP que mejor relación tiene con Vox

Desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid consideran que la presidenta se ha anotado un tanto político por las dificultades en otras administraciones para sacar adelante sus cuentas. Además, los Presupuestos le servirán a la mandataria madrileña para ejercer de "contrapeso" a los aprobados por Pedro Sánchez

Rosas y Espinas - Ayuso y Monasterio
Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio el día de la investidura de la presidenta de la Comunidad en la Asamblea de Madrid.  Juan Carlos Hidalgo / Efe

Un "claro éxito político". Así conciben en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que preside Isabel Díaz Ayuso, el acuerdo anunciado este martes con Vox para que los Presupuestos salgan adelante. Se trata de un pacto con 13 medidas anunciado a primera hora por la formación ultraderechista liderada por Rocío Monasterio en la Asamblea de Madrid. Su firma aparece junto a la del consejero de Economía Javier Fernández-Lasquetty. Las cuentas aprobadas para 2022 son las primeras que llegan en gobiernos de relevancia del PP. Un hecho que confirma que Ayuso es una de las figuras de los populares que guarda mejor relación con Vox. 

Desde el entorno de la presidenta madrileña, según destacan fuentes consultadas por Público, se fijan en el contexto nacional, con muchas otras administraciones en problemas para aprobar sus cuentas. Además, miran también al Gobierno de Pedro Sánchez. "Sus Presupuestos van en la línea contraria, son opuestos, con lo que nos podemos posicionar políticamente como una administración que hace de contrapeso al Gobierno de España", indican desde Sol. La proyección de la figura de Ayuso como líder estatal, eclipsando a su líder, Pablo Casado, vuelve a emerger. 

El contexto en el que se llega a este acuerdo entre Vox y Ayuso llama la atención por las relaciones entre ambos partidos. Justo el mismo día del anuncio, el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por José Luis Martínez-Almeida, celebraba un Pleno en el que se vislumbró la tensión actual. El alcalde de Madrid acusó al portavoz de Vox, Javier Ortega Smith, de "secuestrar a los madrileños" y pidió que "se siente" a negociar los Presupuestos de 2022 para la capital. Además, le reprochó su "matonismo político" y de chantajear con sus votos al equipo municipal. La negociación está bloqueada. 

La situación en Andalucía, tras la crisis vivida hace unos días por la filtración de un audio comprometedor del vicepresidente, Juan Marín, está rota también. El presidente andaluz, Juanma Moreno, ha sufrido su primera derrota tras la espantada de Vox, con quien sí pudo pactar, junto a su socio de Gobierno, Cs, las cuentas de los años anteriores. El horizonte electoral anticipado está cada vez más cerca, petición por cierto que la ultraderecha lleva realizando meses. 

Tampoco la relación entre Vox y el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, es buena. La formación ultraderechista ha presentado una enmienda a la totalidad de los Presupuestos y PP y Cs negocian con el grupo parlamentario de Por Ávila. Con su apoyo, saldrían adelante. La aritmética parlamentaria actual en la región hace que Mañueco no tenga que depender obligatoriamente de Vox. El partido de ultraderecha, que también reclama elecciones hace meses, ha llegado a usar calificativos hacia el dirigente popular como 'progre' y de "hacer las políticas de la izquierda ahorrándoles el trabajo". 

Los Presupuestos le servirán a la mandataria madrileña para ejercer de "contrapeso" a los aprobados por Pedro Sánchez

La excepción es el Gobierno de Murcia, donde Fernando López Miras, una vez salvada la famosa moción de censura que generó un terremoto político el pasado mes de marzo, cuenta con Vox como aliado. Las cuentas, eso sí, se han retrasado por cuestiones burocráticas unos meses y no serán aprobadas hasta el mes de enero. 

Tampoco hay que obviar la distancia entre los dos líderes nacionales de PP y Vox. Casado y Santiago Abascal cambiaron su relación hace más de un año tras la moción de censura presentada por la extrema derecha contra Sánchez. Cierto es que la alianza natural no se ha roto pero se intentan evitar directamente. Ambos dirigentes coincidieron la pasada semana en una manifestación de policías contra la reforma de la 'ley mordaza', también con Cs. Una reedición de la famosa "foto de Colón" pero sin imagen conjunta.

Casado suele evitar referirse de forma explícita a Vox y no calificarlos como "populistas" para no romper puentes. Su antecesor en el PP, el expresidente Mariano Rajoy, le ha advertido, esta vez sí con nombre y apellidos, del "populismo" de Vox. 

Las leyes LGTBi, a revisión pero fuera de los Presupuestos

Entre las medidas acordadas por Vox y el PP para aprobar las cuentas públicas no se encuentra nada relacionado con las leyes LGTBi, una de las primeras exigencias de la fuerza ultraderechista. Pero eso no quiere decir que no se vayan a revisar fuera de este acuerdo. Lo anunció este martes el propio Lasquetty. "No las vamos a derogar bajo ningún concepto sino que se abre la opción de modificarlas para mejorarlas", apuntan desde Sol. 

El acuerdo reduce el presupuesto de Telemadrid o favorece a los centros privados de educación mediante el aumento de cheques-guarderías, "una política que el PP lleva desarrollando muchos años en la región", recuerdan desde el equipo de Ayuso. "La negociación de Lasquetty ha sido bastante productiva y hemos llegado a acuerdos", insisten. 

Llama la atención el tanto que se han anotado desde la ultraderecha en uno de sus campos de batalla preferidos: los menores extranjeros no acompañados. Monasterio y los suyos han hecho bandera en los ataques racistas a estas personas y la presidenta de la Comunidad les había afeado su actitud en varias ocasiones. Hace unas semanas les acusó de "sembrar miedo" con este asunto y en su momento criticó el cartel electoral en el Metro de Madrid en el que comparaba a estos menores con pensionistas. 

Desde Sol no consideran que se haya cedido en esta cuestión, pese incluso a usar en el acuerdo el término "menas". "El acuerdo al que se ha llegado es hacer una auditoría, evaluar que la administración está realizando sus actuaciones de manera eficaz y austera desde el punto de vista de la gestión. La Comunidad de Madrid va a seguir cumpliendo con su competencia y obligación pero abiertos a que se haga un estudio de si lo está haciendo de manera adecuada y gestionando de manera eficiente los recursos", explican desde Sol a este medio. 

El equipo de Ayuso logra así sacar sus primeros Presupuestos adelante después de tres años. Los que había en vigor eran los prorrogados de la etapa de Ángel Garrido. Durante su primer año de mandato la justificación fue la inestabilidad política a nivel nacional. Y el año pasado, el problema fue la falta de entendimiento en el propio Gobierno regional. Sus diferencias con Cs lo impidieron.

El equipo de Ayuso logra así sacar sus primeros Presupuestos adelante después de tres años

El resultado del 4 de mayo cambió mucho las tornas en cuanto al papel de Vox, según señalan desde Sol. Ayuso solo necesitaba 4 abstenciones de los diputados de Monasterio. En este sentido consideran que los ultraderechistas han tenido que "bajar sus pretensiones" respecto a la etapa anterior a las pasadas elecciones. La Cadena SER hizo público este martes el acuerdo que tenían antes de que se convocasen las elecciones anticipadas. La diferencia en la influencia a nivel económico se nota, según dicho documento. Para el Gobierno madrileño, "una de las claves del acuerdo es que está en consonancia con el acuerdo de investidura" que firmaron para aupar a Ayuso a presidenta este año. 

El bache de los contratos públicos

En medio de este proceso, un llamativo suceso hizo sospechar de que la negociación podría fracasar. Fue un espejismo. El 11 de noviembre, el Pleno de la Asamblea de Madrid celebraba una sesión monográfica sobre la contratación pública durante la pandemia. Vox y el PP protagonizaron un duro enfrentamiento, agravado además por la expulsión de una diputada del PSOE de la cámara tras mencionar al hermano de la presidenta madrileña. La ultraderecha, que había sido impulsora del Pleno, se alineó con la izquierda protestando y dejando solos a los parlamentarios populares. 

"Vox le ha regalado a la izquierda este pleno para desgastar al Gobierno", decían entonces desde Sol. En todo caso, Ayuso siguió con la mano tendida para sacar adelante sus cuentas. "Confiamos en que apoyen los Presupuestos y no los bloqueen junto a los partidos de izquierda", añadían. Y pese a la escenificación de aquel día y el ruido, así ha sido. 

Más noticias