Público
Público

CONGRESO DEL PSOE El PP intenta oponer a Pedro Sánchez contra Felipe González dos días después de que este ofreciera lealtad al presidente

Tanto el presidente de los populares, Pablo Casado, como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso han mencionado al expresidente del PSOE y su intervención en el Congreso del pasado fin de semana en Valencia.

.El ex presidente del Gobierno, Felipe Gonzalez, durante su intervención en la segunda jornada del Congreso Federal del PSOE.
.El ex presidente del Gobierno, Felipe Gonzalez, durante su intervención en la segunda jornada del Congreso Federal del PSOE. Biel Aliño / EFE

El eco del Congreso del PSOE celebrado este fin de semana en València ha llegado al Partido Popular (PP). No parece que a los populares les haya gustado la escenificación de unidad en torno a Pedro Sánchez y su proyecto. Varias han sido las referencias de los líderes del PP al cónclave socialista. Y especialmente destaca la de un nombre propio: Felipe González. Desde el partido liderado por Pablo Casado han usado este lunes la figura del expresidente para intentar contraponerlo a Sánchez pese a que González le ofreciera lealtad en su discurso realizado desde el escenario. 

El lunes comenzaba con una entrevista de Casado en el programa Más de Uno, de Onda Cero. El presidente del PP se dedicó durante muchos minutos a acusar a Sánchez de mentir en Bruselas y de sumir a España en una quiebra que, como le apuntaba el periodista Carlos Alsina, no existe. El nombre de González aparecía sorprendentemente en una pregunta sobre si confiaba en que Sánchez cambiaría la ley sobre el sistema de elección de los jueces. "Si a mí Felipe González me da la mano, yo me creo que va a modificar la ley. En el caso de Sánchez, me temo que el Diario de Sesiones del Congreso tendrá que haber dicho si se ha producido la votación", destacó. Ejemplificaba así la desconfianza en el actual líder socialista en contraposición con González.

"No voy a ser su próxima cabeza en la chimenea, para eso ya tiene su Congreso en València", añadió, reiterando que no se fía de Sánchez. Casado ironizó sobre la imagen de unidad dada tras el evento del PSOE. "Me hace mucha ilusión que todos los que daban palos, las cabezas que tiene colgadas en la chimenea, ahora le aplaudan". El líder del PP añadió, sobre el Congreso socialista, que Sánchez ha demostrado que "ni es más socialdemócrata, ni es más moderado". Según el dirigente popular, "es más radical". 

"El abrazo con Felipe González no representa nada", dijo Casado hacia el final de la entrevista, en relación al conflicto de Catalunya. El expresidente ha sido muy crítico con la concesión de indultos y, en general, su postura se ha diferenciado mucho de la de Sánchez. "¿Tiene usted hoy peor opinión de González que ayer?", le preguntó Alsina. "No, la verdad es que no. Ha cometido muchos errores durante su mandato pero creo que es una persona que tiene una idea de España, de su historia y de su vínculo atlántico y latinoamericano", contestó.

"No vi tanto cierre de filas con Sánchez", señaló Casado sobre el Congreso y la postura del expresidente

No acabó ahí Casado. Dijo que si el discurso realizado por González se lo hacen a él Aznar o Rajoy y "sería portada de la guerra absoluta que hay en el PP". En este sentido añadió que "dijo unas cosas" sobre las "dictaduras latinoamericanas" y "sobre la capacidad de ser libre para opinar" que generarían mucha ola mediática de la "conmoción interna" si fueran en su partido. "No vi tanto cierre de filas con Sánchez", añadió. Aquí sacó a relucir su postura sobre Venezuela, con quien González ha sido muy crítico o sobre "el régimen del 78". 

Tampoco se escapó de las críticas el homenaje a Alfredo Pérez Rubalcaba. Lo calificó como una "hipocresía", en relación a las críticas que el fallecido dirigente socialista hizo sobre el llamado "Gobierno Frankestein", en relación a las alianzas del PSOE con partidos como Podemos. Un término que Rubalcaba acuñó y los populares han mantenido. 

También quiso acordarse de Felipe González la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. En un acto público en el Salón Gourmet, y a preguntas de una periodista sobre la intención del PSOE de abolir la prostitución, Ayuso evitó completamente contestar de forma directa y dedicó un minuto a criticar el acto del PSOE. "El único discurso que merecía la pena era el de Felipe González, porque era el que le ponía deberes al PSOE, y se parecía al de Pedro Sánchez como el de un huevo a una castaña", dijo, volviendo a ensalzar la figura del expresidente. "Lo que veo es que es el mismo camino de siempre, el del socialismo español y el del presidente del Gobierno, que es destruir empleo, dividir a España y, por tanto, más socialismo", añadió. 

Lo que no comentaron ni Casado ni Ayuso fue la crítica realizada por González a su postura en el bloqueo de los órganos constitucionales. "Lo que me duele no es que los que están en contra de la Constitución no la respeten sino que los que dicen defenderla la irrespeten y no cumplan los mandatos constitucionales; eso no ha pasado nunca con el PSOE", dijo sobre el escenario. El expresidente añadió que cuando los socialistas han estado en la oposición no se han opuesto "nunca a renovar órganos constitucionales". 

También se ha referido al Congreso del PSOE la líder de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas. "Después de ver el congreso del PSOE y del partido conservador queda más claro que necesitamos una alternativa liberal", ha contestado Arrimadas en rueda de prensa al ser preguntada por Público. Como dijeron después de la Convención Nacional del PP, consideran en el partido naranja que su "proyecto liberal" sale "reforzado".

No es la primera vez

Lo de este lunes no es novedoso en el PP. Aunque llama más la atención por  producirse pocas horas después de una imagen de unidad. Una unidad, por cierto, que se contrapone, en lo que a expresidentes del Gobierno se refiere, con la mostrada por el PP en su reciente Convención Nacional. Bien es cierto que tanto José María Aznar como Mariano Rajoy participaron en apoyo de Casado. Pero lo hicieron por separado, en parte por dejar el protagonismo al actual líder y en parte por la mala relación entre sus antecesores. 

Casado ya usó las palabras de González hace un año. En septiembre de 2020, tras unas declaraciones de González al periódico argentino Clarín sobre Catalunya, Casado escribió lo siguiente: "Felipe González: Hacer un proyecto de país con gente que no cree en ese país es inquietante. Su republiqueta sembraría la semilla de la autodestrucción de España". Con ese socialismo sí que podríamos pactar, pero Sánchez lo ha liquidado". 

González también se ha caracterizado en los últimos tiempos por sus críticas a Podemos, especialmente al exvicepresidente Pablo Iglesias. "El vicesecretario general de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, pidió también esos días que "ese PSOE de antaño, histórico y con sentido de Estado alce su voz" ante estas "circunstancias extraordinarias" que vive España. En este sentido, reclamó al jefe del Ejecutivo que hiciera "más caso" al expresidente. 

Unos meses antes, en junio, Casado había salido ya en defensa de González en el Congreso de los Diputados. Fue tras una petición de comparecencia de EH-Bildu debido a unas informaciones que supuestamente lo implicaban en el caso GAL. El líder de los populares dijo que "sus socios le quieren humillar investigándole en esta cámara". Casado dijo que se opondría, por el "respeto" que él "sí le tenía". 

Por aquellas fechas resonaban dentro del PSOE las críticas de González al Gobierno, al que comparó con el "camarote de los Hermanos Marx". La relación entre él y Sánchez no han sido fáciles. Pero el sábado, aparentemente todo cambió. Aunque defendió su libertad para "opinar, también dejó clara su fidelidad e intención de no interferir. "Mi lealtad es con un proyecto político que encabecé y que ahora encabezas tú, Pedro Sánchez", dijo González. En el PP, como dijeron ayer Casado o Ayuso, no se lo creen. 

Más noticias