Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones de 2019 La coalición de Unidas Podemos pierde socios y apoyos

La confluencia no ha conseguido reeditar sus alianzas al perder a Compromís y dividirse las confluencias gallega y catalana. La coalición lleva meses cuestionándose internamente y los apoyos de la militancia han disminuido desde 2016.

Publicidad
Media: 2.81
Votos: 26

Acto de cierre de campaña de Unidos Podemos en 2016 / Daniel Gago - Podemos

El acuerdo para confluir como Unidos Podemos en 2016 se calificó de "histórico". La militancia de los partidos, cargos internos e inclusos intelectuales de la izquierda pidieron a los dirigentes que alcanzaran un acuerdo para presentarse juntos a las elecciones del 26J. Las direcciones consiguieron llegar a un acuerdo y anunciaron una coalición "para ganar el país" y dar el 'sorpasso' al PSOE. El objetivo no se consiguió. Perdieron votos respecto a las elecciones del 20D cuando se presentaron por separado. Y, desde entonces, la confianza en esta fórmula ha ido perdiendo fuerza

Las elecciones andaluzas fueron un punto de inflexión. Podemos e IU trabajaron durante meses con otros actores políticos para formar y presentarse como Adelante Andalucía. No consiguieron ni acercarse a los resultados que esperaban. La unidad entre las formaciones empezó a cuestionarse internamente desde los partidos pero ya era muy difícil dar marcha atrás con un preacuerdo para las elecciones municipales, autonómicas y europeas. Para las elecciones generales también se reedita la alianza entre Podemos, IU y Equo. Los partidos la han registrado este mismo viernes en el Ministerio de Interior bajo la marca de Unidas Podemos. Pero ya no cuentan con el mismo apoyo de la militancia ni con varios socios que se han perdido por el camino. 

Además, en muchos de los territorios Podemos e IU no se presentarán juntos a los comicios. En Madrid las relaciones entre los dos partidos han ido empeorando desde la alianza de Iñigo Errejón y Manuela Carmena. La dirección regional prefiere presentarse bajo la marca con Madrid En Pie y Anticapitalistas antes que con Podemos, aunque la decisión final la tendrá la militancia de IU. No es el único sitio en el que están divididos. Las dos formaciones se presentarán por separado en Asturias y, previsiblemente, también en Murcia y Navarra. Lo mismo ocurre en varios municipios que se van conociendo las fracturas cada día. Este viernes, IU también ha anunciado que rompe con Podemos en la ciudad de Cuenca, a pesar de que las direcciones regionales habían anunciado el acuerdo hace tan sólo una semana. 

El apoyo de la militancia ha ido bajando

El apoyo que ha ido perdiendo entre la militancia de Izquierda Unida es el más claro. La primera vez que preguntó la organización que lidera Alberto Garzón fue el 5 de mayo de 2016. Entonces, sus bases apoyaron ir en coalición con Podemos y otras fuerzas políticas con el 84,4%, frente al 13,1% que votó en contra y el 2,4% que se abstuvo. Participaron 20.065 militantes y simpatizantes, un 28% del censo total. A los pocos días, el 12 de mayo, IU volvió a preguntar en base al preacuerdo alcanzado con Podemos. El apoyo a la coalición creció 3,3 con puntos porcentuales, hasta el 87,8%. La participación también creció y votó un 32,07% del censo.

La siguiente consulta es de junio de 2018 sobre el acuerdo para concurrir con Podemos y Equo a las elecciones municipales, autonómicas y europeas. La participación creció: el 42,2% del censo, pero bajó el apoyo: 76,62 % han votado a favor, 20,68% en contra y 2,7 % abstención .

Sin embargo, en la consulta celebrada este mes de marzo el apoyo ha bajado considerablemente. Según los datos de la dirección del partido, un 61,55% de las bases respaldan la coalición, un 34,75% ha votado en contra y el 3,7% se ha abstenido. La participación también ha seguido bajando: votó el 27,45%; 10.387 personas de un censo de 37.841.

El apoyo en Equo, aunque menos, también ha ido bajando. En 2015, el 54,25% de los militantes del partido ecologista prefirió ir con Podemos que con la plataforma defendida entonces por Alberto Garzón, Ahora en Común. En junio de 2018, ya con el preacuerdo con IU y con el partido morado, los militantes respaldaron la coalición con un 67,9% para las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019.
Este marzo las bases de Equo han apoyado la coalición por la mínima: sólo un 51,7% de los apoyos han apoyado la coalición. El nivel de rechazo ha llegado al 44%,

Mientras que Podemos no ha preguntado en esta ocasión a sus bases, aunque siempre han sido las que más han respaldado la coalición. El 12 de mayo de 2016 se apoyó la confluencia con el 98% de los votos y con una participación del 35%. El pasado 28 de marzo preguntaron a sus bases por el preacuerdo para las elecciones municipales, autonómicas y europeas: el apoyo bajó a un 90,75% y la participación a un 16,15%.

Sobre el nuevo acuerdo para las generales, el secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, explicó este lunes que no celebrarían ningún referéndum en esta ocasión ya que las bases ya habían avalado la confluencia en marzo. Sin embargo, la consulta no fue entonces para los comicios generales. Ni se realizó después de las elecciones andaluzas, punto en el que empezaron a aumentar las críticas hacia la coalición también de forma interna. 

Las confluencias territoriales llegan divididas a 2019

El espacio de Unidas Podemos también ha perdido varios de los socios que le acompañaron en 2016. Los partidos estatales, Podemos, IU y Equo han reeditado su alianza, pero no han logrado alcanzar un acuerdo con todas las partes territoriales. Compromís, desde un primer momento, decidió concurrir a las elecciones de 2019 por separado. 

Anova ha decidido no presentarse tras las diferencias con Podemos y EU sobre los puestos de salida

La confluencia de En Marea finalmente se ha roto en tres partes. El partido instrumental liderado por Luís Villares decidió presentarse en solitario a las elecciones. Anova, EU y Podemos decidieron avanzar en confluencia pero las negociaciones sobre los puestos de salida por Pontevedra han dificultado las negociaciones. Según ha podido saber este medio, Anova reclamó el número uno de Pontevedra, como tuvo en 2016 cuando fue cabeza de lista Alexandra Fernández. Sin embargo, Podemos y EU prefieren que se eligan los números uno por la capacidad de movilizacion electoral y abogan porque sea Díaz (EU) la exdiputada que lidere la lista y Rodríguez (Podemos) sea la número dos. Además, se preveía que el cabeza de lista de Lugo será Bello, independiente pero cercano de Anova, y Gómez Reino lidere la lista por Coruña. Este enfrentamiento ha llevado a que Anova decida retirarse y no se presentará a las elecciones generales

En Catalunya tampoco ha sido fácil este proceso. Los 'comuns' han tenido varias fugas hacia ERC. Entre ellos ha estado el diputado y coordinador general de EUiA, Joan Josep Nuet, que irá a las generales como número cuatro de los republicanos y ha sido expulsado de la confluencia catalana. Una decisión contraria a su organización que decidió ratificar la coalición con Catalunya en Comú. La división entre el sector más soberanista ha ido creciendo hasta este punto y el impulso de la creación de la plataforma Soberanistas, crítica con el partido de los 'comuns'.

Más noticias en Política y Sociedad