Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones generales 2019 El voto por correo se amplía hasta el viernes tras el colapso en las oficinas postales

Las aglomeraciones en las oficinas de Correos para entregar la documentación han continuado y los representantes sindicales advierten que podrían generarse situaciones complicadas. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mujer hace cola en una oficina de correos para depositar su voto. | EFE

La Junta Electoral Central ha ampliado el plazo para votar por correo hasta las 14.00 horas del viernes, día 26, dos días antes de las elecciones generales previstas para el domingo.

El anuncio sigue al realizado por la propia Correos, que ha extendido el horario de sus oficinas con el objetivo de poder atender al elevado número de personas que hacen colas en muchas de ellas para poder tramitar su voto (sólo este martes se atendieron 570.000 visitas en las oficinas postales, un 185% más que en una jornada habitual). Correos insiste en que atenderá a todos los ciudadanos que estén en las oficinas para gestionar su voto por correo.

La denominada “fiesta de la democracia” no tiene tanto de jolgorio para los trabajadores de Correos, desbordados por la alta demanda de voto anticipado que, según datos del Instituto Nacional de Estadística, alcanza una cifra pocas veces vista: 1.346.476 solicitudes de voto ha sido admitidas por el gestor del servicio postal hasta el día 18 de abril, Jueves Santo, día en que a pesar de ser festivo en la mayoría de comunidades autónomas, las oficinas postales también abrieron en toda España por ser el último día del plazo de solicitud de voto.

Problemas aquí y problemas allá. “En la oficina central de Granada, las colas para recoger el voto por correo eran ayer (por el lunes) de una hora y media. Tuvo que ir hasta una furgona de la Policía Nacional a poner orden”, contaron fuentes próximas a la plantilla de esa localidad andaluza. 

Colas aquí y colas allá. “Le voy a dar un dato: hasta ayer (también por el lunes), en muchas oficinas se atendió una media de 1.200 personas a lo largo de todo el día. Hay pueblos de la zona sur de Madrid que están colapsados”. Quien así se expresa es José Rico, portavoz del sindicato CSIF en Correos. El sindicalista describe algo así como una tormenta perfecta: además de votantes, en las últimas horas también acudían a las distintas sucursales muchas personas que debían adquirir la pegatina de la DGT que a partir de este miércoles será obligatoria para circular en moto o coche por Madrid. 

Esperando el voto

Aunque no tan visible, hay otro calvario que va por dentro (de las oficinas): se trata del que vive el personal de los centros de reparto. Son ellas y ellos quienes deben llevar a casa de los solicitantes de voto por correo la correspondiente documentación, pero aún no han podido entregarla en su totalidad. “Lo más preocupante, a esta hora, es la llegada del voto por correo”, afirma a Público el coordinador del sector postal de CCOO, José Sergio Mira. 

En ese contexto, la Junta Electoral Central anunció el lunes que ampliaba el plazo para depositar esos votos anticipados: si bien originalmente la fecha tope era este miércoles, el organismo ha decidido dar otras 24 horas. Será entonces el jueves cuando se cerrará –ahora sí, definitivamente- el plazo para entregar las papeletas en las oficinas de Correos. 

Según ha confirmado la empresa pública en una nota de prensa, desde este martes y hasta el jueves inclusive todas las oficinas postales “abrirán media hora antes y cerrarán media hora después de su horario habitual”. De esta manera, “atenderán a todos los ciudadanos que estén en las oficinas para gestionar el voto por correspondencia”.

Correos subraya en su comunicado que “todas las oficinas postales tienen sus puestos de atención a los ciudadanos cubiertos al 100% y se han creado 500 puntos adicionales de admisión, mediante la distribución de 500 PDAs en las oficinas con las que los trabajadores de Correos también están gestionando el voto por correspondencia”.

Sin embargo, no todas las personas que solicitaron el voto por correo han recibido la correspondiente documentación, tal como se nota en las redes sociales y tal como lo confirman desde el Gabinete de Comunicación de la empresa pública de correspondencia. “La documentación –apuntaron- se sigue recibiendo”. Público solicitó a Correos el número exacto de casos, pero dicha información –al cierre de este artículo- aún no había sido aportada.

En el comunicado divulgado este martes, la empresa de servicio postal recuerda que “los carteros tienen obligación de hacer dos intentos de entrega en mano al solicitante de la documentación electoral”. Si no lo consiguen, “dejan aviso en el buzón para que el interesado vaya a recogerla a su oficina postal”, por lo que “recuerda a todos los solicitantes que estén pendientes de recibir la documentación que comprueben sus buzones por si ya han recibido el aviso correspondiente”.

En cualquier caso, el representante de CCOO advirtió sobre los riesgos que corren aquellas personas que aún no han recibido la llamada del cartero. “Nos preocupa que por una contratación insuficiente, el voto por correo llegue con el tiempo muy justo”, señala Mira. Este asunto va a ser puesto sobre la mesa en la reunión que este jueves mantendrán los sindicatos con la dirección de Correos y en la que CCOO pedirá información acerca de “cuántos votos por correo quedan pendientes”. 

La prolongación del "caos"

En ese encuentro, según confirmaron a este periódico distintos representantes sindicales, se abordará la organización de la campaña electoral de las elecciones municipales, autonómicas (salvo en Galicia, Andalucía, País Vasco y Catalunya) y europeas que se celebrarán el próximo 26 de mayo.

“El trabajo de cara a esas citas electorales se multiplica por tres”, advierte el secretario general de CGT en Correos de Madrid, Raúl Navas. Tras advertir que “en todas las elecciones” se genera “bastante caos”, considera que la dirección de la empresa pública debe “aumentar la contratación para asumir la carga de trabajo que se eleva cada vez más, porque cada vez más se pide el voto por correo”.

El sindicato CSIF también reclamará que se elabore un plan de trabajo más eficiente de cara a las elecciones del 26 de mayo. “Esto es un servicio público, y la ciudadanía se merece que este reparto de correspondencia llegue a sus buzones puntualmente”, expresó su portavoz.

Más noticias en Política y Sociedad