Público
Público

La emergencia del coronavirus PP y Vox no apoyan las medidas en favor de las víctimas de violencia machista durante la pandemia

La ministra de Igualdad regresa al Congreso para defender el decreto en materia de protección y asistencia a las víctimas de violencia de género durante la covid-19. La norma sale adelante con 209 votos a favor, la abstención del PP y el 'no' de Vox.

Irene Montero Congreso
La ministra de Igualdad, Irene Montero, este miércoles en el Congreso / EFE

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha regresado este miércoles al Congreso para defender el decreto en materia de protección y asistencia a las víctimas de violencia de género durante la emergencia del coronavirus. Montero había permanecido apartada de la primera línea política en las últimas semanas tras dar positivo por coronavirus y, tras su recuperación, este miércoles ha vuelto a la Cámara Baja.

El decreto ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos, salvo el PP y Vox. Los de Pablo Casado se han abstenido y la ultraderecha ha votado en contra. Al final, la norma ha recibido 209 votos a favor, 53 en contra y 88 abstenciones.

La ministra ha explicado que situaciones de emergencia como la actual tiene una especial incidencia en las mujeres y en colectivos vulnerables y ha instado a las víctimas de violencia machista a pedir ayuda, a través de distintas fórmulas, si viven algún episodio relacionado con estas violencias.

"No hay confinamiento que valga en una situación de emergencia. No estáis solas, si estáis en peligro, salid a la calle y buscad a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Estamos aquí para ayudaros y para cuidaros", ha insistido Montero. La ministra ha destacado el incremento de la actividad en los servicios contra el maltrato (tanto en el teléfono de asistencia 016, como en Internet) durante el estado de alarma y ha criticado a la derecha por vincular el descenso de denuncias formalizadas con la pandemia.

"El confinamiento pone más difícil a las mujeres denunciar. Las mujeres aguantan hasta que no pueden más. Ojalá no tengamos que escuchar nunca más a alguien negando la violencia machista. Su negacionismo no cabe en una democracia como la nuestra que lucha decidida contra el machismo y la violencia machista", ha defendido Montero.

Durante el debate, la mayoría de los grupos han dejado claro que apoyarían el decreto aprobado por Igualdad, por lo que su convalidación está, en principio, garantizada. Algunos portavoces, sin embargo, han afeado a la ministra la tardanza en llevar la norma al Congreso para su aprobación; debido a la convalecencia de Montero, el debate del decreto se ha aplazado en varias ocasiones.

Los partidos replicaron a Montero que lo importante son las "medidas" que contiene la norma, y no "quién la defienda en la tribuna". Casi todos los grupos han coincidido con la ministra de Igualdad en que la situación provocada por la covid-19 pone en riesgo especialmente a las mujeres y algunos partidos territoriales, como el PRC, han pedido fondos al Estado para poder llevar a cabo de forma útil las medidas aprobadas por el Ejecutivo en materia de protección a las víctimas de violencia de género.

PP Y Vox vuelven a señalar al 8M

Los partidos de la derecha y de la ultraderecha han aprovechado el debate para volver a señalar las marchas del 8 de marzo como focos de coronavirus que han desatado la pandemia. "Banalizaron el virus antes del 8M. Usted coreaba 'sola y borracha quiero llegar a casa' o 'Madrid será la tumba del fascismo'. Eso no es feminismo, es sectarismo", ha asegurado la diputada del PP Pilar Marcos.

La diputada de la formación conservadora ha acusado al Gobierno de querer imponer una "agenda divisiva" y ha criticado que el decreto no contenga medidas específicas vinculadas con los efectos del coronavirus en la salud de las víctimas, como la realización de test en los centros de acogida de víctimas de violencia de género: "Nadie quiere escapar de la violencia para entrar en una pandemia".

Vox ha situado el decreto de protección a las víctimas de violencia machista dentro de la "máquina de propaganda del feminismo marxista, que necesita dinero". Montero ha zanjado su intervención instando a que "esta crisis no suponga un retroceso en la lucha contra a violencia machista" y que "la crisis no se cargue en los hombros de las mujeres".

Más noticias de Política y Sociedad