Público
Público

EUSKADI La candidatura de Alfonso Alonso a lehendakari, en manos de Casado

La dirección nacional de los populares no se opone a que el líder autonómico repita como candidato a lehendakari, aunque un mal resultado pondría en serio riesgo su continuidad al frente de la formación.

Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, junto al líder de la formación a nivel nacional, Pablo Casado. EFE

MARTA MONFORTE / DANILO ALBIN

No importa el tiempo. Los hechos, tarde o temprano, se producen. Llegan. A veces hay cosas que pueden evitarse. Otras no, porque dependen de otros factores u otras manos. En esta última categoría se encuentra, a día de hoy, Alfonso Alonso. El ex ministro del Gobierno de Rajoy y actual presidente del PP vasco afronta un futuro político incierto, marcado por unas difíciles relaciones con la dirección nacional de su partido. A las puertas de un año electoral en Euskadi, nadie se atreve a decir dónde estará Alonso cuando lleguen las urnas.

“Hace unos meses le daban por amortizado”, cuenta a Público un antiguo miembro del PP en Euskadi, uno de los territorios donde los conservadores enfrentan peores expectativas electorales. Los nubarrones se volvieron aún más negros esta semana, con la renuncia de Borja Sémper, portavoz parlamentario y símbolo de quienes discrepan con el viraje de la dirección del partido hacia posiciones próximas a Vox.

Su abandono de la política se produjo a las puertas de un año electoral. O lo que es lo mismo, a poca distancia del camino que el PP deberá iniciar para definir sus candidatos a las elecciones autonómicas, cuya fecha aún se desconoce. Como tarde serán en octubre. Como pronto, antes del verano. Esta última opción suena actualmente con fuerza en los corrillos parlamentarios de Vitoria. La última decisión, en cualquier caso, la tomará el lehendakari Iñigo Urkullu, quien volverá a estar al frente del PNV en la batalla de las urnas.

¿Estará Alonso, otra vez, como candidato del PP? La pregunta no encuentra respuesta clara ni en Bilbao ni en Madrid. “El candidato a lehendakari depende de Génova. Siempre ha sido así y de momento es pronto para estar en modo de elecciones”, afirmaron a Público fuentes de la dirección de los populares en Euskadi.

Otras fuentes próximas al PP vasco aseguran que Alonso podría repetir como candidato, algo que se confirmará –o descartará– en el marco de una negociación entre las respectivas direcciones del partido a nivel autonómico y nacional. Del mismo modo, se descarta por completo la apertura de un proceso de primarias que permita a las bases pronunciarse sobre este asunto.

Génova va a tutelar a los candidatos

Alfonso Alonso es uno de los dirigentes territoriales más críticos con Pablo Casado. En Génova asumen las divergencias entre ambos y lo consideran una muestra de la “pluralidad” de las filas ‘populares’. Sin embargo, desde la dirección de Madrid, según detallan a este diario, van a tutelar el proceso de renovación de candidatos. Aun así, desde el entorno del líder del PP insisten en que la relación con Alonso es buena.

Respecto a los candidatos, el precedente en las listas para las elecciones generales deja entrever la estrategia de Casado. Ninguno de los tres candidatos que designó Génova –Marimar Blanco por Álava, Beatriz Fanjul por Vizcaya e Íñigo Arcauz por Guipúzcoa– eran los deseados por Alonso. Finalmente solo Fanjul consiguió el escaño, pero desde el PP nacional insisten en que Arcauz tendrá un papel relevante en el futuro.

“En Guipúzcoa no queda nadie tras la marcha de Sémper”, alegan desde Madrid, por lo que la posibilidad de ofrecer un “revulsivo” que compita o iguale el resultado de los ‘populares’ es una de las máximas prioridades de Casado. Eso sí, tampoco quieren hacerlo de manera apresurada ni provocar un enfrentamiento descarnado con Alonso.

La última prueba

El examen de Alonso llegará en las elecciones de este año. Si el PP no logra frenar la caída experimentada en las últimas citas locales y autonómicas, Génova tendrá más fácil impulsar su relevo. No obstante, en filas de los conservadores vascos advierten que cuesta encontrar un candidato o candidata en condiciones de sustituirle.

Hay otro dato que, de momento, apuntala la tesis de que Casado no apartará a Alonso antes de las elecciones vascas. En Euskadi, al igual que en el resto del Estado, el presidente del partido es siempre el candidato a presidente en las elecciones autonómicas. Fuentes oficiales del PP confirmaron que “a medio plazo” no está prevista la celebración de ningún congreso para renovar la dirección en Euskadi, por lo que Alonso seguirá, de momento, al frente del barco. Su reto no es otro que evitar el hundimiento.