Público
Público

Caso Pegasus El Gobierno destituye a Paz Esteban como directora del CNI y nombra a la 'número dos' de Margarita Robles

Esteban, primera mujer al frente del Centro Nacional de Inteligencia, se ha convertido en la primera víctima del espionaje con Pegasus. Su sustituta, Esperanza Casteleiro, era hasta la fecha secretaria de Estado de Defensa.

El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Rafael Simancas, y la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban.
La directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, antes de comparecer en el Congreso. Juan Carlos Hidalgo / EFE

El Gobierno ha destituido este martes a Paz Esteban como directora del CNI por la enorme polémica levantada tras conocerse que los móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la ministra de Defensa, Margarita Robles, y dirigentes independentistas fueron espiados a través del software Pegasus.

Su sustituta será Esperanza Casteleiro, hasta la fecha secretaria de Estado de Defensa y persona con una larga trayectoria profesional en el CNI, del que llegó a ser secretaria general, según ha recordado este martes la ministra Robles en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que ha dado el visto bueno al relevo en la cúpula del centro de inteligencia. A su vez, Casteleiro será sustituída al frente de la secretaría de Estado de Defensa por Amparo Valcarce.

Para Margarita Robles, que la sucesora de Paz Esteban sea Esperanza Casteleiro supone el "reconocimiento" del Gobierno a la labor del Ministerio de Defensa, y ha añadido que como servidora pública hay que estar "cerca de los ciudadanos", pero "no con grandes palabras, sino con grandes hechos".

El pasado jueves, Esteban compareció en el Congreso en la Comisión de Secretos Oficiales y admitió que el organismo espió a 18 personas del movimiento independentista catalán con autorización judicial, entre ellas el president de la Generalitat, Pere Aragonès. Sin embargo, se desligó del resto de nombres que según el estudio del laboratorio canadiense Citizen Lab fueron infectados por Pegasus, que se elevan a más de 60 dirigentes y activistas relacionados con el independentismo.

La presión para el CNI desde que el Ejecutivo dio a conocer el espionaje a los móviles de Sánchez y Robles ha ido en aumento

El Gobierno se desvinculó de tal actuación del CNI y ha reiterado en más de una ocasión que no tiene nada que ver con el espionaje a los líderes independentistas. La presión para el CNI desde que el Ejecutivo dio a conocer el espionaje a los móviles de Sánchez y Robles ha ido en aumento con el paso de los días hasta llegar a una situación insostenible. 

La crispación se instaló enseguida entre los responsables políticos de todos los partidos, se abrió una brecha en el gobierno de coalición e incluso en el seno socialista del Ejecutivo chocan dos versiones opuestas, en fondo y en formas. Sin embargo, este mismo lunes el PSOE respaldaba la continuidad de Esteban.

Primera víctima de Pegasus

Esteban, primera mujer al frente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la única persona con carrera en "la casa" que accedía al cargo hace poco más de dos años, se ha convertido en la primera víctima del espionaje con Pegasus.

Las explicaciones que ofreció Esteban en el Congreso a los diputados no convencieron a Podemos ni a ERC, JXCat y la Cup

El informe del Centro Criptográfico Nacional, adscrito al CNI, sobre la investigación a los teléfonos de miembros del Gobierno, le ha dado argumentos al Ejecutivo para destituir a Esteban y apaciguar los ánimos de Podemos y los socios de investidura.

Las explicaciones que ofreció Esteban la semana pasada en el Congreso a los diputados no convencieron a la formación morada ni a ERC, JXCat y la Cup, que insistieron en pedir su cabeza, frente al respaldo sin fisuras que la directora del CNI recibió por parte del PP, Vox y Cs, además del grupo socialista.

El Govern se personará como acusación particular

Tampoco es suficiente para el Govern catalán su destitución y, entre otras medidas, ha pedido por carta a la Moncloa desclasificar documentos, además de que se personará como acusación particular en la Audiencia Nacional.

La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, ha advertido de que "esto no va de gestos" ni de "cortar cabezas", por lo que el cese de Esteban "no lo resuelve todo, no cierra el tema y quien piense así, se equivoca. No es suficiente" ni "la única respuesta necesaria al problema".

En el mismo sentido se ha expresado el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que ve lógica la destitución de Esteban, pero ha avisado de que "si creen que esto es para contentar a ERC se equivocan". El republicano ha reclamado "más transparencia" a través de la desclasificación de los documentos y una comisión de investigación parlamentaria.

Mientras, el presidente del PP, Alberto Nuñez Feijóo ha criticado la destitución de Esteban a través de Twitter: "Sánchez consuma el esperpento y ofrece la cabeza de la directora del CNI a los independentistas, debilitando una vez más al Estado para buscar su supervivencia". El líder de la oposición considera que el cese "es una auténtica afrenta a nuestro país". "Injustificable", considera Núñez Feijóo.

Robles, sin intención de dimitir

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha sido puesta en el punto de mira de los principales afectados por el espionaje con Pegasus. Este martes, ha asegurado que cuenta con "la plena confianza" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "con quien llevo muchos años trabajando con él, a quien conozco, admiro y respeto y eso no me lo va poder quitar nadie" y de quien siempre "ha encontrado apoyo y lo va a seguir encontrando".

Preguntada si se plantea dimitir, la titular de Defensa ha asegurado que estar en el Ministerio es un "regalo" del que está orgullosa, aunque "todos cometemos fallos" aunque hay que reconocerlo.

El teléfono de Marlaska también fue espiado

Por su parte, la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha informado de que el teléfono móvil del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, también fue infectado por el sistema 'Pegasus' en junio del pasado año. Además, el teléfono del ministro de Agricultura, Luis Planas, también sufrió un intento de ataque, pero fue fallido.

El teléfono móvil del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, también fue infectado por el sistema 'Pegasus' en junio del pasado año

La portavoz también ha informado de que el Centro de Ciberseguridad Nacional ha revisado todos los terminales de los miembros del Consejo de Ministro. El resultado de este análisis es el hallazgo de la infección en tres teléfonos del Gobierno, los del presidente Pedro Sánchez, la ministra Margarita Robles, de los que ya informó el Ejecutivo y el del titular de Interior. Este último resultó infectado en junio de 2021, al igual que el de la ministra Margarita Robles.

El análisis de los terminales también ha podido determinar un intento de infección del teléfono del ministro de Agricultura, Luis Planas, que resultó fallido, y también se produjo en el mes de junio del pasado año.

En el resto de los terminales de los ministros "no existen infecciones compatibles con Pegasus", según Isabel Rodríguez, quien ha adelantado que el Gobierno pondrá en conocimiento de la Justicia el informe para ampliar denuncia que ya interpuso en la Audiencia Nacional por la infección de los móviles de Sánchez y Robles.

La decisión de analizar los móviles de todo el Gobierno se produjo a raíz de saber que el teléfono de Pedro Sánchez y el de Margarita Robles fueron espiados en mayo y junio del pasado año. Y ésta intrusión se descubrió a su vez, a raíz de la publicación del informe por parte de The Citizen Lab, de un presunto espionaje a 63 independentistas catalanes.

En el caso del móvil de Pedro Sánchez, el informe aportado en la denuncia presentada en la Audiencia Nacional refleja que la primera entrada tuvo lugar entre el 17 y el 18 de mayo, justo después de que se produjera la entrada masiva de más de 10.000 inmigrantes marroquíes en Ceuta. De hecho, el 18 de mayo, Sánchez visitó la ciudad autónoma y también Melilla acompañado del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La segunda vez habría tenido lugar cuando el presidente del Gobierno se encontraba con el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, en Alcalá de Henares con motivo de la XIII Cumbre Hispano-Polaca. Ese día, Marruecos publicó un comunicado en el que indicó que la crisis diplomática estaba motivada por la postura del Gobierno respecto al Sáhara, no por la acogida del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Más noticias