Público
Público

Lesmes anuncia ante su "eventual" dimisión que su sustituto será el presidente de la Sala de lo Civil

Francisco Marín Castán sustituye en estos momentos al vicepresidente del Supremo, jubilado en 2019, y, según un informe encargado por Lesmes, sería quien le sustituiría al frente del CGPJ y del Alto Tribunal si finalmente dimite.

Carlos Lesmes, ante los medios, tras el acto de toma de posesión del nuevo fiscal general del Estado, Álvaro García este lunes en el Tribunal Supremo
Carlos Lesmes, ante los medios, tras el acto de toma de posesión del nuevo fiscal general del Estado, Álvaro García el pasado 5 de septiembre, en el Tribunal Supremo. Público/cedida

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, dará cuenta la próxima semana a los miembros de la Sala de Gobierno del alto tribunal y del Pleno del CGPJ de un informe, encargado por él mismo, sobre su "eventual sustitución" en la titularidad de la presidencia de ambas instituciones. 

Lesmes anunció su intención de dimitir el pasado 8 de septiembre, tras el acto de inauguración del nuevo año judicial. Fue un anuncio a los medios de comunicación en el que indicó que "en semanas" podría producirse su dimisión si no se renovaba el CGPJ, en funciones desde hace casi cuatro años. 

El presidente del CGPJ encargó entonces un informe al Gabinete Técnico del órgano de gobierno de los jueces con el objetivo de que examinara los mecanismos de sustitución en la presidencia del Tribunal Supremo y del CGPJ, una presidencia única, que complica en estas circunstancias el relevo, dado que el CGPJ no puede hacer nombramientos en funciones, según la ley. 

Se da la circunstancia, además, de que la vicepresidencia del Tribunal Supremo se encuentra vacante tras el cese por jubilación, en octubre de 2019, de su titular, Ángel Juanes. Desde entonces, el cargo ha sido cubierto interinamente  por el presidente de Sala del Tribunal Supremo más antiguo, actualmente el presidente de la Sala Primera, Francisco Marín Castán. 

El CGPJ ha informado a los medios este viernes del resultado del informe, que excluye que la doble presidencia en el Supremo y en el CGPJ puedan ejercerla, por separado, dos personas. En este sentido, no podría ser el vocal de más edad del Consejo quien sustituyera a Lesmes, como en un principio se barajaba. 

Tendrá que ser Francisco Marín Castán, presidente de la Sala Civil del Supremo, que a su vez ocupa la vicepresidencia del Supremo en funciones, quien sustituya a Lesmes, si este finalmente dimite. La sustitución se puede hacer de manera "automática", según el informe. Marín cumplirá 70 años en noviembre. En 2014 fue nombrado presidente de la Sala Civil del Tribunal Supremo.

"La sustitución del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial por quien ejerce interinamente las funciones de vicepresidente del Tribunal Supremo tiene lugar, como sucede en la de este último, ope legis (en virtud en este caso de lo dispuesto en el artículo 590 LOPJ) y de manera automática, sin necesidad de acto o acuerdo alguno. Por tanto, queda al margen de la la limitación de atribuciones del Consejo en funciones establecida por la Ley Orgánica 4/2021", consta en el informe. 

Lesmes dará cuenta de este informe a los miembros de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo en la sesión que este órgano celebrará este lunes y a los vocales del CGPJ durante el pleno ordinario señalado para el próximo jueves 29. 

Además el presidente del CGPJ podría aprovechar el pleno ordinario del jueves para proponer una votación sobre los dos candidatos al TC, quizá de la lista de nueve nombres que ya ha presentado el sector progresista, donde aparece un candidato conservador. 

Lesmes clamó contra la "rebeldía" en la que está instalado parte del sector conservador, el suyo propio, ante la exigencia de lograr un consenso para la designación de dos magistrados para el TC. En las últimas semanas, sin embargo, se ha mantenido en una posición neutral ante el incumplimiento de la ley en el que está sumido el CGPJ por la actitud de ocho vocales conservadores, que se niegan a propiciar un acuerdo.

Más noticias