Público
Público

La 'nueva' campaña electoral de Rajoy: promete la llegada del AVE a Galicia por enésima vez

El presidente del Gobierno en funciones da su aval a Feijóo como presidente del PP gallego en un acto preelectoral de Nuevas Generaciones en Ourense en el que arremetió, de nuevo, contra Ciudadanos: "el que quiera votar a Sánchez, que vote al PSOE o a Rivera"

Publicidad
Media: 2
Votos: 6

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy (c) y el presidente de la Xunta y líder del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (d), durante la reunión mantenida hoy con jóvenes en el recinto ferial de Expourense. EFE/Brais Lorenzo

MADRID.- Ni caras nuevas, ni mensaje nuevo. La campaña electoral del PP no traerá sorpresas: se centrará en el mensaje habitual de recuperación económica. Y en ello ha incidido este viernes el propio Mariano Rajoy, que ha prometido por enésima vez la llegada del AVE a Galicia. 

"En la próxima legislatura se podrá ir de Madrid a Galicia en AVE", sentenció el presidente del Gobierno en funciones en un acto de Nuevas Generaciones celebrado en Ourense y que sirvió como evento preelectoral para el candidato del PP. "He estrenado el AVE a Palencia, a León y a Zamora. Queda Zamora-Ourense", prometió. 

Rajoy, en Ourense: "En la próxima legislatura se podrá ir de Madrid a Galicia en AVE"

A su lado, escuchando su mítin, se encontraba Alberto Núñez-Feijóo, que este domingo será ratificado como presidente del PP de Galicia -y, por tanto, candidato a los comicios a la Xunta- tras la celebración del Congreso regional del partido. Rajoy no sólo le ofreció su apoyo, sino que le entregó literalmente su aval tras dedicarle una larga lista de elogios: "Eres un extraordinario presidente de la Xunta y del partido. Lo has hecho muy bien, puedes estar orgulloso", le dijo a su delfín. 

Ambos presumieron de gestión ("Galicia es la única comunidad, al margen de Canarias y País Vasco, que tienen régimen especial, que ha cumplido con el objetivo de déficit", aplaudió Rajoy) y ambos arremetieron contra el "show" vivido en los últimos cuatro meses. "Si la nueva política es esto, tenemos un problema grave", sentenció el presidente del Gobierno. "El resultado de las urnas no se puede manipular por parte de los partidos que perdieron. El show se acabó. Ahora empieza la política de verdad", mitineó también Feijóo. 

Feijóo: "No es fácil presentarse sabiendo que o consigues la mayoría absoluta o no vas a gobernar"

Ambos arremetieron contra la nueva política y, especialmente, contra Ciudadanos. "Yo no soy un candidato joven, ni experto en redes, ni de laboratorio, ni de manual, ni de plató de televisión. No quiero formar parte del show. Soy como soy y tengo mis defectos, pero me comprometo a gobernar con esfuerzo, lealtad y responsabilidad", se presentó Feijóo. Y, tras resaltar que él era un gallego elegido por gallegos ("el candidato de Ciudadanos y el de En Marea-Podemos lo decidirán un catalán y un madrileño", criticó), reconoció que "no es fácil presentarse sabiendo que o consigues la mayoría absoluta o no vas a gobernar".

Aun así, explicó por qué se decidió a seguir al frente del PP gallego y repetir candidatura a pesar de que siempre fue partidario de no permanecer más de dos mandatos en el cargo. "Rajoy me dijo que hiciera aquello con lo que me sienta mejor. Y elegí la situación difícil: elegí la responsabilidad", siguió Feijóo haciéndose propaganda. Y agregó: "Me siento con fuezas para sacar un resultado excepcional: la mayoría absoluta". 

En la misma línea se expresó también Rajoy, que auguró la victoria para Feijóo en las gallegas de otoño y para sí mismo en las generales. "Vamos a ganar, aquí y en toda España", aseguró. Y volvió a repetir que su éxito se deberá a que "los españoles han visto dónde están el rigor y la seriedad" y contrapuso la "política seria y responsable" frente al "show de la nueva política". 

¿Su mayor ataque? A Ciudadanos, que el pasado 20 de diciembre robó buena parte de sus votos. "Hemos perdido cuatro meses, pero una cosa nos ha quedado clara: que quien quiera votar al PSOE tiene dos opciones: votar a Pedro Sánchez o votar a Albert Rivera", resumió su táctica habitual de presentar a ambas formaciones como una coalición para que el electorado de la derecha vuelva a ser íntegramente del PP

Además, reprochó que el acuerdo firmado entre ambos fuese un intento de cambio de las políticas de los conservadores. "No podemos volver atrás y derogarlo todo. Hay que seguir con las misma política por una sola razón: ha funcionado", argumentó, tras volver a enumerar los grandes 'logros' de su Ejecutivo: evitar la quiebra, recuperarse de la recesión y haber creado empleo. "En 2011 se destruía empleo a un ritmo del 10% anual; ahora se crea al 8% anual", ejemplificó. Y, siguiendo con la estrategia de volver a incidir -como ya hizo en la campaña del 20-D- en el mensaje puramente económico, parafraseó uno de los lemas electorales del PP ("En la buena dirección"): "Queda mucho por hacer pero vamos por el buen camino", concluyó.

"Ejemplaridad" contra la corrupción

Después, Rajoy, que llevaba varios actos en los que no había hablado de la corrupción, se ha referido a ella en respuesta a preguntas de los jóvenes de Nuevas Generaciones de Galicia, informa Efe.

El presidente del Gobierno en funciones ha admitido que, "sin duda", ha sido uno de los "temas presentes" en los últimos años y "ha tenido una influencia no menor", porque "mucha gente se ha sentido agredida por cosas que ha podido ver en los medios" y que se correspondían a "hechos reales".

Ha insistido en que se ha hecho un "esfuerzo importante" en los últimos tiempos tomando medidas contra la corrupción y ha reiterado que está dispuesto a hacer "todo aquello" que se le plantee y que sea "razonable y sensato" para atajar este problema. Ha recalcado, en cualquier caso, que se ha "avanzado mucho" con medidas y leyes. Y ha señalado que uno de los "grandes retos" de futuro es "perseguir la mayor ejemplaridad posible".

"Esta tiene que ser una de las banderas que el PP asuma", ha dicho Rajoy, quien ha admitido que "desgraciadamente" en su partido se han visto "envueltos en muchas cosas", pero también en otras formaciones políticas que incluso "no han gobernado".

Los casos de corrupción, ha subrayado, tienen que ser la "excepción" de la "regla general de limpieza y transparencia", y de la obligación de "cuidar el dinero del contribuyente, que tiene derecho a que se lo cuiden".

Más noticias en Política y Sociedad