Público
Público

Presupuestos de 2019 El impuesto a la banca y a los beneficios empresariales marca la distancia entre el Gobierno y Unidos Podemos

Ambas formaciones están avanzando en materias sociales, pero todavía hay muchas diferencia en políticas fiscales. Pablo Iglesias ya ha advertido que si no hay acuerdo sobre fiscalidad, no habrá Presupuestos Generales de 2019.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la reunión en el Palacio de la Moncloa, en Madrid para negociar los Presupuestos de 2019. EFE/ Kiko Huesca

Este jueves, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias llegaron a una larga lista de avances y principios de acuerdos. Sin embargo, la mayoría versaban sobre asuntos sociales. Los temas sobre fiscalidad aún están sin resolver: todavía no se ha pactado cómo aumentar la recaudación y garantizar la financiación necesaria para la implantación de estas medidas. Este jueves, acordaron la bajada del IVA a los productos de primera necesidad y la reducción de las cuotas de los trabajadores autónomos. De hecho, según ha podido saber Público ya hay un avance sobre bajar al 4% el IVA de los productos de higiene femenina.

Podemos también ha marcado como prioridad en las negociaciones bajar el IVA de la electricidad. En este sentido, Iglesias también ha anunciado que hay "un principio de acuerdo" para disminuir la factura de la luz.

Pero cómo aumentar la recaudación es el principal escollo. De momento sólo hay "preacuerdo" en subir el IRPF a las rentas superiores a los 140.000 euros, según ha informado el líder de Podemos. Aunque ni siquiera esto está definido ni ha sido cerrado por los dos líderes de ambas formaciones.

Iglesias también asegura en que hay un “consenso respecto a que en España tiene que haber justicia fiscal” y ha advertido que si no hay un acuerdo en reforma fiscal, no habrá Presupuestos. Sin embargo, aquí es donde hay mayores reticencias desde el Gobierno a las propuestas de Unidos Podemos, según aseguran a Público fuentes conocedoras de las negociaciones.

Impuesto a la banca o tasa Tobin

Desde el partido morado no han renunciado a sus reclamaciones. Entre ellas, mantienen incluir un impuesto a la banca. Este viernes ha insistido en ello Pablo Iglesias en una entrevista en Cadena Ser: "Tenemos claro que tiene que haber un impuesto a la banca", incidiendo en que era una de las propuestas del PSOE y aclarando que esperan "que cumplan su palabra". 

Sin embargo, desde el Gobierno (al menos de momento) han rechazado esta opción. A pesar de que se encontraba en su 'alternativa presupuestaria socialista' cuando aún estaba en la oposición. De hecho, aspiraban a un impuesto a la banca que implicaba una recaudación de 1.000 millones de euros.

Tanto el impuesto a la banca como a las transacciones financieras han sido criticados por grandes sectores financieros

La propuesta actual del Gobierno es el impuesto sobre transacciones financieras (ITF), conocido como la Tasa Tobin. Aunque para Unidos Podemos no vale con esto. De hecho, fuentes conocedoras de las negociaciones explican que la oferta del PSOE limita la tasa Tobin al impuesto que se está negociando a nivel europeo, entre los que ya se encuentra España por decisión del mandato de Mariano Rajoy.  Según lo ya acordado, se restringen las bases imponibles por lo que el efecto se minimizaría para no tocar determinadas transacciones y no se conseguiría una gran recaudación.

Estas negociaciones no han sido bien recibidas por la banca. El pasado mes de julio las dos grandes patronales del sector bancario, la Asociación Española de la Banca (AEB) y la Confederación Española de las Cajas de Ahorro (CECA), emitieron un comunicado en el que advertían que un impuesto específico contra la banca afectaría "de forma muy negativa" a la solvencia de las entidades financieras. Y, el pasado martes, la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, advirtió de que la posible aprobación de esa tasa puede afectar a la competitividad del sector financiero español respecto a otros mercados.

El impuesto de sociedades

Como ha explicado este viernes Iglesias, también hay un entendimiento con Sánchez en que el impuesto de sociedades actual "hace que algunas grandes empresas están tributando en el 4 o el 5 en el tipo efectivo" y que esto no corresponde a la base de justicia fiscal. En este sentido, también el Gobierno y Unidos Podemos tienen un principio de acuerdo de establecer un tipo efectivo mínimo del 15%, una medida que según cálculos del PSOE recaudaría en torno a 4.000 millones de euros.

Unidos Podemos pide que se graven los beneficios conseguidos en el exterior, mientras que Hacienda lo rechaza

Sin embargo, como avanzó El Confidencial, y ha podido confirmar Público, desde Unidos Podemos se pide gravar los beneficios de las empresas españolas conseguidos en el exterior. Algo que desde Hacienda no contemplan, apostando por limitar el impuesto a gravar la compra venta de acciones. La diferencia, según cálculos de Unidos Podemos es 2.500 millones de euros de recaudación.

De los privilegios de la Iglesia a la lucha contra el fraude

Ahora hay muchas otras medidas puestas sobre las mesas. Fuentes cercanas a las negociaciones explican que el próximo paso en las negociaciones es materializar los acuerdos cerrados ayer y que el Gobierno responda a las propuestas que ya se han lanzado en la mesa de Hacienda y las anunciada por Iglesias. 

La lucha contra el fraude y eliminar los privilegios fiscales de la Iglesias son las principales reivindicaciones

Entre estas propuestas, se encuentra la lucha contra el fraude. Pablo Echenique ya indicó que fue una de las medidas que más tiempo trataron en la mesa de negociación con Hacienda. Según cálculos del grupo confederal a los que ha podido tener acceso Público, medidas en este camino podrían llegar a recaudar una cifra que giraría en torno a los 8.000 millones de euros. Según el Secretario de Organización de Podemos, esta es una de las prioridades alegando que los "privilegios fiscales y fraudes son los dos agujeros más grandes por los que se escapan los peces gordos y la mayor merma de ingresos que está deteriorando nuestro estado del bienestar"

Otra de las prioridades en política fiscal será eliminar los privilegios fiscales de la Iglesia, así como restricciones al sistema de módulos y SICAV. En concreto, se trataría de limitar el sistema de estimación objetiva mediante módulos y modificar la legislación de las Instituciones de Inversión Colectiva para "evitar los notorios abusos de las sociedades de inversión de capital variable". 

A pesar de estas diferencias, tanto desde el Gobierno como desde Podemos se muestran "optimistas" para conseguir un acuerdo global para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2019. De hecho, ayer Iglesias anunció que esperan cerrar las negociaciones en el próximo mes de octubre y cogobernar en el Parlamento con el Gobierno hasta el final de la legislatura.