Público
Público

PSOE y Podemos Podemos baraja mover ficha para negociar en agosto si Sánchez no da un paso adelante

El partido morado cree que los socialistas deben liderar unas nuevas negociaciones antes de septiembre para evitar las elecciones, pero estarían dispuestos a tomar la delantera si no se mueven. Sin embargo, creen que se encontrarían con el mismo problema: que Sánchez no quiere negociar una coalición y que sigue buscando el apoyo de la derecha. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 7

El candidato socialista, Pedro Sánchez (dcha), escucha al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, durante su intervención en la tercera jornada del debate de investidura en el Congreso, donde Sánchez afronta la segunda y definitiva votación de investidura. /EFE

Las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos a día de hoy son inexistentes. Después de una jornada de negociaciones a contrarreloj y de creciente desconfianza entre los dirigentes de cada partido, las relaciones se encuentran totalmente rotas. Pablo Iglesias y Pedro Sánchez no han vuelto a hablar desde la investidura fallida, pero tampoco Pablo Echenique y Carmen Calvo. Esta semana debería ser clave para retomar las negociaciones antes de entrar en el mes de agosto en el que, normalmente, no hay actividad política. Y Podemos quiere que esto se haga cuanto antes: se muestran dispuestos a descolgar ellos el teléfono, aunque apuntan que debería liderar el PSOE cualquier movimiento.  

Este año puede que sea diferente y sí existan movimientos durante este mes que empieza porque los socialistas busquen una fórmula para que Sánchez consiga recabar apoyos. Hoy se han mantenido en silencio, a la espera de que el presidente en funciones tome una decisión, pero son conscientes de que en septiembre es casi imposible conseguir que ERC facilite la investidura con el aniversario del 1-O y la sentencia del procès a la vuelta de la esquina. 

Por esto mismo el partido morado quiere que los socialistas den un paso adelante cuanto antes. "Yo pediría a Sánchez que no se tome vacaciones", explicó Pablo Echenique este mismo lunes. También dio paso a la posibilidad de que sean ellos los que llamen al PSOE: "Si no se ponen en contacto, nos pondremos en contacto nosotros", aseguró el secretario de Acción de Gobierno y responsable de las negociaciones desde el Congreso esta mañana. 

Sin embargo, fuentes del partido matizan que la pelota está en el tejado del PSOE y que de nada serviría esta llamada si siguen sin querer negociar. La dirección de Podemos se mueve entre la decepción y la estupefacción porque Sánchez haya decidido negociar en tres días un gobierno de coalición, a contrarreloj, cuando realmente ha tenido noventa días para ello. 

Podemos cree que otra negociación volverá a complicarse si sigue liderándola Calvo, que ha recibido críticas hasta en el PSOE

El partido también cree que la vicepresidenta Carmen Calvo y la ministra María Jesús Montero se llegaron a sentar en la mesa de negociación con los diputados Pablo Echenique e Ione Belarra porque "no les quedó otra". "Con la renuncia de Iglesias, no podían poner más excusas", apuntan desde la formación a Público. También creen que una negociación será complicada si vuelve a estar liderada por la vicepresidenta, que ha recibido críticas hasta en su propio partido, o si Sánchez sigue teniendo como persona de máxima confianza a su asesor Iván Redondo. 

De hecho, Echenique restó importancia este lunes a las informaciones que dicen que la negociación se rompió por la tardanza del diputado al leer el mensaje de Calvo en el que le ofrecía la cartera de Igualdad: "Si la vicepresidenta quería hacerme llegar la propuesta me hubiera llamado, como en otras ocasiones, pero en este caso no me llamó. Y cuando leímos el mensaje ya había mandado a los medios de comunicación un documento para engañar intencionadamente", explicó el parlamentario.

Echenique: "Su plan A es gobernar con la derecha"

Ahora temen que, tras esta investidura fallida, sigan sin querer negociar. Todavía no se creen la amenaza de la repetición de elecciones pero sí consideran que pueden forzar a la derecha aún más durante estos meses para que faciliten la investidura. En septiembre buena parte de la información política se centrará en la situación en Catalunya y creen que el PSOE podría presionar a la derecha con nuevos argumentos cuando se acerque el 1-O y la sentencia del procès

"Se confirma cada día más que la primera opción de Sánchez es gobernar con el apoyo de la derecha"

Por esto insisten en apremiar a los socialistas a negociar cuanto antes. "Nosotros no tenemos ningún problema en ponernos en contactos con el PSOE. Sacamos adelante la moción de censura y, aunque no era nuestra responsabilidad, el jueves intentamos desbloquear la investidura.  Creo que llama la atención la falta de interés por parte de Sánchez de llegar a un acuerdo de progreso y que se confirme cada día más que su primera opción es gobernar con el apoyo de la derecha", consideró Echenique. 

Aún así, la presión en Unidas Podemos también aumentará cuanto más pasen las semanas. "Respetamos todas las opiniones", indicó Echenique cuando los medios de comunicación le preguntaron sobre la postura de IU pidiendo facilitar la investidura sólo con un acuerdo programático. Los comunes no se han posicionado de forma tan clara, pero sí plantearon argumentos ante el resto del grupo confederal en esta dirección. Y Anticapitalistas ya se ha manifestado en varias ocasiones para llegar a un acuerdo a la portuguesa, aunque el Gobierno de António Costa dejara a un lado a sus aliados de izquierdas y negociara la reforma laboral con la derecha

Más noticias en Política y Sociedad