Público
Público

PSOE y Podemos Podemos ve como única salida una reunión entre Sánchez e Iglesias, que el PSOE no contempla

Los socialistas dicen que el presidente en funciones no va a llamar al líder de Podemos si no hay un acuerdo previo, pero dejan la puerta abierta al encuentro si Iglesias lo pide. El grupo confederal confía en un último movimiento porque creen que "el PSOE ha roto demasiado pronto". Ambos líderes se verán las caras este miércoles en el pleno sobre la Cumbre Europea.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 9

El presidente del gobierno Pedro Sánchez y el líder de Podemos Pablo Iglesias. - EFE

Con todos los puentes rotos, una vez que este jueves volvió a fracasar el encuentro entre las comisiones negociadoras de PSOE y Unidas Podemos, todos los caminos apuntan a que la última posibilidad de que haya un acuerdo de investidura que evite las próximas elecciones pasa por un encuentro entre el presidente en funciones, Pedro Sánchez; y el líder de la formación morada, Pablo Iglesias.

Así lo cree, al menos, Unidas Podemos. El grupo confederal considera que el recorrido de las comisiones negociadores está agotado, y que la única baza que queda por jugar es el encuentro entre ambos dirigentes. 

Fuentes presentes en la reunión cuentan a Público que vieron un giro en las negociadoras del PSOE durante el encuentro. Creen que la cita comenzó mejor que la del jueves pasado, pero que en el último momento se torció y que las socialistas dijeron que se levantaban de la mesa. Según estas fuentes, los de Unidas Podemos dijeron que no era el momento de romper y que aún había tiempo para seguir negociando, pero ellas insistieron: si no renuncian a la coalición, no habrá más reuniones.

Unidas Podemos cree que puede haber un último movimiento de Sánchez, pero el PSOE niega que vaya a darlo

Aún quedan unos seis días para mantener conversaciones por lo que no entienden que avancen el momento de la ruptura. El único significado que encuentran a este movimiento es que el PSOE se guarde bajo la manga un movimiento de Sánchez.  Una llamada a Iglesias que acabe en un acuerdo que salve la situación y que deje en mejor posición al presidente en funciones. 

Sin embargo, el PSOE ahora no opina de esta manera. Pese a que la portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, dijera el viernes que dicha reunión se celebraría independientemente de cómo fueran las negociaciones, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, fue tajante este martes: no habrá encuentro entre Sánchez e Iglesias sin haber previamente un pacto previo programático. "Somos una organización política que está negociando un acuerdo. Si Sánchez e Iglesias se ven será para constatar un acuerdo, De no haberlo, la reunión no se dará", afirmó.

Fuentes de la dirección federal confirmaron esta posición, pero no aclararon qué hará el líder socialista si Pablo Iglesias le solicita dicha reunión con Sánchez. "Eso es una mera hipótesis, si se produce pues ya se vera", apuntaron.

Lo que aseguraron fuentes socialistas es que ahora no serán ellos los que llamarán, ya que no contemplan una nueva reunión de las comisiones negociadoras de no ser para estudiar exclusivamente el acuerdo programático, y aparcar la petición del Gobierno de coalición.

Lo socialistas, ademas, se mantienen en que su última oferta es la definitiva y que no habrá una vuelta al planteamiento de un Gobierno de coalición, "ni en el último minuto", avisan. No obstante, dicen que todavía confían en que Unidas Podemos aún pueda renunciar a esta condición y haya acuerdo. 

Una última jugada de Pablo Iglesias 

Unidas Podemos no avanza si Iglesias descolgará el teléfono, pero sí insisten en que ellos intentarán negociar hasta el final. En el aire está que el secretario general de Podemos realice una última jugada que no le deje a Sánchez más opciones que negociar. Según lo ve el grupo, esto fue lo que sucedió cuando Iglesias dio un paso atrás y aceptó el veto personal de Sánchez. Ahora no se descarta otro movimiento porque sigue creyendo que al final habrá Gobierno de coalición.  

De hecho, Iglesias lleva días dejando caer en sus declaraciones que una negociación entre Sánchez y él podría hacer que mejoraran las cosas. En una entrevista que se publicó este lunes en Rusia Today explicó que se arrepentía de no haber negociado directamente el Gobierno de coalición en julio con el presidente en funciones directamente, como Sánchez propuso. En las negociaciones del pacto presupuestario también se estancaron las posiciones hasta que Sánchez e Iglesias se reunieron en la Moncloa y acabaron llegando a un acuerdo. 

Además, Iglesias dejó un mensaje en clave hace días por Twitter, pero que es importante para estas fechas. Durante una semana de silencio por parte del secretario general de Podemos y como respuesta a las declaraciones socialistas escribió por la red social: "Ali bumayé o el arte de la santa paciencia", junto al vídeo del combate de boxeo de Mohamed Ali y George Foreman en 1974.

Iglesias se ve en el papel de Ali que, después de ocho asaltos aguantando golpes de Foreman, ganó el combate con un derechazo. La opción de apoyar a Sánchez "gratis" y pasar a la oposición está descartada ya que los socialistas avisaron que el presidente en funciones no se presentará a la investidura si no hay acuerdo. Por lo que se intuye que Iglesias se moverá para retomar una negociación que acabe con la negociación de una coalición. 

Iglesias y Sánchez, cara a cara en el pleno del Congreso

No obstante, haya o no encuentro entre ambos líderes, Sánchez e Iglesias se verán este mismo miércoles en el Congreso, durante el debate sobre la Cumbre Europea. Ambos dirigentes no han hablado durante todo el verano por lo que será la primera vez que se encuentren tras la investidura fallida de julio. Sánchez abrirá el pleno a las 9.00 horas y por parte de Unidas Podemos intervendrá su máximo dirigente. Todo apunta a que la situación europea pasará a un segundo plano y ambos aprovecharán el pleno — posiblemente el último de la legislatura si hay acuerdo — para explicar sus posiciones en torno a la investidura.

Este miércoles puede ser el día en el que Iglesias haga un movimiento y que, con un tono más conciliador del que tendría en otros momentos, busque un acercamiento con Sánchez. No se espera que el líder de Podemos utilice un tono realmente agresivo. Más bien que "deje las cosas claras", pero buscando un puente que lleve hacia la conciliación después del fracaso de las reuniones de los equipos.

Además, nada más acabar el pleno se abrirá la primera sesión de control de esta legislatura, e Iglesias interpelará a Sánchez sobre la labor que ha desarrollado durante estos meses en funciones. A buen seguro, también saldrá en este turno parlamentario. Se vean privado o no, habrá debate.

Más noticias en Política y Sociedad