Público
Público

Rasheed al-Faqih, activista yemení: "El Gobierno español debe paralizar la participación en estos crímenes de guerra"

El director ejecutivo de la organización de derechos humanos Mwatana for Human Rights visita España para instar al Ejecutivo a frenar el comercio de material militar con el régimen de Salmán bin Abdulaziz.

Rasheed al-Fariq
Abdulrasheed al-Faqih, director ejecutivo de la organización yemení de derechos humanos Mwatana en una imagen de archivo. MWATANA

En los últimos siete años, Rasheed al-Faqih, director ejecutivo de la organización civil yemení Mwatana for Human Rights, se ha visto en la obligación de realizar la peor cuenta que un ser humano pueda imaginar. Por su calculadora desfilan impunes y monstruosos los bombardeos que Arabia Saudí y sus aliados lanzan contra Yemen. Al-Faqih efectúa ese recuento atroz porque está comprometido con la defensa de los derechos humanos, una tarea nada sencilla en medio del cruento escenario que su país vive desde que en marzo de 2015 empezaron a llover bombas. 

El representante de Mwatana ha viajado a España con una petición que interpela directamente a las autoridades: a su juicio, el Gobierno debe parar la venta de armas a Arabia Saudí y, al mismo tiempo, facilitar una investigación penal sobre las responsabilidades de la industria armamentística española en la posible comisión de crímenes de guerra. 

– ¿Cuál es la situación del conflicto en Yemen?

– Llevamos siete años de conflicto, y lógicamente la cosecha es muy amarga. Los bombardeos aéreos han matado a más de 3.000 personas. La mayoría de los civiles heridos son mujeres y niños. Se han destruido escuelas, hospitales, fábricas… Hubo tácticas cuyo objetivo ha sido que la población civil pase hambre.

– ¿Cuál es la razón de su visita a España?

– He venido a pedirle al Gobierno español y a todas las empresas que fabrican armas que paralicen la participación en la comisión de crímenes de guerra que se están cometiendo en Yemen. Si no fuera por la participación de Europa a la hora de suministrar armas, esta guerra hubiese parado hace mucho tiempo.

"Queremos que en el caso de Yemen se produzca una postura moral igual a la del apoyo al pueblo ucraniano"

– España es precisamente uno de los principales vendedores de armamento a Arabia Saudí. ¿Qué opinión le merece eso?

– Creo que la venta de arma es una participación en los crímenes de guerra. No debemos olvidar que hay una responsabilidad legal y moral cuando hablamos sobre este conflicto. Voy a ponerle un ejemplo: ¿acaso un español puede imaginar que se apoye a Putin a la hora de conquistar Ucrania? Seguramente no. Pues bien, lo que está pasando en Yemen es el apoyo a otro Putin. Queremos que en el caso de Yemen se produzca una postura moral igual a la del apoyo al pueblo ucraniano. Lo que está pasando en Ucrania es un crimen de guerra, y lo que está haciendo el príncipe heredero Mohamed Bin Salmán es otro crimen de guerra. Por tanto, pedimos por favor que cese este apoyo a Arabia Saudí, porque la ética y las leyes son una: no podemos hablar de una ética aquí y de otra en otro lado. 

– En España existen serias dificultades para que los organismos de derechos humanos accedan a información oficial sobre la venta de armas a Arabia Saudí…

– Sí, sé algo de eso, pero también sé que ha habido armas europeas que fueron utilizadas contra civiles. Hemos interpuesto una denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI) en colaboración con Amnistía Internacional para incoar una investigación oficial sobre los crímenes de guerra cometidos en Yemen, y seguramente nos van a contestar positivamente a nuestra petición. Esa investigación va a servir para determinar cuál ha sido la contribución de cada país europeo en esta guerra.

– ¿Se ha podido comprobar si se ha utilizado armamento español en los bombardeos contra Yemen?

– Hemos documentado el uso de ciertas armas de origen italiano. Las armas españolas no se han encontrado sobre el terreno, porque las bombas caen y normalmente no dejan restos. En cualquier caso, eso no exime al Estado español de su responsabilidad. De hecho, ha habido mil bombardeos aéreos que requieren de una investigación judicial para saber cuáles fueron las armas usadas. Si se abre una investigación judicial penal, lógicamente, se puede llegar fehacientemente a todas las armas que fueron utilizadas en la guerra de Yemen a través de los registros de la propia coalición.

"Pedimos una rendición de cuentas para conocer cuál ha sido el apoyo a Arabia Saudí y Emiratos"

Lo que está claro es que hay armas españolas que se venden a Arabia Saudí, y también que hay bombardeos aéreos por parte de Arabia Saudí en Yemen que provocan víctimas civiles. Pedimos por tanto a este gobierno que permita que haya una investigación penal para definir la responsabilidad de cada parte en este entramado. Reclamamos por tanto una rendición de cuentas que permita conocer cuál ha sido el apoyo a Arabia Saudí y Emiratos durante estos últimos siete años.

– ¿Existe el riesgo de que la guerra de Yemen quede en el olvido y, por tanto, los crímenes se mantengan impunes?

– Durante estos siete años hemos visto que están todos protegidos: los que venden, los que compran, los que bombardean... porque son criminales ricos, y el mundo entero tiene interés en mantener una buena relación con ellos.

"Exigimos que no haya impunidad para ningún criminal de guerra"

En esa línea, las organizaciones que trabajamos en este ámbito llevamos ya tiempo pidiendo que se forme un comité de investigación sobre los crímenes de guerra en Yemen. En el caso de Ucrania, por ejemplo, en el primer mes se ha conformado una comisión sobre crímenes de guerra. Estamos muy contentos porque los ucranianos se merecen una comisión de esta índole, pero nosotros pedimos que se use el mismo criterio: aquí hay otra guerra que lleva siete años y no hay ninguna comisión. Exigimos que no haya impunidad para ningún criminal de guerra, ni para Putin, ni para Mohamed bin Salmán.

Más noticias