Público
Público

Sánchez esquiva la polémica en el Senado por la ley del 'solo sí es sí' y aplaca a Feijóo

El presidente del Gobierno se despachó contra el líder de la oposición en su sexto cara a cara en el Senado. "Esta intervención ha tenido menos altura y menos calidad de la que han tenido los jefes de la oposición en Galicia", dijo Feijóo.

31/01/2023.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en el pleno del Senado, este martes en Madrid. EFE/ Zipi
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en el pleno del Senado, este martes en Madrid. Zipi / EFE

La sombra de la polémica por la reforma de la ley del solo sí es sí prometía posarse sobre la comparecencia del presidente del Gobierno en el Senado de este martes. Las discrepancias aireadas en las últimas horas por la coalición gubernamental en torno a esta cuestión, sumado al apoyo del PP de Alberto Núñez Feijóo a una modificación de la ley planteada por el PSOE ante el goteo de rebajas de penas a condenados a violadores, amenazaban con enturbiar una de las citas parlamentarias con las que Pedro Sánchez suele estar más cómodo: los cara a cara con el líder de la oposición, sin escaño en el Congreso.

Este asunto no desapareció ni dentro ni fuera del hemiciclo del Senado, pero el líder del Ejecutivo aprovechó su comparecencia sobre las medidas económicas adoptadas para hacer frente a las consecuencias provocadas por la guerra en Ucrania para anunciar la nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), acordada horas antes en una reunión de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con los sindicatos.

El anuncio, dicen en el Partido Popular, no les pilló por sorpresa: "Ya se sabía que iba a hacer esto", aseguran fuentes de la dirección nacional. Feijóo ya había dado muestras desde la tribuna de cómo pensaban en Génova y acusó al presidente del Gobierno de "hacer la rueda de prensa que le correspondía hacer a la ministra de Trabajo". "Se ha quedado usted sin rueda de prensa", le espetó a Yolanda Díaz.

El acuerdo, del que se descolgó la patronal, pasa por elevar el salario mínimo un 8% hasta escalar en 2023 a los 1.080 euros brutos al mes en 14 pagas (actualmente se sitúa en los 1.000 euros). El anuncio estuvo precedido por el detenimiento de Sánchez en la "pérdida del poder adquisitivo" debido a las políticas "neoliberales" aplicadas por el PP en la salida de la crisis de 2008. En cuanto a esta última subida del SMI, desde el equipo de Feijóo critican que se haya hecho sin la patronal. "Lo que no sabemos es si las empresas pueden asumir ese 8%", señalaban fuentes de Génova en los pasillos del Senado. 

Así, no ha sido hasta el turno de réplica al líder del PP, en su segunda intervención, cuando Sánchez ha hecho referencia al cambio de la ley del solo sí es sí. El presidente del Gobierno reconoció que se trataba de "una cuestión técnica que no refleja la voluntad del Ejecutivo" y que confiaba en aprobar la reforma en el Congreso para evitar "los efectos indeseados" de la norma. Los ataques de Feijóo por la rebaja de las penas que han supuesto algunas revisiones de condena no fueron pocos, ni suaves.

El líder del PP llegó a decir de Sánchez que "pasará a la historia por ser el primer presidente que dio un paso atrás en la lucha del feminismo clásico en España". Le preguntó también "¿Qué clase de feminismo justifica haber rebajado las penas a centenares de agresores sexuales a sabiendas?" y aseguró que la ley "no es fruto de un error" sino "el resultado de su insensibilidad e irrelevancia como presidente". Feijóo está dispuesto a aprovechar todo el rédito político que pueda exprimirle a la polémica por ley del solo sí es sí.

Sánchez, crecido en la réplica

Sánchez esperó a la réplica para pasar de puntillas por la brecha que se ha abierto en el Ejecutivo y, como hace en cada intervención parlamentaria, para aplacar a su adversario. El presidente del Gobierno se crece y se le nota. Desde Moncloa valoran así el cara a cara: "Se lo ha comido con patatas". Y desde Génova dicen que su tono "solo muestra desesperación" y que ha sido "revelador" del "miedo" a las urnas. 

Lo cierto es que el líder socialista se despachó a gusto contra Feijóo. Hizo un repaso por su año al frente del PP- "Cada vez que abre usted la boca sube el pan", le espetó-, criticó sus últimas propuestas, como la de que gobierne la lista más votada, dijo que "no daba más de sí" y le echó en cara a Eduardo Zaplana, Rodrigo Rato o Jaume Matas. Después de esto, el presidente del PP subió por segunda vez a la tribuna visiblemente nervioso, se equivocó en su discurso y respondió así a Sánchez: "Esta intervención ha tenido menos altura y menos calidad de la que han tenido los jefes de la oposición en Galicia". 

"Se nos va a hacer larga la campaña", resumía un senador al final del duelo entre Sánchez y Feijóo. El primero del año. 

Más noticias