Público
Público

Cambio climático Los activistas de 'Extinction Rebellion' llevan su protesta al centro financiero de Londres

Seis activistas se adhieren con pegamento a la sede de la Bolsa de Londres, bloquean calles cerca del Banco de Inglaterra y protestan ante la sede de bancos extranjeros como Goldman Sachs. "Queremos que todo el mundo comprenda el impacto que la industria financiera está teniendo en nuestro futuro", aseguran.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen cedida por el grupo ecologista Extinction Rebellion (XR) que muestra a varios activistas bloqueando la entrada del edificio de la Bolsa de Valores de Londres. (TOM MORTON | EFE)

Varios activistas medioambientales de Extinction Rebellion, el grupo que lleva más de una semana protagonizando actos de protesta y de desobediencia civil en Londres para denunciar las catastróficas consecuencias del cambio climático, volvieron a la carga este jueves: se pegaron con pegamento a la sede de la Bolsa de Londres, bloquearon calles cerca del Banco de Inglaterra y protestaron ante bancos extranjeros como Goldman Sachs.

Este jueves los manifestantes dirigieron su atención al distrito financiero de Londres, conocido como la City, donde se encuentran las oficinas de numerosos bancos internacionales y el centro global para el comercio de divisas.

Además, los miembros de Extinction Rebellion han causado importantes trastornos en el transporte en Londres, bloqueando Marble Arch, Oxford Circus y Waterloo Bridge, rompiendo una puerta en el edificio de Shell y sorprendiendo a los políticos con una manifestación ante el Parlamento.

En las calles periféricas al Banco de Inglaterra, alrededor de 20 activistas bloquearon la calle cantando la canción One Love de Bob Marley.

En el exterior de la sede europea de Goldman Sachs, los manifestantes paralizaron Fleet Street tirándose en el suelo. Uno sostenía un cartel que decía No hay trabajo en un planeta muerto y otros gritaban: ¿Qué queremos? ¿Justicia climática? ¿Cuándo lo queremos? Ahora.

En la sede de la Bolsa de Londres, siete manifestantes vestidos con trajes negros y corbatas rojas bloqueaban las puertas giratorias del edificio. Sostenían carteles que decían Digan la verdad y No se puede comer dinero.

En Canary Wharf, cinco manifestantes del grupo subieron a un tren en la estación de Docklands Light Railway (DLR) y desplegaron una pancarta que decía: Los negocios de todos los días = Muerte. Una se pegó a un tren con pegamento.

"Es extraño que tengamos que hacer esto para que los gobiernos escuchen a los científicos", afirma una de las activistas de 'Extinction Rebellion'

"Es extraño que tengamos que hacer esto para que los gobiernos escuchen a los científicos", dijo Diana Warner, de 60 años, quien pegó su mano al tren.

"Tengo hijos que ya son mayores, así que puedo hacer esto, lo estoy haciendo por todos los que no pueden".

Los activistas planean protestas en las puertas de otros bancos, incluidos Rothschild, Nomura, Deutsche Bank , Royal Bank of Canada y Rabobank, según un documento de la planificación de protestas al que tuvo acceso Reuters.

En los últimos 11 días, Extinction Rebellion ha paralizado lugares emblemáticos del centro de Londres en lo que los activistas han descrito como el mayor acto de desobediencia civil en la historia británica moderna.

Fuentes de los principales bancos dijeron que el personal de seguridad había sido avisado de que eran posibles objetivos, pero que no tenían planes de reforzar la seguridad para hacer frente a las protestas.

Extinction Rebellion aboga por la desobediencia civil no violenta para obligar a los gobiernos a reducir las emisiones de dióxido de carbono y evitar el riesgo de una crisis climática global que traería hambre, inundaciones, incendios forestales y colapso social.

La policía dijo que se habían realizado 1.088 detenciones desde que comenzaron las protestas. El último día se centra en el sector financiero internacional, que ha hecho de Londres su hogar.

"Queremos que las personas en este edificio y en todo el mundo comprendan el impacto que la industria financiera está teniendo en nuestro futuro"

"Así que hoy estamos aquí para poner de relieve que hay personas y empresas que comercian con la destrucción ecológica en este edificio detrás de nosotros", dijo Adam Woodhall, un portavoz del grupo de 48 años, en la puerta de la Bolsa de Valores de Londres.

"Queremos que las personas en este edificio y en todo el mundo comprendan el impacto que la industria financiera está teniendo en nuestro futuro. Están negociando y ganando dinero con nuestro futuro".

El grupo exige que el Gobierno británico declare una emergencia climática y ecológica, reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero a cero para 2025 y cree una asamblea ciudadana para liderar las decisiones que aborden el cambio climático.

En 2017, las emisiones totales de gases de efecto invernadero del Reino Unido fueron un 43% más bajas que en 1990 y un 2,6% más bajas que en 2016, según las estadísticas del Gobierno de Theresa May.

Extinction Rebellion dijo que terminaría sus protestas en Londres el jueves y pondría fin a las concentraciones en Parliament Square y Marble Arch.

Sin embargo, los activistas prometieron más protestas en el futuro y dijeron que la acción directa es la única forma de se que se les escuche.

Más noticias en Política y Sociedad