Público
Público

ONCE violencia género Cuatro mujeres con discapacidad rompen las barreras contra la violencia de género

La Fundación ONCE presenta su campaña 'Más que capaz' en la que víctimas de violencia machista e hijos de agresores, acompañados por una educadora social, relatan sus historias de superación con el objetivo de educar y sensibilizar.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Presentación de la campaña 'Más Capaz' de la ONCE/ Foto: Candela Choclán

Cuatro mujeres ponen voz y rostro a la campaña Más que capaz  de la Fundación ONCE que quiere sensibilizar ante la violencia de género que se ejerce contra las personas con discapacidad.

La iniciativa de once vídeos y un documental presentado por la educadora social experta en Violencia de Género Marina Marroquí, aborda distintos temas relacionados con la violencia machista para tratar de prevenirla y facilitar herramientas para identificarla. "Muchas veces este tipo de proyectos se olvidan de este colectivo de mujeres", ha afirmado la activista.

Loli, una de las protagonistas del proyecto, no ha podido contener las lágrimas al recordar lo duro que fue contar su vivencia personal: "Mi ex me intentó atropellar con el coche, me apuntó con la escopeta como para pegarme un tiro y yo seguía pensando que no era maltratada". "Lo que yo vivía antes, no era vida" ha añadido.

A pesar de su experiencia, Loli antepone su deseo de "ayudar a las mujeres que están sufriendo" violencia de género y que sean "felices". Su testimonio ha servido para reflexionar sobre la visión del amor romántico y tóxico que se promueve en la sociedad actual. 

La presentación también ha querido poner el foco en la educación mediante la historia de Monserrat, que sufrió abusos sexuales por parte de su padre en la infancia "Cuando mi padre me sacó de la cama yo luchaba", ha explicado en el vídeo. 

Estos testimonios de superación narradas en primera persona ponen de manifiesto que las historias tienen nombres y apellidos. La vicepresidenta tercera de Igualdad de la ONCE, Patricia Sanz, ha destacado que ejemplos como los de Loli y Montse "nos hacen tocar con los pies el suelo". 

Asimismo, la secretaria general de Fundación ONCE, Teresa Palahí, ha confirmado que a cierre del ejercicio 2018 contabilizaron 1.109 víctimas de violencia machista y que durante ese año 498 recibieron orientación y 116 accedieron a un empleo. 

Palahí ha querido recalcar que este trabajo, además de sensibilizar, consiste en que las víctimas "realicen una vida plena como se merece cualquier persona"

Romper el estereotipo de hijo maltratado 

No solo se han escuchado las voces de víctimas de violencia de género, también de hijos de maltratadores como el cantautor madrileño Rafael Sánchez, que ha querido romper con el estereotipo que se crea sobre ellos en la sociedad. 

"Una de las imágenes que tengo de pequeño es estar ansioso en el cole por volver corriendo a casa y comprobar que mi madre seguía estando" ha relatado Sánchez en el vídeo. 

El cantautor ha remarcado la facilidad que tienen los niños de padres agresores para replicar conductas si no tienen la compañía y el apoyo necesario. "Es urgente trabajar esto en casa, pero además en un lugar transversal como es la escuela", ha insistido Sánchez. 

Por su parte, la secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, que ha presidido la presentación, ha denunciado que en el colegio no se habla de maltrato y que hay que llamar a las cosas por su nombre. "Yo soy profesora y los jóvenes de 18 años no han oído hablar de que es una anomalía que alguien te humille o te consideren de su propiedad, se tiene que ver como una anomalía el maltrato", ha afirmado. 

"La igualdad es el único antídoto real a la violencia"

La importancia de la violencia sexual no es un asunto exclusivo de las mujeres, hay una necesidad de trabajar con los hombres. Así, Murillo ha insistido en la importancia de trabajar con los agresores para terminar con las relaciones de poder. "La igualdad es el único antídoto real a la violencia", ha manifestado la secretaria de Estado. 

Es imposible luchar contra la violencia de género sin luchar contra la violencia machista. La única línea roja destaca Marroquí, que también es víctima de esta lacra, es que la "intentemos erradicar cuando llega la violencia física". "Es como curar un cáncer con metástasis en todo el cuerpo", ha afirmado la educadora social. 

Desde la Fundación ONCE concluyen que la iniciativa debe de ser pública, política y compartida igual que lo fue el Pacto de la Violencia de Género y llaman a mirar de frente al problema y no girar la cabeza. "Los testimonios que hemos escuchado aquí son el espejo en el que todos deberíamos mirarnos", ha manifestado Sanz. 

 

Más noticias en Política y Sociedad