Público
Público

Material sanitario contra el coronavirus Chubasqueros, bolsas de basura y gorros de ducha: así atienden las enfermeras de Madrid a pacientes con covid-19

España registra una tasa alta de positivos por coronavirus entre el personal sanitario. Varias enfermeras denuncian a 'Público' que Sanidad les envía chubasqueros "de atracciones de agua" o tienen que usar bolsas de basura. "Con esta protección no hay duda de que vamos a contagiarnos", denuncian.

Chubasqueros que tienen que usar el personal sanitario en Madrid ante la falta de material de protección homologado.
Los chubasqueros que tiene que usar el personal sanitario en Madrid ante la falta de material de protección homologado.

erly quizhpe

Las enfermeras de Madrid denuncian que no cuentan con un material de protección adecuado ante la emergencia por el coronavirus. En varios hospitales, se han visto obligadas a atender a los pacientes ataviadas con chubasqueros "de atracciones de agua" muy finos, bolsas de basura y gorros de ducha ante la falta de material homologado. "Con esta protección no hay duda de que vamos a contagiarnos", explica a Público Adriana (nombre ficticio para proteger su identidad) -enfermera del Hospital La Princesa-.

"Tenemos que entrar dos veces por turno para no gastar muchos equipos. Siento impotencia porque no puedo cuidar a mis pacientes tanto como me gustaría", cuenta Laura (nombre ficticio), también enfermera del mismo centro. "Cada día es una sorpresa. Un día tenemos los petos amarillos que protegen un montón y, de repente, al día siguiente tenemos chubasqueros y gorros de ducha", explica.

España es el país en el que se registra una mayor tasa de contagios entre el personal sanitario. Casi 6.500 profesionales se han infectado por la covid-19, según los datos proporcionados este miércoles. Se trata de un 13,6% del total de los contagiados. En Italia, esta cifra es menor -con 3.559 infectados (8%)-. En China, se han registrado 3.300 casos (4%). 

Los chubasqueros que tiene que se reparten en los hospitales de Madrid durante la emergencia por el coronavirus.

"En mi planta llegan a nueve infectados a día de hoy, entre auxiliares y enfermeros", apunta Adriana, y cuenta a este medio que si el personal no presenta síntomas no se realiza el test. "Si el personal sanitario se contagia. Si no estás en condiciones para cuidar, ¿quién lo va a hacer?", apunta.

Sin embargo, Paloma (nombre ficticio para proteger su identidad) -enfermera del Hospital Universitario de Getafe- asegura que hay casos de enfermeras "con fiebre y dificultad respiratoria" a las que aún no se les han hecho las pruebas. "Tardan un montón y parece que se olvidan de nosotras", añade.

Por su parte, Laura explica que los chubasqueros hay que "ponérselos por la cabeza, pero para quitártelo tienes que romper desgarrándolo". "Toda partícula que se ha quedado ahí, te salta a lo que tienes debajo -que es una bata porosa no impermeable"-, añade. "Dan muchísimo calor, sudas un montón, se te empapan los uniformes..." aclara.

El pasado martes, Sanidad envió al Summa 112 equipos homologados después de que los profesionales denunciaran el material del que se les había dotado. Los trajes eran "más finos que una bolsa de basura", afirmaron los trabajadores, que añadieron que algunos venían rotos o se rompían nada más ponérselo. 

Las dos próximas semanas son vitales para frenar la curva de la pandemia en el país. Pero la falta de material, la actividad laboral, y los casos ocultos de coronavirus pueden alargar el periodo de expansión.

A la espera de que llegue el material anunciado

El Gobierno, tras decretar el estado de alarma, es el que centraliza las compras del material sanitario. Pero las comunidades también pueden gestionar la adquisición de Equipos de Protección (EPIs).

El Ejecutivo espera la llegada de las 550 millones de mascarillas y 5,5 millones de test acordados con China -que se entregará de forma gradual-, pero admite que hay una "auténtica guerra" con el resto de países para hacerse con el material sanitario. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha afirmado este jueves que todos los países "están peleando" por el mismo material. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ya afirmó este miércoles que es "complicado" adquirirlo después de acusar al Gobierno de bloquear material.

Este miércoles, un juzgado de Madrid ordenó a la Consejería de Sanidad a dar material de protección a todos los centros, "públicos o privados", tras la denuncia de la Asociación de Médicos Titulados y Superiores de Madrid (Amyts). Sin embargo, este mismo miércoles el Tribunal Supremo denegó dar un ultimátum a Sanidad para proveer medidas de protección porque "no consta ninguna actuación contraria a esa exigencia evidente y sí son notorias las manifestaciones de los responsables públicos insistiendo en que se están desplegando toda suerte de iniciativas para satisfacerla".

Ante esta situación, Paloma se muestra "escéptica porque llevan dos semanas diciendo que van a traer EPIS". Por su parte, Adriana cuenta que este jueves se "han gastado los últimos gorros impermeables" disponibles en el hospital donde trabaja. "A partir de hoy usaremos los gorros típicos de ducha de hotel", añade. "Le he preguntado a mi supervisor [sobre la llegada de nuevo material] y están todos apurados", explica.

Las enfermeras usan bolsas de basura ante la falta de material de protección. / Imágenes cedidas por CCOO

"Impotencia, miedo y ansiedad"

Los pacientes "se dan cuenta de la situación en la que estamos porque cada día te ven con una cosa, y a raíz de eso te preguntan", dice Laura. "Hay miedo, ansiedad… No tenemos equipos suficientes para darles unos cuidados necesarios a los pacientes", continúa. "Impotencia, miedo y ansiedad": es lo que siente Laura durante esta emergencia sanitaria. 

Laura: "No tenemos equipos suficientes para darles unos cuidados necesarios a los pacientes"

No es la única. Paloma, también afirma que siente "ansiedad, miedo... todo". "Es que no solo estamos nosotros, están nuestras familias", afirma. "Vas con una bolsa de basura -que eso no transpira nada-, tienes que aguantar la pantalla, aguantar una mascarilla que te hace daño. Con eso en un turno normal ya te cansas, imagínate con dos. Y con el estrés de que se te están muriendo los pacientes. En tus manos. Es así", expresa Paloma.

"Te desvives por un paciente y estás con lo que sea para atenderle, pero con qué riesgos", denuncia Adriana. "Un enfermero de la urgencia que ve tipo casos puede contagiar a cualquier persona, y luego llegas a casa y puedes contagiar", lamenta.

Falta de camas y respiradores

Ante el aumento de casos -que este jueves registra 56.188 contagios, 4.089 fallecidos y 7.015 curados-, los centros han tenido que habilitar las salas de espera de los familiares para poder atender a los pacientes.

En Madrid, Ifema se ha convertido en un hospital de campaña y se han tenido que medicalizar hoteles por el aumento acelerado de positivos por covid-19 y así aliviar a los hospitales.

"Hay gente que se ha tirado una semana entera en la urgencia, sin ingresar en planta. Han estado en sillones sentados durante días", asegura Paloma. Ante la falta de camas y respiradores, en las unidades de cuidados intensivos (UCI) se está priorizando pacientes

Las personas mayores de 80 años o menores de 70 años que presentan antecedentes de enfermedades no van a la UCI, según cuentan a este medio el personal sanitario. "La muerte con esa dificultad respiratoria es muy mala. No es una muerte digna", explica Paloma.