Público
Público

Los engañosos "contratos covid" temporales de Ayuso: no son todos nuevos contratos y ocupan puestos estructurales

La Comunidad de Madrid ha anunciado la renovación de 11.000 contratos temporales hasta finales de marzo. Sin embargo, muchos trabajadores aún no tienen constancia de esa oferta. Además, los sindicatos aseguran que esos trabajadores ocupan cargos que, cuando pase la pandemia, seguirán siendo imprescindibles en el funcionamiento de los hospitales y centros de salud.

Varias personas con batas de profesional sanitario participan en una protesta frente al Hospital Gregorio Marañón, a 2 de diciembre de 2021, en Madrid (España).
Varias personas con batas de profesional sanitario participan en una protesta frente al Hospital Gregorio Marañón, a 2 de diciembre de 2021, en Madrid (España). EUROPA PRESS

Grandes anuncios que no son lo que parecen. La Comunidad de Madrid rectificó hace unos días y prometió, después de la lucha sindical y la alarmante aparición de ómicron, la renovación de todo el personal sanitario de refuerzo contratado temporalmente durante lo peor de la pandemia. Sin embargo, el anuncio sobre los denominados "contratos covid" tiene varios claroscuros que es mejor dilucidar. 

En un principio, hasta 7.500 trabajadores y trabajadores no iban a ser renovados, según calcularon los sindicatos tras las reuniones con la Consejería de Sanidad de Madrid. Tras corregir su decisión, según ha asegurado la Comunidad de Madrid a Público, los más de 11.000 puestos de trabajo se mantendrán al menos hasta el 31 de marzo.

La decisión pretendía generar consenso bajo el paraguas del Gobierno de Ayuso, pero lo cierto es que los contratos finalizan el 31 de diciembre y hay quienes todavía no han recibido ninguna notificación sobre la renovación de sus contratos. Además, algo que se dice desde hace meses y que ha vuelto a ponerse sobre la mesa es que esos 11.000 contratos no significan la incorporación de 11.000 trabajadores al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), dado que muchos de ellos ya estaban dentro del sistema con otros contratos temporales

"Son cambios de nombre de los tipos de contratos", denuncia Ángela Hernández, vicesecretaria general de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS). "Madrid dice que ha contratado a 1.000 médicos, pero estimamos que la mitad ya trabajaban desde hacía más de un año con otro tipo de contratos", asegura la sindicalista. La Comunidad de Madrid no ofrece datos específicos en relación a estas contrataciones. 

Ante la opacidad de los datos, los propios trabajadores del Hospital 12 de Octubre han elaborado unas estimaciones que ilustran el caso a modo de ejemplo. Al menos 100 médicos que pertenecen a los "contratos covid" ya trabajaban en ese hospital antes de la aparición de este tipo de contratos. 

Es el caso de Ángela, intensivista que desde 2019 ha empalmado contratos de guardias en tres hospitales distintos hasta que le ofrecieron el primer contrato covid. Finalizada la primera ola, su contrato expiró y volvió a trabajar en guardias, hasta que se la volvió a reclamar en el Hospital Clínico San Carlos con un contrato covid: "Hacemos labores que no son de emergencia. Veíamos todo tipo de pacientes que nada tenían que ver tienen con la covid. Desempeñamos tareas que se requieren aunque no haya coronavirus". 

Lo mismo ocurre con Daniel, higienista que trabaja desde noviembre de 2020 concatenando suplencias de norte a sur de Madrid, hasta que en enero de 2021 fue nombrado gestor covid en el centro de salud de Puerta de Madrid en Alcalá de Henares. Ahora está en el de Castelló —cerca del Retiro— hasta el 31 de diciembre: "Mis competencias son coyunturales a la pandemia. No solo hago cosas sobre la pandemia, hacemos muchas cosas. Faltan muchos recursos humanos y yo no estoy parado nunca, porque sirvo como punto de triaje del centro", critica el sanitario.

Desde los sindicatos denuncian que casos como el de Ángela y Daniel son ampliamente repetidos: muchos de esos trabajadores ocupan cargos estructurales dentro de las plantillas. Es decir, que incluso sin pandemia por medio, serían necesarios para el funcionamiento de sus hospitales y ambulatorios. Actualmente, se estima que la sanidad madrileña necesita la incorporación inmediata de 1.000 enfermeros, 600 médicos de familia y 150 pediatras para garantizar un trato fluido de los pacientes. 

"A esos eventuales habría que convertirlos en plantilla orgánica", declaran desde el Movimiento Asambleario de Trabajadores de la Sanidad (MATS) y que tiene entre sus planes continuas movilizaciones para poner cara a este problema de la sanidad pública madrileña. "Mucha gente se está yendo de Madrid, personal de enfermería o facultativos se van a otras comunidades donde las condiciones son mejores", aseguran. Como ejemplo de esta migración de talento y fuerza de trabajo está el que ponía Julián Ezquerra, portavoz de AMYTS, recientemente a Público: "De 224 nuevos especialistas de medicina de familia que han terminado la especialidad, solo 17 se han quedado a trabajar en la Atención Primaria de Madrid".

Más noticias