Público
Público

EUSKADI Aumenta la confusión e incertidumbre en los colegios vascos ante la vuelta a clase del próximo lunes

El Departamento de Educación sigue sin llegar a un acuerdo con los sindicatos, que se oponen al regreso a las aulas. El Ejecutivo autonómico admite que "a partir del lunes puede significar el miércoles". Un instituto de Bilbao ya ha avisado por escrito que no abrirá sus puertas por carecer de las suficientes directrices y medidas de protección.

Profesor aula vacía
Un profesor contempla un aula vacía en una imagen de archivo. EFE

La desescalada en las aulas vascas sigue sin convencer a sus principales protagonistas. El Departamento de Educación del Gobierno de Iñigo Urkullu auspicia y promueve un regreso a clase a partir del día 25 que ya se suspendió una vez –inicialmente pensaban arrancar el lunes 18– y que ahora podría enfrentarse a una situación inédita: el planto del profesorado.

La confusión es total. Por un lado, el Departamento de Educación del Gobierno Vasco asegura mantiene su anuncio de un regreso escalonado a clase a partir del lunes, día en el que "los centros irán regresando en base a sus criterios pedagógicos", señalan fuentes oficiales del Ejecutivo autonómico.

En esa línea, desde Educación señalan que serán los propios centros quienes decidirán "quiénes vuelven", "cuándo" y "de qué manera". "A partir del lunes quiere decir que algunos volverán el lunes, otros el martes, miércoles...", señalaron las fuentes consultadas. Destacaron además que una parte del alumnado podría regresar incluso "a partir del 1 de junio".

El regreso tendrá sus características especiales. Entre otras cosas, no habrá servicio de comedor para facilitar una clase intensiva de cinco horas diarias, se tomará la fiebre a quienes asistan y se generalizará el uso de mascarilla tanto entre el alumnado como el profesorado y el personal no docente. Además, el Gobierno de Urkullu contempla dos días de clases presenciales que se combinarían con formación online. Cuando las aulas estén abiertas, dentro no habrá más de 15 estudiantes.

El martes de esta semana, el Gobierno Vasco emitió una resolución para ordenar el regreso del profesorado a los institutos. "El personal de los centros escolares de los ciclos y niveles del alumnado para los que se establezca el retorno a la docencia presencial, se incorporará a sus puestos de trabajo, también de forma presencial, de acuerdo a la programación prevista, y con la antelación suficiente para organizar la actividad educativa", señala el citado documento.

El Ejecutivo autonómico contempla igualmente que quienes tengan hijas e hijos menores de 14 años o personas mayores dependientes a su cargo podrán acogerse a la "modalidad de trabajo no presencial".

"El Departamento de Educación ha planteado una huida hacia adelante", sostiene Aitor Idigoras, portavoz del sindicato STEILAS, quien destaca además que la situación actual es calcada a la que se vivió antes del día 18. Si entonces no había acuerdo entre los principales sindicatos y el Gobierno Vasco sobre cómo debería producirse la vuelta a clase, hoy tampoco. 

"Estaremos vigilantes, seguiremos interpelando a los centros para que no abran o hagan todo lo posible para que los alumnos no acudan", afirmó Idigoras. En esa misma línea, Irati Tobar, responsable de Enseñanza del sindicato LAB, señaló a Público que esa central también prevé "articular ese plante en el caso de que la vuelta presencial a las clases no se haga con garantías en cuanto a seguridad y salud". 

"Negociar y acordar" 

Este miércoles, los sindicatos STEILAS, LAB, ELA, CCOO y UGT han solicitado de forma conjunta al Ejecutivo de Urkullu que "paralice la planificación
general de fin de curso hasta que se negocie y acuerde con la representación de los trabajadores y trabajadoras las decisiones adoptadas unilateralmente". 

En su propuesta, las centrales plantean que únicamente tengan clase presencial el alumnado de segundo de Bachillerato, con la finalidad de preparar el examen de ingreso a la universidad. También contemplan el regreso de aquellas y aquellos alumnos que han sufrido los "efectos nocivos del confinamiento como consecuencia de la brecha digital", aunque con el "único objetivo de facilitar su refuerzo".

Tras instar a Educación a abrir una vía de diálogo y negociación sobre los protocolos que deberán implementarse en el marco de la actual crisis sanitaria, las organizaciones firmantes advierten que "si a partir del próximo lunes se ponen en marcha estudios presenciales en algún centro sin garantizar la seguridad y la salud", los sindicatos pondrán en marcha "todas las herramientas" a su alcance "para proteger al alumnado y a todas las personas trabajadoras".

El pasado fin de semana, la agencia EFE y el diario El Correo (Grupo Vocento) dieron a conocer que el sindicato ELA había registrado una convocatoria de huelga en Educación a partir del día 25. La información sorprendió al propio sindicato, que aún no había enviado ninguna comunicación al respecto. 

Medidas "insuficientes"

Mientras tanto, ya hay centros que han enviado circulares a las familias para avisar que no prevén dar clase. Así ha ocurrido en el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Ibarrekolanda de Bilbao, que en una nota dirigida a su comunidad educativa señaló que su alumnado y profesorado "no volverá presencialmente a las aulas".

"Este equipo directivo no puede responsabilizarse de la seguridad sanitaria del alumnado y del profesorado que requiere la actual situación de alarma", destaca la dirección del centro, que remarca además que las directrices y materiales de prevención enviados por el Departamento de Educación "no son suficientes".

Más noticias