Público
Público

Tercera ola Seis comunidades recurren a las Fuerzas Armadas para ampliar sus instalaciones sanitarias ante el riesgo de colapso

Asturias, Castilla y León, el País Valencià, la Comunidad de Madrid, Aragón y Extremadura han pedido ayuda a Defensa para enfrentar la tercera ola. Estas intervenciones, junto a las propias iniciativas de las comunidades con otros hospitales de campaña, muestran la saturación del sistema sanitario. La sobrecarga durará dos semanas más como mínimo.

Soldados del Ejército levantan un hospital de campaña en Oviedo.
Soldados del Ejército levantan un hospital de campaña en Oviedo. EFE

La presión hospitalaria crece en España. El riesgo de colapso también. Sanitarios de distintas ciudades de España avisan de que la situación actual cada vez se parece más a la de la primera ola. Los trabajadores doblan turnos, comienzan a extenderse los hospitales de campaña o a abrirse nuevas camas para las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y se han aplazado operaciones programadas en varios centros de distintos puntos del país. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha explicado que todo apunta a que ya se ha doblegado la curva pero, aunque esto sea así, aún quedan dos o tres semanas de fuerte presión hospitalaria. A todas las autoridades sanitarias les preocupa cómo evolucionan los ingresos porque los datos sobre la media del país son ya muy graves: la tasa de ocupación de camas ocupadas por coronavirus se sitúa en el 24% y en las UCI en el 41%.

El riesgo de colapso está tan presente que hasta seis comunidades han pedido ayuda a las Fuerzas Armadas para ampliar las instalaciones sanitarias, según confirman desde el Ministerio de Defensa a Público. La mayoría de las comunidades que han recurrido a esta intervención son las que tienen una ocupación hospitalaria más alta.

La situación más preocupante es la de el País Valencià. La Conselleria de Sanidad ya ordenó el pasado 8 de enero que se suspendiera toda la actividad quirúrgica y pruebas diagnósticas no urgentes. El 15 de enero las UCI ya estaban al completo por pacientes covid y tres días después los grandes hospitales de campaña, en València, Alicante y Castelló, tenían ya sus primeros pacientes. Este martes se mantenía otro día más como la región con mayor tasa de ocupación por covid: la de ingresos hospitalarios se sitúan en el 43,73% y de UCI en 61,70%.

El hospital de campaña más grande es el que montó el Gobierno de Ximo Puig durante la primera hora y está junto a La Fe. Ha sido ahora cuando se ha llegado a utilizar plenamente aunque el pasado domingo tuvieron que trasladarse los pacientes a otras instalaciones debido a las fuertes rachas de viento. Para ampliar aún más las instalaciones también se ha recurrido al Ministerio de Defensa para contar con apoyo con tiendas en el Hospital Arnau de Vilanova en Llíria por el Mando de Transmisiones (MATRANS) del Ejército de Tierra.

La previsión de las autoridades sanitarias sobre el País Valencià aún es de alto riesgo y Puig ha reconocido "cierta incapacidad" con la cobertura a las camas de pacientes críticos y el alto "estrés hospitalario". La tercera ola está afectando de forma mucho más agresiva que la primera. En las 16 intervenciones recogidas en la 'operación Balmis' por parte del Ministerio de Defensa durante la primera ola no hay ninguna sobre esta región mediterránea.

El Ejército también ha dado su apoyo a la Comunidad de Madrid. La ayuda ha sido menor que en la primera ola ya que entonces dieron apoyo con el mantenimiento e instalación en los hospitales de campaña de Ifema, Gregorio Marañón, Ramón y Cajal o Alcalá de Henares. Ahora la Comunidad de Madrid cuenta con el hospital de emergencias Isabel Zendal aunque se ha necesitado ya ampliar instalaciones con una tienda modular en Urgencias en el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.

La situación en la Comunidad de Madrid preocupa desde hace dos semanas. Tras el temporal Filomena, las Urgencias comenzaron a llenarse por fracturas o lesiones producidas por caídas por el hielo. A los dos días, ya estaban llenas de covid. Hospitales como La Paz llevan días con las Urgencias saturadas y por encima de su capacidad. Según los datos del Ministerio de Sanidad, la tasa de ocupación de camas ocupadas por coronavirus está en el 27,90% y de UCI en el 50,43%.

En Extremadura se ha tenido también que montar ahora un hospital de campaña con 150 camas en el Ferial de Badajoz (IFEBA) por la Brigada Extremadura XI del Ejército de Tierra. Un punto que no fue necesario en el pasado ya que durante la primera ola ya que solo se cedieron dos tiendas para test covid en dos hospitales de la ciudad.

El hospital de campaña se ha amontado de forma preventiva aunque el consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, explicó que ya estaría listo para acoger pacientes enfermos de covid no críticos esta semana. La situación de los hospitales en Extremadura no ha sido tan grave en comparación con la incidencia tan alta, de más de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, que ha tenido durante las dos últimas semanas. Ahora ha comenzado a descender pero la tensión hospitalaria se mantiene.

Otra de las regiones con más saturación hospitalaria es Aragón y allí, desde la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue (UMAAD) de Zaragoza, se ha instalado un módulo de expansión del servicio de urgencias en el Hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza. Un apoyo similar al de la primera ola.

Los hospitales de esta región también temen el colapso. Según el Heraldo de Aragón, ya se han cancelado las operaciones programadas, se han anulado los permisos a los sanitarios y solo tienen disponible el 36% de camas con respirador.

Desde Castilla y León han recurrido a la Brigada Logística (BRILOG) para tener como apoyo tiendas modulares en el acceso a las zonas de urgencias del Hospital de Medina del Campo (Valladolid), como sucedió ya también en la primera ola. "No estamos en colapso; no se han sobrepasado los límites ni estamos atendiendo en los pasillos; es algo que intentamos evitar", ha explicado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, pero sin ocultar que la situación es "complicada y grave". Las UCI no estarán colapsadas, pero sí al límite. Las operaciones programadas se están cancelando y otras intervenciones ya se están derivando de los hospitales más saturados –en los complejos sanitarios de El Bierzo, Palencia, Segovia y Valladolid– a la sanidad privada.

Y, por último, la BRILAT VII ha dado apoyo con tiendas modulares para el establecimiento de un puesto de triaje y clasificación en un anexo al Hospital Universitario de Cabueñes (Gijón). De las comunidades que han recurrido al Ejército, Asturias es la que tiene la situación menos crítica pero tampoco es que esté bien. La tasa de camas ocupadas por covid es del 14% y de UCI del 22%. Según la estrategia estatal del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, se estará en riesgo bajo cuando la primera tasa de ocupación se sitúe entre el 2% y el 5% y de las UCI entre el 5% y el 10%.

Más noticias de Política y Sociedad