Público
Público

Religión e igualdad La última perla de un arzobispo: "Hay una patología detrás de la ideología de género"

El prelado de Granada asegura también que el amor entre el hombre y la mujer no es una "pasión de luchas de poder" sino una forma de "cumplir su vocación, su participación plena en la vida de Dios".

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3
Comentarios:
El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez.

El arzobispo de Granada contra la patología de género

"Pienso ahora mismo en todas las implicaciones de la ideología de género, que además trata de imponerse como ley en la educación de los niños. Hay una patología detrás de eso. Hay una cortedad y una torpeza de la inteligencia". Esas eran las palabras del arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, pronunciadas durante la última homilía que ofreció en la Catedral, cuya transcripción recoge la página web de la Archidiócesis de Granada.

El prelado recordó las palabras de un sacerdote amigo en las que le decía que Cristo había venido a enseñar a distinguir "una patata de una rosa y un hombre de una mujer". Según Martínez, los seres humanos son "iguales en dignidad, hermanos y compañeros (...) Pero, en todo lo demás, no reaccionamos igual, no pensamos de la misma manera. Pero hasta eso, perdemos el contacto con lo natural y una ideología puede enseñarnos las cosas más inverosímiles", añadió.

El arzobispo sostuvo además en su intervención que es posible el amor entre el hombre y la mujer no como una "pasión de luchas de poder" o de usar al otro para satisfacer necesidades afectivas, sexuales o del tipo que sean, sino "deseando que el otro, que es diferente, que la otra, que es diferente, pueda cumplir su vocación, su participación plena en la vida de Dios". 

Unas palabras con las que comulgaría su homólogo en València, el arzobispo Antonio Cañizares -al que le gusta orar por la unidad de España- quien ya tildó directamente de "maldad" tratar de educar a los niños teniendo en cuenta la ideología de género. Monseñor avisaba del peligro de "adoctrinar" y colonizar las conciencias de los más pequeños. Fue en un texto al que tituló La gran urgencia: salvar la familia, justo cuando la Generalitat valenciana estaba tramitando la conocida como Ley Trans, que regula los derechos de las personas transexuales. 

La homofobia que destilan las altas esferas eclesiales no es algo anecdótico. Hace apenas diez días que conocíamos la denuncia pública del Observatorio contra la Homofobia de Catalunya por una charla organizada por el Arzobispado de Barcelona. La impartía un homosexual católico que pregona que los gais no han de tener pareja ni practicar sexo.