Público
Público

Actrices y actores de Hollywood que se lanzaron a las series

El mundo de las series se ha vuelto de lo más tentador para actores tradicionalmente asociados a la pantalla grande

Actores y actrices de Hollywood que se han lanzado a las series de televisión
Actores y actrices de Hollywood que se han lanzado a las series de televisión.

Hubo un tiempo, muchas temporadas atrás, en el que el hecho de que una estrella reconocida e incluso galardonada de Hollywood decidiese lanzarse a la aventura de protagonizar una serie era noticia. Y no solo eso, sino que también podía ser ese el centro de la campaña promocional con la clásica y efectiva muletilla, al menos para sacar la cabeza entre tanto estreno, de ‘la serie de…’. Sin embargo, a estas alturas de la producción, que un actor o actriz al que el espectador tiene asociado al cine protagonice una serie no siempre funciona ni como reclamo ni como garantía de nada. Que se lo digan a Sharon Stone o Naomi Watts, por ejemplo.

Dicho esto, esta temporada algunas de las mejores series que se han visto han tenido en su cartel a actores y actrices que han paseado sus mejores galas por la alfombra de los Oscar y ahora lo hacen también por las de los premios televisivos. Una de ellas, Julia Roberts, se regaló una aproximación un tanto cómico-absurda y muy distinta al escándalo del Watergate. Roberts, que hace unos años protagonizó la singular Homecoming (Amazon Prime Video), es la que más brilla en Gaslit como Martha Mitchel, esposa del fiscal John Mitchell, al que interpreta el también oscarizado Sean Penn.

Estas aventuras seriéfilas de Roberts, que apareció en un capítulo de Friends y en uno de Corrupción en Miami tiempo ha, son recientes. Como lo es también la de Colin Firth en The Staircase (HBO Max), serie que se mete de lleno en otro caso real quizá menos escandaloso que el del espionaje de los republicanos a los demócratas, pero que también acaparó muchos titulares (sensacionalistas) en su momento. Firth, que es historia de la televisión con su versión de Darcy de los noventa, se metió en la compleja piel de Michael Peterson, un escritor y aspirante a representante político acusado de matar a su mujer, interpretada por una no menos sobresaliente Toni Collette. El suyo no es un personaje sencillo. Sin embargo, el actor británico consigue hacer creíble una historia que, por muy real que sea, tiene tantos giros y momentos rocambolescos que con otro actor igual no habría cuajado.

Con Firth pasa como con J.K. Simmons, el maestro/tirano/torturador de Whiplash no suele errar el tiro. En Counterpart (HBO Max) hacía doblete. En Invencible (Amazon Prime Video) presta su voz a un personaje muy en la línea –por su nivel de sadismo– de Fletcher, por el que le dieron la estatuilla dorada. Y en Veronica Mars suma puntos de calidad. Además, Simmons se mueve como pez en el agua en el mundo de las series, donde se prodiga mucho más que algunos compañeros de profesión. En 2020 estrenó junto a Chris Evans Defender a Jacob (Apple TV+) y en 2021, Goliat (Amazon Prime Video) con Billy Bob Thornton. Su último trabajo ha sido Night Sky (Amazon Prime Video), una serie compleja de ciencia ficción donde compartía protagonismo con Sissy Spacek que, lamentablemente, no ha sido renovada por una segunda temporada.

Una veces se acierta y otras no

Como la cancelada de Simmons y Spacek, pero con una calidad inferior, tampoco terminaron de salir bien Gypsy, aquella serie con Naomi Watts para Netflix en 2017 que pasó sin hacer demasiado ruido, y Mosaic, con Sharon Stone para HBO Max. Ambas centraban la fuerza de su trama en ellas. Su problema (uno de ellos) fue que el interés se diluía a medida que pasaban los capítulos. Fiascos que no las disuadieron de seguir apostando por el formato. La primera es parte del reparto del regreso de Twin Peaks y La voz más alta. La segunda se puso a las órdenes de Ryan Murphy en Ratched (2020) y se deja ver en The Flight Attendant.

La eterna nominada al Oscar Amy Adams se entregó también a la intensidad como la periodista alcohólica y llena de cicatrices Camille Preaker y los Emmy la tuvieron en consideración por Heridas abiertas (HBO Max). A Kate Winslet no solo la premiaron por su actuación en Mare of Easttown (2021), sino que su serie, que con otra actriz quizá habría pasado desapercibida, fue de lo mejor del pasado año. Nominado está en esta edición Michael Keaton, soberbio en Dopesick, un repaso a la mayor crisis de opiáceos provocada por una farmacéutica cuyas consecuencias aún colean en Estados Unidos.

Aunque la mayoría de los nombrados hasta ahora fue por separado, hay dos series recientes que consiguieron juntar a un reparto de esos que llaman de relumbrón. En Big Little Lies (HBO Max) se unieron Reese Witherspoon, Laura Dern y Nicole Kidman. La serie iba a ser limitada, de una sola temporada. El éxito fue tal que decidieron continuar y sumaron a la fiesta ni más ni menos que a Meryl Streep. Kidman ha repetido con David E. Kelley, artífice de ese drama de madres de la alta sociedad con asesinato incluido. Juntos rodaron The Undoing (HBO Max) fichando a Hugh Grant (que ya había estrenado antes la curiosa Un escándalo muy inglés y volvieron a hacerlo en Nine Perfect Stranges (Amazon Prime Video). Todas ellas con el argumento de ricos con problemas. Eso sí, en esta última quien sobresalía no era Kidman, sino la pareja formada por Melissa McCarthy y Bobby Cannavale.

Otra que sumó nombres y más nombres, aunque luego resultó un verdadero fiasco, fue la estrenada hace solo unos meses The First Lady  (Movistar Plus+). Tenía un buen material entre manos (la historia de tres de las primeras damas con las biografías más jugosas) y tres actrices de primer nivel. Y, aún así, no pasó de eso, de mucha promesa y poca eficacia. Viola Davis como Michelle Obama y Gillian Anderson como Eleanor Roosevelt no convencieron. La única que se salvó en las críticas demoledoras fue Michelle Pfeiffer como Betty Ford.

Para cerrar, tres series de Jude Law, The Young Pope, The New Pope  y El tercer día –todas disponibles en HBO Max–; aquella aventura matando nazis de Al Pacino llamada Hunters (Amazon Prime Videos) y Anthony Hopkins dejándose ver en la siempre enigmática Westworld (HBO Max), aunque él se bajase del barco pronto.