Público
Público

Covid-19 La gran banca ha ganado casi 9.000 millones netos en España en lo que va de pandemia

Las entidades del Íbex35 vuelven a apretar a sus clientes con las comisiones, que ya suponen el 35% de su negocio financiero, tras la tregua del año pasado y mientras se reducen los ingresos por los intereses de los créditos.

La gran banca ha ganado casi 9.000 millones netos en España en lo que va de pandemia
Los bancos cobran comisiones por la disponibilidad de las tarjetas, entre otros muchos servicios. PxHere / (CCO)

A la gran banca española no le está yendo nada mal con la pandemia: ha ganado casi 9.000 millones limpios de euros en España desde que esta empezó en el primer trimestre del año pasado, según reflejan los informes de resultados que las entidades han ido haciendo públicos en los últimos diez días.

Entre el primer trimestre de 2020 y el tercero de 2021, los bancos españoles acumulan unos beneficios netos de 8.835 millones de euros, un ritmo de ganancias netas de 576.998 euros por hora que podría verse incrementado en los próximos meses si, tal y como pronostican los analistas, comienzan a ser liberados parte de los 4.366 millones que el año pasado detrajeron de los beneficios para colocarlos en sus balances como provisiones extraordinarias para hacer frente a un deterioro del negocio que no ha acabado de producirse.

Algo más del 40% de esas ganancias, 3.633 millones de euros, corresponden a CaixaBank, en un cálculo que incluye los resultados de 2020 de Bankia, entidad que absorbió a primeros de este año.

Las cifras presentadas por los cinco grandes bancos españoles que cotizan en el Íbex 35, Bankínter, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Santander, ratifican el cambio de modelo de negocio hacia el que todos ellos comenzaron a virar hace unos años, en un proceso que se ha visto acelerado con la pandemia: migración del negocio a internet, donde algunas entidades ya cierran más de la mitad de las transacciones y ventas, cierre de oficinas y recortes de plantilla e intensificación del cobro de comisiones, especialmente a escala local.

Las cuentas difundidas por las entidades, todas las cuales salvo Bankínter han ejecutado recortes de plantilla  desde el inicio de la crisis pandémica, y algunos de los cuales, como Sabadell, están negociando nuevas salidas, recogen una reducción de 697 millones de euros en la partida de personal de enero a septiembre en relación con el mismo periodo del año pasado.

A esas líneas de negocio se les han añadido en los últimos meses una serie de operaciones de venta de activos: Bankínter obtuvo unas ganancias de 895 millones con la salida a bolsa de la aseguradora Línea Directa en abril, BBVA obtuvo 9.700 a finales de noviembre por su filial en EEUU, Sabadell anota ventas por 78 millones y CaixaBank traspasó en octubre por 260 el negocio de habilitación de comercios para Visa y Mastercard de Bankia mientras prevé hacer lo mismo por 17 en noviembre con el de tarjetas prepago.

"Alguna de esas ventas está destinada a mejorar los resultados financieros después de un año 2020 difícil y con resultados poco brillantes", explica Julio Rodríguez López, miembro de Economistas Frente a la Crisis y exdirector del Banco Hipotecario, que llama la atención sobre "el peso de las comisiones".

Efectivamente, la banca ha aumentado su dependencia de las comisiones en sus operaciones en España, donde en los primeros nueve meses de este año han alcanzado un peso del 35,67% sobre lo que se considera el meollo del negocio financiero, que es la suma de esos ingresos y los que generan los intereses por el dinero prestado en créditos e hipotecas.

Ese porcentaje del negocio, con 7.529 millones de euros sobre un total de 21.107, supera en casi dos puntos al del año anterior, cuando se quedó en el 33,82% (9.751 de 28.830), y rebasa también el de 2019, cuando se quedó en el 35,31% (9.127 de 20.108).

La banca española también ha elevado la extracción de fondos a sus clientes en el ámbito global, aunque en una cuantía menos elevada que la que se aplica en España. Así, el cobro por la prestación de servicios financieros se sitúa en los nueve primeros meses de este año en el 26,29% (15.444 millones de 58.740), algo más de un punto por encima del 25,13% (20.266 de 80.630) del año pasado y a un nivel similar, y uno y medio más que en 2019, cuando alcanzó el 24,63% (19.761 de 80.204), según indican los estados financieros de Aebanca, la patronal del sector.

El peso de las comisiones en el negocio global de la banca española, que es que sale de sumar la actividad en el exterior de BBVA y Santander a la que desarrollan a nivel local las cinco entidades financieras del Íbex35, no había superado el 25% hasta 2020.

El negocio de la gran banca en España se acerca a los números de los ejercicios previos a la crisis, con unas ganancias netas de 5.604 millones de euros de enero a septiembre frente a los 3.251 de todo el año pasado, motivados por unas provisiones extraordinarias que los habrían elevado por encima de los 7.600, y alineados, a falta de un trimestre para cerrar el ejercicio, con los 7.123 del cierre de 2019.

"Este año están alcanzando unos beneficios en línea con los años previos a la pandemia", anota Rodríguez, que llama la atención sobre la recuperación de los resultados Bankínter y de Sabadell, que el año pasado cerraron con números exiguos, especialmente el segundo.

A nivel global, aunque con comportamientos muy distintos entre BBVA y Santander (crece un 15% como grupo), los 12.802 millones de euros de beneficios netos de los nueve primeros meses de este año ya superan con creces los 10.095 de todo el año pasado y mantienen un ritmo similar al de 2019, que cerraron con unas ganancias limpias de 16.642.

En lo que va de pandemia, las ganancias netas a escala global de la gran banca española alcanzan los 22.897 millones limpios, lo que supone un ritmo de casi un millón y medio por hora.

Más noticias de Economía