Público
Público
Únete a nosotros

Junta de accionistas Botín pide a los políticos "huir del cortoplacismo" y una agenda reformista

La presidenta del Banco Santander dice que el brexit es el "canario en la mina" que avisa de "los peligros" de ignorar las "oleadas a favor de programas y políticos que debilitan el orden económico liberal sobre el que se ha construido  Europa".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general de accionistas del Banco Santander. EFE/Pedro Puente Hoyos

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha pedido a los partidos políticos españoles, a dos semanas de las elecciones generales, "huir del cortoplacismo e impulsar una agenda reformista con visión de largo plazo, que fomente el crecimiento inclusivo y la cohesión social".

Así lo ha manifestado durante su discurso inicial en la junta general de accionistas que celebra este viernes la entidad en Santander, justo en la jornada en la que ha comenzado la campaña electoral, y en el que ha reclamado a los políticos "responsabilidad y madurez" para alcanzar "un pacto por el crecimiento inclusivo".

"Me gustaría pedir a los políticos que hablen claro. Tras las elecciones necesitamos huir del cortoplacismo e impulsar una agenda reformista con visión de largo plazo y la cohesión social, que solo es posible si los empresarios invierten y crean empleo", ha defendido Botín 

Además, ha incidido, en su discurso a los accionistas, en que serán necesarios acuerdos entre los distintos partidos. Botín ha subrayado: "Todos sabemos lo que funciona y, sobre todo, lo que no funciona" en política económica. "Una economía fuerte es la gallina de los huevos de oro", ha destacado.

En su opinión, la sostenibilidad presupuestaria, un entorno que apoye a emprendedores y a inversores, y que las pensiones de los trabajadores sean suficientes para tener un vida digna, pero que, a su vez, sean sostenibles, son las prioridades, junto con la estabilidad institucional, para atraer la inversión que España necesita.

Durante su discurso, Ana Botín también ha señalado que la globalización, la revolución digital y el impacto de la crisis financiera han generado "oleadas de apoyo a favor de programas y políticos que cuestionan, y en ocasiones desean, debilitar el orden económico liberal sobre el que se ha construido la paz y prosperidad en Europa en las últimas décadas". En esta línea, ha advertido de que el Brexit es el "canario en la mina" que avisa de "los peligros" de ignorar estas oleadas o minimizar las preocupaciones de las personas sobre sus trabajos, prosperidad y futuro.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general de accionistas del Banco Santander. EFE/Pedro Puente Hoyos

La presidenta del Banco Santander ha presentado ante los accionistas las principales líneas del plan estratégico a medio plazo que ha sido presentado recientemente en el Investors Day en Londres, cuyos objetivos son elevar la rentabilidad al 15%, mejorar la ratio de eficiencia entre el 42% y el 45% y generar más capital para llegar al objetivo de máxima calidad del 115-12% y aumentar el pay out al 40-50%.

Botín se ha mostrado convencida de que la entidad logrará cumplir con dichos objetivos, a pesar de que el entorno "sigue siendo complicado".

El consejero delegado avanza que el resultado hasta marzo está afectado por menos ingresos en negocio mayorista

Por su parte, el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha avanzado durante su discurso en la junta de accionistas que los resultados del primer trimestre de 2019 se han visto afectados por menores ingresos del negocio mayorista en un entorno de mercados "difícil para el sector" y el ajuste por la elevada inflación en Argentina, si bien los clientes, los volúmenes y la calidad de balance "siguen aumentando".

Excluyendo estos impactos, el grupo afirma que los ingresos de los clientes crecen en línea con lo esperado, los costes "empiezan a reflejar las sinergias" de las integraciones en Europa y la mejora en el apalancamiento operativo en EE.UU., a la vez que "se mantienen controlados" en las unidades en las que el grupo está invirtiendo en aumentar la capacidad de distribución, como México.

39 intervenciones de los accionistas

Durante la celebración de la junta han intervenido un total de 39 accionistas. Muchos de ellos han mostrado su preocupación por la capacidad del banco para mantener su resultado, por la caída de la cotización de Santander e incluso han reprochado las "remuneraciones millonarias" del consejo.

La presidenta Ana Botín ha afirmado que el banco es el primero de la eurozona por valor de mercado, pero que la Bolsa está "especialmente complicada" para estas entidades debido a que Europa "no está de moda". Pese a ello. ha ha destacado que la rentabilidad para sus accionistas es del 15%, frente al 12% de la banca europea, y que el retorno total ha sido "muy superior".

Ana Botín sostiene que el fichaje fallido de Orcel no inquieta a los inversores del Santander

Varios accionistas han preguntado también sobre al polémico fichaje fallido del italiano Andrea Orcel como consejero delegado. Los accionistas han pedido más claridad sobre el procedimiento que se siguió y sobre las razones para renunciar al fichaje, así como certidumbre sobre el mantenimiento de José Antonio Álvarez en el cargo.

La presidenta de la entidad ha explicado que el banco decidió no continuar con el nombramiento de Orcel como consejero delegado del grupo debido a que "sería inaceptable" para un banco comercial como Santander hacer frente a ese coste (en torno a 52 millones de euros) para contratar a una persona "aún del nivel del señor Orcel".

Botín ha subrayado que el fichaje fallido del banquero italiano Andrea Orcel no parece inquietar a los inversores institucionales del grupo, ya que en las dos importantes reuniones que ha mantenido con ellos desde la renuncia a su contratación como consejero delegado no hubo ninguna pregunta por esta cuestión y los inversores "reafirmaron su confianza en el equipo del banco".

José Antonio Álvarez continuará desempeñando la función de consejero delegado, a la que recientemente se ha sumado además la de vicepresidente del consejo, y así será "por tiempo indefinido", ha asegurado Botín. "No va a haber ningún cambio en la estrategia del banco, el consejero delegado va a seguir por tiempo indefinido y no tiene plazo", ha apostillado.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general de accionistas del Banco Santander. EFE/Pedro Puente Hoyos

También otros accionistas se han interesado por el proceso de integración de Banco Popular en Santander tras su adquisición en junio de 2017.

La presidenta del banco ha asegurado que los clientes de Popular han tenido continuidad del servicio en todo momento y que cuentan con beneficios como el acceso a una red de cajeros "mucho mayor" y a una "amplia gama" de productos y servicios.

Sobre la integración, ha reiterado que, según lo previsto, todas las oficinas estarán integradas en julio de 2019, pues hasta la fecha se han integrado los servicios centrales y la red de oficinas de Cantabria, Asturias, Galicia y País Vasco.

Dividendo y bonus digital

La junta de accionistas de Banco Santander ha dado el visto bueno a todas las propuestas del consejo de administración, entre las que se encontraban el reparto de un dividendo complementario con cargo a 2018 que se pagará el próximo mes de mayo, el bonus digital, el nombramiento como consejero del portugués Henrique de Castro y la reelección de José Antonio Álvarez y de Javier Botín como consejeros, entre otros asuntos.

Con cargo al ejercicio 2018 se han abonado tres dividendos y el 2 de mayo se pagará el cuarto. Así, en agosto de 2018 se abonó un primer dividendo en efectivo de 0,065 euros (un total de 1.055 millones de euros), en noviembre se distribuyó un dividendo flexible que resultó en que el 23,45% de accionistas optó por cobrar el pago de 0,035 euros en efectivo por título (supuso un desembolso de 132,45 millones) y el pasado mes de febrero se pagó un tercer dividendo en efectivo de 0,065 euros (1.055 millones).

Los accionistas han aprobado este viernes que se abone un cuarto pago complementario con cargo a los resultados de 2018 de 0,065 euros (1.055 millones de euros), con lo que, en suma, el banco habrá destinado un total de 3.292 millones de euros a dividendos y 9,11 millones a reservas voluntarias con cargo a 2018.

Una de las novedades que propuso el consejo fue la creación del bonus de 30 millones de euros para hasta 250 empleados (excluidos los consejeros), con el objetivo de atraer y retener talento que logre "hitos digitales clave" para acelerar la transformación digital del grupo. Esta novedad va en línea con el anuncio de que el grupo invertirá más de 20.000 millones de euros en transformación digital y tecnología en los próximos cuatro años.