Público
Público

Soberanía tecnológica Barcelona sienta las bases para acabar con el monopolio de Google en las aulas

La plataforma de derechos digitales Xnet ha impulsado una herramienta de software libre y código abierto para escuelas y equipamientos educativos con el apoyo del Ayuntamiento, el Consorci d'Educació y la Associació de Famílies d'Alumnes de Catalunya.

El Digital Suite en una aula d'una escola de Barcelona.
El Digital Suite en una aula de una escuela de Barcelona.  Ayuntamiento de Barcelona

La plataforma de derechos digitales Xnet ha presentado Digital Democràtic, una suite que contiene un conjunto de herramientas digitales para escuelas y ámbitos educativos, con un software libre y auditable, pensada para sustituir herramientas tan comunes como Google Meets, Gmail, Drive o Google Calendar. Esta herramienta, que ya ha sido testada en tres escuelas de la ciudad durante el pasado curso, se enmarca en el Plan de Digitalización Democrática de la Educación, impulsada por Xnet con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, el Consorci d'Educació y la Associació de Famílies d'Alumnes de Catalunya (Affac).

Esta herramienta es "el inicio de la reconquista digital de Europa", tal y como la ha descrito Simona Levi, coordinadora de Xnet, porque se basa en la colaboración entre "una sociedad civil organizada y con ideas y una institución con los medios y la voluntad".

La iniciativa surgió en 2018, fruto del enfado de un grupo de familias que estaban cansadas de no tener alternativas a Google y al tratamiento de los datos y la privacidad que hace el gigante tecnológico. Por eso, se pusieron en contacto con Xnet, que desarrolló Digital Democràtic y pudo ponerlo en práctica gracias al Ayuntamiento.

Para Levi (Xnet) la herramienta es "el inicio de la reconquista digital de Europa"

Cecilia Bayo es una de estas madres y cree que es imprescindible llevar a cabo iniciativas como éstas para combatir la datificación; es decir, la recogida de datos como materia prima. "No podemos permitir que nuestros niños vean peligrar su derecho a la privacidad y sean precursores del negocio que hace Google, recogiendo nuestros datos para crear productos que nos condicionan conductualmente", ha afirmado. Y es que una de las características de esta suite es que sus programas son auditables y abiertos para que haya "un control directo por parte de los usuarios del contenido y de los datos almacenados", asegura Levi, quien apunta que se han puesto los derechos digitales en el centro del diseño de las herramientas.

Esta iniciativa ha sido testada por las escuelas Montseny, Àngel Baixeres y Maria Espinal durante el último curso, con resultados que se han descrito como muy satisfactorios por parte de toda la comunidad educativa. De hecho, uno de los objetivos de IsardVDI y 3iPunt —las empresas desarrolladoras— era hacer una suite que requiriera una curva de aprendizaje lo más baja posible. Así, aunque han utilizado programas ya existentes como Moodle, Big Blue Botton, Only Office, Wordpress o Nextcloud, han simplificado su diseño y han intentado que las rutas de acceso sean lo más parecidas posibles a las de Google para facilitar la adaptación.

Pero la principal ventaja de esta solución, según las escuelas, es que es personalizable. "Está pensada para adaptarse a las necesidades de cada escuela y volverse tan compleja como el centro lo requiera", ha apuntado Levi.

Digitalizar con garantías

Este plan ya se estaba desarrollando antes de que empezara la pandemia pero, tal y como ha asegurado el concejal de Educación, Pau Gonzàlez, "la covid ha puesto el acelerador y nos ha abocado a tener que tomar decisiones para las que no estábamos preparados". "Digitalizamos a las escuelas para garantizar el derecho a la salud, pero esto no puede ir en detrimento de los derechos a la educación o de los derechos digitales", ha asegurado.

El consistorio ampliará la oferta de Digital Democràtic y la intención es que llegue incluso a otras ciudades

Por eso, el consistorio se ha hecho eco del lema Public money, public code, que aboga por que las instituciones desarrollen herramientas digitales que no estén supeditadas al negocio de las grandes empresas tecnológicas. "Los datos pertenecen a quien los genera y, por eso hay que garantizar la autonomía de la ciudadanía", ha apuntado Laia Bonet, teniente de alcaldía de transición digital.

Para perseguir este objetivo, el consistorio ampliará la oferta de Digital Democràtic a más centros educativos durante el curso 2022/23 y lo irá introduciendo progresivamente en todos los equipamientos públicos relacionados con tareas educativas, como bibliotecas o centros cívicos. Pero la intención es trascender las fronteras de Barcelona y llegar a otras ciudades de Catalunya e, incluso, a otras comunidades autónomas. Precisamente por eso, para dar a conocer la herramienta a todos aquellos centros, administraciones y entidades interesadas, durante esta semana se llevan a cabo una serie de talleres presenciales para explicar la suite, en los que hay más de 250 inscripciones de entre la comunidad educativa y entidades culturales o del tercer sector.

Este proyecto piloto ha supuesto una inversión de 140.000 euros y se prevé un desembolso de 200.000 euros para implementar Digital Suite en otros centros y equipamientos en los próximos dos años. "Debemos garantizar que los derechos digitales lleguen a todos, independientemente de que sean de Barcelona o no, o que asistan a una escuela pública, concertada o privada. Las administraciones debemos pasar a la ofensiva contra las big tech, que crean necesidades y ponen sus normas del juego", ha asegurado el concejal Pau González.

Más noticias de Economía