Público
Público

2D De la vaca que vota a los Jedi que defendían la república, el anecdotario de campaña del candidato del PP Juanma Moreno

Si el voto se decidiera por el número de anécdotas más o menos serias de los candidatos, la mayoría absoluta la sacaba el  PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. - EFE

Si el voto se decidiera por el número de anécdotas más o menos serias que dejan los candidatos en una campaña electoral, en esta la palma de oro, la mayoría absoluta, se la llevaría, sin duda, Juanma Moreno, el presidente del PP de Andalucía.

El candidato conservador empezó pronto, el mismo día en que la presidenta Susana Díaz convocó las elecciones, con su anecdotario. Moreno se plantó en la puerta de un burdel. ¿En la puerta de un burdel? Sí. No se preocupe el despistado lector o la despistada lectora, que lo hizo por una buena razón: para denunciar la corrupción en la hoy extinta Faffe, una fundación pública de la Junta de Andalucía, cuyo exdirector, Fernando Villén, se gastó miles de euros en diferentes casas de prostitución con una tarjeta adscrita a una cuenta de la administración pública.

Sin embargo, Moreno, en lugar de dar una solemne y seria rueda de prensa, para hacer en efecto en condiciones y con rigor su trabajo de oposición y de denuncia de tales escandalosos actos que hoy están en los tribunales, decidió, sin embargo, por algún motivo, que era mejor hacerse la foto a la puerta del burdel. Con ello, en lugar de cosechar un impacto razonable con una denuncia imprescindible, le dio argumentos a sus rivales, que lo pusieron a caldo por su sobreactuación.

Unos días después, el candidato del PP decidió que era una buena idea acudir al lugar en el que se hizo la famosa foto de la tortilla, en la que no había ninguna tortilla, pero que dio en llamarse así. Esa es una foto icónica del socialismo en España. En ella, inmortalizados por la cámara del fotógrafo Pablo Juliá, Felipe González, Alfonso Guerra y Manuel Chaves, entre otros y otras, disfrutan de un relajado día de campo en 1973.

Moreno lo explicó así a Publico: “Esa es una foto que busca una reflexión para muchos votantes socialistas. Hacía un paralelismo. 40 años antes, todos esos dirigentes que estaban en ese momento en el socialismo querían algo nuevo, querían un tiempo nuevo para su tierra. Apelaba a ese espíritu de toda esa generación que quería algo nuevo, algo diferente. Pues ahora lo mismo, incluidos votantes socialistas. Ha llegado el momento de que Andalucía inicie un nuevo momento. Era un momento de reflexión, incitando a quien quiera ya aquí y ahora el cambio. El cambio tiene que superar la barrera ideológica, debe de estar por encima de la barrera ideológica y por eso apelaba a ello”.

Sin embargo, solo logró incomprensión fuera de su círculo, y cachondeo en las filas socialistas.

Sabor de Amor

El presidente del PP, Pablo Casado, compartió con Moreno dos momentos desenfadados en estos quince días. Ambos iniciaron la campaña tratando de dar una imagen juvenil, de cercanía, jugando a los videojuegos durante un hackathon –un encuentro de programadores- en Málaga. Y, luego, intentaron mostrar su sintonía con una foto que difundieron por las redes mientras comían en un McDonalds. Ambas estampas tenían  algo de de artificial

Durante la campaña propiamente dicha, Moreno protagonizó también otros dos momentos simpáticos.

Uno de ellos fue un vídeo que difundió en su cuenta de Twitter en el que mostraba los muñecos de Star Wars y le recordaba a Teresa Rodríguez, la candidata de Adelante Andalucía, quien había hablado de que tenía los dragones de Juego de Tronos, que él era más de Star Wars y que, por tanto, la fuerza estaba con él.

La broma acabó en el segundo debate electoral en RTVE, en el que Rodríguez le recordó a Moreno, mientras los cuatro candidatos posaban para la foto, que los Jedis defendían la República. En el vídeo se pude ver cómo esta frase de Rodríguez a Moreno le saca una sonrisa incluso a la rival de ambos, la presidenta Susana Díaz.

Y el otro se produjo en un mitin en Málaga, cuando el candidato conservador tomó el micro, pero esta vez no lo hizo para criticar a la presidenta de la Junta, sino que se arrancó a cantar el clásico de Danza Invisible, Sabor de Amor.

Probablemente, uno de los momentos más cómicos y surrealistas de esta campaña, que le perseguirá a Moreno con los años, es el que se puede titular como La vaca que vota. El presidente del PP, en una visita en la comarca ganadera de Los Pedroches, le susurra al oído a una vaca frisona: “¿Tú vas a votar al PP o no? Di que sí, hombre”.

Pero no todo es anecdotario en la campaña de Moreno y del PP. En este enlace, la entrevista, esta sí, seria, que el candidato del PP le concedió a Público.

Más noticias en Política y Sociedad