Público
Público

Arrimadas se vuelca con Marín porque ve en las elecciones andaluzas una de las últimas opciones para que sobreviva Cs

La dirección nacional del partido naranja saca pecho de su labor de Gobierno en Andalucía cuando se cumplen tres años de las elecciones en aquella comunidad. Las encuestas no son alentadoras, pero la formación confía en ser "decisiva" para seguir gobernando con el PP de Juanma Moreno

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, junto a la presidenta nacional de Cs, Inés Arrimadas, en una imagen de archivo.
El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, junto a la presidenta nacional de Cs, Inés Arrimadas, en una imagen de archivo. / EFE

El 2 de diciembre es un día de fiesta en Ciudadanos (Cs). Y de reivindicación. Hace 3 años, gracias a sus resultados electorales en Andalucía, entrarían a gobernar junto el Partido Popular (PP) en dicha comunidad tras décadas de Gobiernos del PSOE. Y representaba, además, los primeros cargos gubernamentales de relevancia para el partido naranja, con Juan Marín como vicepresidente de Juanma Moreno, además de cuatro consejerías. Mucho ha cambiado desde entonces y el declive del partido que lidera Inés Arrimadas ha sido progresivo. Por ello, desde Cs se aferran a resistir en Andalucía y seguir siendo decisivos, lo que supondría un punto clave para sobrevivir políticamente. Y más, teniendo en cuenta el posible adelanto electoral

"Hoy es nuestro día, es un día importante para sacar pecho", destacan fuentes de Cs a Público. Por ello, el partido de Arrimadas ha puesto en marcha una campaña en redes sociales con la etiqueta #AndalucíaLiberal en la que intentan resumir sus principales logros. Según explica Arrimadas, este Gobierno junto al PP, trabaja "cohesionado" y con "lealtad". "El sello liberal, el sello naranja, se nota en este Gobierno del cambio", destaca la líder de Cs. 

"Consideramos que hay determinadas políticas sociales que si no llegamos a estar nosotros, con el PP solo no hubieran salido adelante", afirman desde la dirección de Cs. En este sentido, destacan la Ley de Infancia o la ampliación de plantillas en educación, entre otros asuntos relacionados con la economía, la reducción de deuda o el turismo. 

La filtración de un audio comprometido de Marín hace unas semanas puso en peligro la estabilidad del Gobierno. Pero Moreno y Marín cerraron filas, pese a que sufrieron su primera derrota al no poder aprobar los Presupuestos ni con Vox ni con el PSOE. "Es un Gobierno sólido y estable. Todo va en muy buena sintonía", destacan en Cs.

Las relaciones con el PP, más después de la incorporación a Génova de Fran Hervías, exsecretario de organización del partido naranja, han sido tensas. La llamada "OPA hostil" que denuncian desde las filas de Cs. Y aunque en el partido han visto su mano en esta maniobra, de momento la relación entre Marín y Moreno parece un oasis comparado con otros territorios. Además, Marín terminó de tomar el control del grupo parlamentario en el mes de julio, un hecho relevante de cara a la próxima campaña electoral.

 Cs niega que se vaya a presentar conjuntamente con el PP pese a todas las especulaciones surgidas en los últimos meses

En este sentido, se ha especulado mucho con la posibilidad de que ambos partidos se fusionasen y se presentasen juntos a los próximos comicios. En Cs lo han negado, tanto en público, este jueves mismo en boca de Arrimadas, como en privado. Moreno, por su parte, no ha sido tan tajante cuando le han preguntado en alguna entrevista. El partido naranja lleva meses intentando marcar un perfil liberal propio que lo aleje del PP aunque lleguen a pactos de Gobierno. 

Malos pronósticos electorales

En este contexto, la propia Arrimadas ha visitado en numerosas ocasiones la región. Y lo hará este mismo sábado en un acto en Sevilla, organizado por la agencia Europa Press, junto a Marín. Será un coloquio para desgranar lo que consideran sus principales logros y cómo su Gobierno "ha conseguido cambiar Andalucía", destacan desde el partido. 

La relevancia andaluza para el partido se ha reflejado también en la reciente celebración de su Campus Joven, en Sevilla. Esa fue la localidad elegida por los jóvenes militantes de la formación naranja, lo que indica la presencia que tienen en la región. 

En todo caso, las encuestas no son nada alentadoras para Cs. Actualmente cuenta con 21 diputados en el parlamento andaluz. Los datos más optimistas de los últimos sondeos publicados le dan 7 u 8 escaños. Pero otros les dan 2 o 3. Por eso, el esfuerzo del partido por destacar su labor quiere ser mayor hasta que se convoquen las elecciones. Y confían en ser "decisivos" pese al presumible descenso. "No nos dan número altos pero sí, como se está moviendo el tablero, pueden ser decisivos para la gobernabilidad. Podemos ser la clave decisiva para decantar el resultado", afirman en el partido. 

Este mes se celebrarán primarias para elegir al candidato en las elecciones. Marín es claro favorito pero tendrá al menos una rival

Antes de las elecciones, sean cuando sean, el partido tiene que celebrar primarias. Serán durante este último mes del año. La reelección de Marín como candidato se da por segura. Pero se tendrá que enfrentar al menos a otra candidata, Carmen Almagro. Representa a la corriente 'Renovadores Cs', muy crítica con la dirección nacional y por extensión al resto de territorios. "Hay un proceso en el que el partido se está desangrando. El afiliado se siente fuera de la toma de decisiones y aislado. La imagen que se vendió era que la voz del afiliado importaba", destaca Almagro a Público

Esta situación de "desánimo" se da en toda España, según Almagro, también en Andalucía. Considera que los afiliados están "desconectados" entre provincias. En todo caso, considera que la gestión de Cs en el Gobierno regional es buena. "Los andaluces están percibiendo que han cambiado las cosas. Pero la gestión de Marín está opacada por Moreno, él está como en un rincón oculto y no se vende lo que hace Cs", añade. Sobre la importancia de las próximas elecciones autonómicas, la candidata a las primarias es clara: "Puede ser la diferencia entre la vida y la muerte del partido". Su candidatura es consciente de las dificultades por la visibilidad del vicepresidente. Por ello, piden "tener las mismas oportunidades" en el proceso interno y que haya un debate entre los candidatos. 

Andalucía puede ser una de las pocas tablas de salvación política del partido. Este año se produjo la traumática salida del Gobierno en la Comunidad de Madrid, provocada por la moción de censura fallida que los naranjas intentaron en Murcia. Las relaciones entre Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado ya estaban además muy desgastadas. Tanto que incluso no consiguieron aprobar sus Presupuestos el pasado año.

Junto con Andalucía, resisten también en Castilla y León, de la mano de Francisco Igea en la vicepresidencia. En esta comunidad también sobrevuela un posible adelanto electoral aunque con menos fuerza. Resiste Cs también en Madrid capital, con la figura visible de Begoña Villacís como vicealcaldesa de José Luis Martínez-Almeida. Allí, las últimas encuestas reflejaban precisamente resistencia. Pero las municipales son en 2023. La primera piedra de toque para comprobar el estado real de Cs se jugará en el sur. 

Más noticias