Público
Público

Encuestas El CIS publica una encuesta preelectoral después de las elecciones en la que sigue obviando el ascenso de la ultraderecha

La encuesta, realizada entre el 28 de octubre y el 9 de noviembre, daba a Vox un 8% en intención de voto, pero los de Abascal doblaron el pronóstico y lograron un 15%. Tampoco acierta con el PP, al que le da casi siete puntos menos de los que obtuvo en el 10-N

Santiago Abascal y Pablo Casado, en una imagen de archivo. / EFE

El CIS ha publicado este jueves un barómetro que se realizó antes de las elecciones del 10 de noviembre, y en el que vuelve a errar con el pronóstico de las derechas. En esta ocasión el estudio no tiene una estimación de voto, ya que la propia encuesta recoge que no tiene sentido llevarla a cabo después de las elecciones. Sin embargo, sí que recoge un dato de intención directa de voto más simpatía, cuyos resultados se alejan del de las elecciones en el espectro conservador.

Este estudio le otorga a Vox un 8,1% en intención de voto, casi la mitad de lo que finalmente obtuvo en los comicios (15,1%). Tampoco se acerca a los resultados que obtuvo el PP el 10-N; los de Pablo Casado sacaron un 20% de los sufragios, pero la intención de voto de la encuesta rebajaba estas expectativas al 13,7%.

En el caso del resto de grandes partidos, el estudio sí que se aproxima más al resultado de las elecciones. El CIS de octubre le daba al PSOE una ventaja considerable sobre el resto de formaciones y situaba a los de Sánchez por encima del 30% en estimación de votos; sin embargo, lejos de crecer, los socialistas retrocedieron respecto a abril (29%) y perdieron un punto (28%) en noviembre. Este último estudio publicado le da al PSOE una intención de voto del 27,5%, solo medio punto menos del resultado electoral.

A Unidas Podemos le da un 11,7% en voto más simpatía, pero los de Pablo Iglesias estuvieron cerca del 13% en el 10-N. Con Ciudadanos se produce una paradoja; mientras que en el barómetro de octubre se vaticinaba la caída de los de Rivera, pero muy alejada en cifras del desplome real (el CIS le daba un 10,6% en estimación de voto y Cs se hundió hasta el 6,8%), en este estudio el pronóstico de intención de voto más simpatía acierta el resultado con absoluta precisión, un 6,8%.

En los detalles de la encuesta, donde se especifica el trabajo de campo, el CIS explica que, en esta ocasión, se ha partido el estudio en dos "oleadas"; una primera con entrevistas entre el 28 de octubre y el 3 de noviembre, y otra oleada en la que se hicieron entrevistas desde el 4 hasta el 9 de noviembre.

Esta metodología respondería, según se apunta en el propio estudio, a la necesidad de dar respuesta a los cambios y variaciones en el voto y las opiniones que se dan en el electorado la última semana antes de las elecciones, es decir, durante la campaña electoral.

El CIS de noviembre es la primera encuesta que se publica tras las elecciones del 10-N (aunque está elaborada anteriormente), apenas 20 días después de los comicios. En el anterior barómetro, el Centro de Estudios Sociológicos situó al PSOE por encima del 30%, con una estimación que oscilaba entre 133 y 150 escaños, un pronóstico que estuvo muy alejado del resultado electoral, ya que los socialistas obtuvieron un 28% de los votos y 120 escaños, tres menos que en el 28-A.

Tampoco estuvo cerca la encuesta de acertar con las derechas. Al PP le otorgó una horquilla de 74-81 escaños, mientras que los de Casado obtuvieron 89. Para un Ciudadanos que se hundió hasta los 10 escaños, el barómetro de octubre les otorgaba entre 27 y 35 parlamentarios; el ascenso de la ultraderecha, con Vox como tercera fuerza política del Congreso con 52 escaños, tampoco fue augurado por el CIS, que les dio a los de Abascal entre 17 y 21 escaños.