Público
Público

La ejecutiva de Podemos avala la coalición: un tercio del Gobierno y sin líneas rojas

El partido morado defiende un Gobierno compartido en el que Unidas Podemos tenga representación proporcional a los votos conseguidos este 10-N: un tercio del Ejecutivo. Quieren negociar de forma integral y sin vetos personales. Si el PSOE vuelve a imponer líneas rojas no las aceptarán y si el PP facilita la investidura de Sánchez ellos pasarían a la oposición. 

Publicidad
Media: 4.35
Votos: 17

El secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, acompañado por los demás miembros de la formación morada, comparece ante los medios en la noche del 10-N. /EFE

Unidas Podemos ya ha tendido su mano al PSOE para ponerse a trabajar sobre un Gobierno de coalición siguiendo una negociación integral. Lo mismo que reclamaron el pasado abril: acordar un pacto programático, competencias y ministerios. Pablo Iglesias, además, ya indicó este domingo cómo quieren que sea la negociación y la ejecutiva del partido morado — que se reunió este lunes por la mañana — lo avaló: representación proporcional a los votos y sin líneas rojas. Desde el partido insisten en que ahora no se van a aceptar vetos personales, como ya avisó Iglesias desde antes de la convocatoria de elecciones. Si no hay acuerdo de coalición y Sánchez consigue la investidura con el apoyo del PP, Podemos vuelve a la oposición

Siguiendo las palabras de Iglesias y como confirman varias las fuentes consultadas por Público, la proporción que pedirían tener en el Gobierno estaría en torno al 31,4%: lo que les corresponde por los 3.097.185 de votos que tiene Unidas Podemos frente a los 6.752.983 del PSOE. Un porcentaje muy parecido al de junio y que ya explicaron entonces. Sin embargo, no reclaman números concretos de ministerios ya que esto podría depender de la importancia de las carteras y de las competencias. Uno de los mensajes que siempre mandaron desde el partido morado es que no quieren sillones — y por esto no apoyaron la investidura de Sánchez — sino competencias suficientes para llevar a cabo medidas que creen esenciales. Aún así, y siguiendo la regla de la proporción, en un Gabinete de 17 ministerios como es el actual les corresponderían cinco o seis carteras. 

Aunque desde Unidas Podemos insisten en que esto no es decisivo porque la estructura del Gobierno podría ser modificada con vicepresidencias y cambios de ministerios. De hecho, las fuentes consultadas apuntan a que sus propuestas seguirían la misma línea que mantuvieron en las negociaciones fallidas, donde aceptaron menos carteras de las que les correspondían por proporción de votos. 

El punto de partida para Podemos es una negociación integral sin líneas rojas ni
vetos personales

En el documento que mandaron en agosto al PSOE para retomar las conversaciones propusieron dirigir una vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad y tres ministerios en cuatro propuestas diferentes. Los ministerios variaban en cada opción, pero la preferida de Unidas Podemos era la de liderar el ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el ministerio de Sanidad y Consumo y el ministerio de Vivienda y Economía Social. Eso sí: con las competencias también detalladas. Todo apunta a que las propuestas del partido morado — si se reiniciaran las negociaciones — irían por este camino. 

Negociación sin líneas rojas ni vetos personales

Unidas Podemos quiere empezar una negociación dejando a un lado los reproches y en la que no existan líneas rojas ni vetos personales. Ni por parte de Unidas Podemos ni por parte del PSOE. Iglesias asegura que ahora no volvería a aceptar un veto como el que le puso Sánchez durante una entrevista en prime time.  "Si lo fuera hacer no me presentaría como candidato de Unidas Podemos. Lo hicimos una vez en una situación excepcional, pero no lo vamos a hacer más veces", explicó el número uno del partido morado durante una entrevista en Público.

Podemos no aceptará líneas rojas y si el PP permite la investidura de Sánchez ellos pasarán a la oposición

Siguiendo esto, el grupo confederal también tendría que aceptar que Nadia Calviño sea vicepresidenta de Economía si el candidato socialista mantiene la propuesta que hizo en el debate electoral. Calviño forma parte del ala más conservadora de los socialistas y es una de las ministras que menos gustan al partido morado por su trayectoria y cercanía al Ibex 35. De hecho, cuando los dirigentes de Unidas Podemos se refieren a ella siempre recuerdan que defendió la mochila austriaca y que Ana Botín celebró su nombramiento tras la moción de censura. Pero, pese a que no sea de agrado, todas las fuentes consultadas también coinciden en que no pondrían un veto. 

Lo de las líneas rojas también llegaría al acuerdo programático. Iglesias durante todo este tiempo explicó que su posición sobre Catalunya no será un obstáculo y que ellos discutirían sus diferencias dentro del Consejo de Ministros, pero que públicamente asumirían la línea común. Lo mismo ocurre con las medidas programáticas a negociar. Hay algunas esenciales como regular el precio del alquiler o derogar la reforma laboral, pero todo tendrán que medirlo y negociarlo según el conjunto de lo que se pacte y sin marcar — insisten desde el partido — líneas rojas. 

El último aspecto sobre el que hablaron en la ejecutiva de hoy tiene que ver con el papel de Podemos si no hay coalición. Si Sánchez logra la investidura con el apoyo del PP, ellos pasarán a la oposición. Un entendimiento con los conservadores supondría la ruptura definitiva con Unidas Podemos: ni negociar presupuestos a lo largo de la legislatura ni facilitar otros acuerdos. El partido morado volvería a ocupar el espacio de la izquierda desde la oposición dejando atrás el papel de aliados que han mantenido desde la moción de censura.

Más noticias en Política y Sociedad