Público
Público

ELECCIONES VASCAS Euskadi se encamina hacia un "bipartidismo imperfecto" dominado por PNV y EH Bildu

Los partidos inician la carrera hacia las elecciones autonómicas del 5 de abril, en las que Urkullu buscará consolidar una mayoría absoluta con el PSE. Una de las dudas gira en torno a si las formaciones nacionalistas vascas, enfrentadas entre sí, lograrán acaparar dos tercios de la Cámara.

Urkullu
El lehendakari Iñigo Urkullu durante la comparecencia del pasado lunes en Vitoria. EFE/ David Aguilar

Las máquinas electorales vuelven a estar encendidas. En realidad, no está claro si alguna vez, al menos durante el último año, llegaron a estar apagadas del todo. Lo que sí se sabe es que a partir de ya estarán a pleno rendimiento en Euskadi, donde se avecinan cinco semanas de intensa precampaña que darán paso a otras dos de campaña oficial. En el aire hay algunas dudas que terminarán de definirse en la noche del 5 de abril.

"La primera pregunta es si el actual gobierno, formado por PNV y PSE, tendrá o no mayoría absoluta", afirma a Público Asier Blas, politólogo y profesor de la Universidad del País Vasco (UPV). A su juicio, si nacionalistas y socialistas consiguen superar la actual suma de 37 parlamentarios en la Cámara Vasca –la mayoría absoluta está en 38–, "cerrarán el juego al resto de partidos".

"No parece que vaya a haber un gran terremoto. El mapa político vasco es bastante estable", resume por su parte Mario Zubiaga, profesor de Ciencias Políticas en la UPV, quien pronostica que "el flujo de votos, a la vista de las últimas encuestas, no va a ser muy grande".

Ante ese escenario, Blas añade otro punto que se dilucidará el 5 de abril. "Podríamos iniciar una transición a un sistema bipartidista imperfecto", señala. Eso ocurriría, destaca, si PNV y EH Bildu, que actualmente tienen 46 de 75 escaños, consiguen "superar la barrera psicológica" de los 50 asientos.

En ese caso, "más de dos tercios de la representación de la Cámara recaería sobre dos partidos, lo cual reforzaría seguramente la lucha bipartidista entre ambos" y supondría además "un cambio muy sustancial en el sistema de partidos" del País Vasco, que guardaría ciertas coincidencias –salvando las distancias– con los años de PP y PSOE como fuerzas hegemónicas de la política estatal. "Aquí no estamos acostumbrados a eso. Constantemente hemos tenido un sistema de partidos con una alta fragmentación", subraya Blas.

La batalla del PNV

A la hora de dilucidar esas dudas, el PNV tiene un papel protagónico. No hay pronóstico que no le ubique como ganador de las elecciones, aunque los nacionalistas no sólo quieren quedar primeros: ante todo, buscan sumar los escaños suficientes con sus hasta ahora socios del PSE para gobernar con mayor comodidad. Según la encuesta dada a conocer esta semana por EITB, el PNV podría conquistar entre 31 y 32 escaños, mientras que el PSE pasaría de nueve a 11 o 12. Si eso ocurre, alcanzarán el objetivo de la mayoría absoluta.

"Si el PNV tiene una ligera alza y luego evidentemente tiene disponible al PSE o incluso a Elkarrekin Podemos, no habrá gran cosa para debatir", afirma Zubiaga. En cualquier caso, este profesor de Ciencias Políticas incide que "otra cosa serán los retos que afrontará ese gobierno". Entre esos puntos, Zubiaga cita uno de los asuntos inconclusos de la presente legislatura: la propuesta de nuevo estatuto político para la Comunidad Autónoma Vasca.

Este tema, que aparecerá inevitablemente durante las próximas semanas, compartirá cartel con la negociación que mantiene el Gobierno Vasco con el Ejecutivo central para cerrar el calendario de transferencias al País Vasco, lo que llevará –según palabras de la ministra de Política Territorial, Carolina Darias– al cumplimiento "íntegro" del Estatuto de Gernika.

El papel de EH Bildu

La coalición abertzale llevará como candidata a lehendakari a Maddalen Iriarte, ex presentadora de la Televisión Pública Vasca y portavoz en el Parlamento Vasco durante esta última legislatura. Según EITB, la candidatura liderada por Iriarte se ubicaría en segundo lugar y conquistaría entre 17 y 19 escaños –ahora tiene 18–. En caso de que consolide una tendencia al alza, los expertos creen que no dejará de ser una "derrota dulce".

En tal sentido, Blas destaca que las opciones de formar parte de una coalición de gobierno "está muy limitada al PNV o a Elkarrekin Podemos". En el primer caso, el partido de Urkullu ya ha mostrado su inclinación por seguir gobernando junto al PSE, mientras que la suma de EH Bildu y Elkarrekin Podemos resultaría insuficiente para gobernar.

La candidata de EH Bildu a lehendakari, Maddalen Iriarte. EFE/LUIS TEJIDO

La vía de un acuerdo de izquierdas que englobe a EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE –citado en los últimos días por Arnaldo Otegi en una entrevista en El Diario Vasco– está lejos, fundamentalmente porque los socialistas lo descartan de plano. "Ahora mismo en el Parlamento hay una mayoría de izquierdas con PSE, EH Bildu y Podemos, pero esa posibilidad no está encima de la mesa", apunta Blas.

Las incertidumbres de Elkarrekin

Elkarrekin Podemos aún tiene camino por recorrer de cara a la conformación de su candidatura. En ese espacio de izquierdas está todo en el aire: falta confirmar, por un lado, quién será la candidata que propondrá Podemos. En tal sentido, la ex diputada Rosa Martínez y la ex senadora Miren Gorrotxategi se enfrentarán en las primarias de la formación morada que se celebrarán a final de mes.

Por su parte, Ezker Anitza y Equo –socios de Podemos en Elkarrekin Podemos– también están pendientes sus respectivos procesos internos para ratificar la nueva apuesta por la coalición dirimir la conformación de las listas. Fuentes de estas formaciones coinciden en señalar que todo indica que se reeditará el acuerdo que dio vida a Elkarrekin Podemos.

La encuesta de EITB pronostica que Elkarrekin Podemos bajaría a ocho o nueve escaños

En las elecciones autonómicas de 2016, estas tres fuerzas políticas juntas irrumpieron en el Parlamento con 11 escaños. La encuesta de EITB Focus pronostica que en abril próximo bajarían a ocho o nueve. En cualquier caso, queda por saber si Podemos podrá convertir su papel en el actual Gobierno español en un factor de crecimiento en Euskadi, donde en diciembre pasado permitió la aprobación de los Presupuestos del Ejecutivo de Urkullu. Los dos parlamentarios de Ezker Anitza-IU que forman parte de Elkarrekin Podemos se distanciaron de esa decisión y se opusieron a las Cuentas del Gobierno Vasco. 

Las esperanzas del PSE

Idoia Mendia, secretaria general del PSE, ha sido la candidata más madrugadora. El 6 de octubre pasado su partido la proclamó oficialmente como candidata a lehendakari, un papel que ya protagonizó, con poco éxito, en 2016. En esas elecciones, la formación socialista se quedó en cuarto lugar con nueve escaños, lo que consiguió relativizar gracias al pacto de gobierno alcanzado con el PNV.

"Cuando el PSOE gobierna en Madrid, el PSE siempre recupera voto en Euskadi"

Ahora las cosas podrían ser diferentes. O al menos, algo mejores. "Quizás se recupere algo el voto del PSE. Cuando gobierna en Madrid siempre recupera voto en el País Vasco", afirma Blas. La encuesta de EITB confirma precisamente esa tendencia al alza, una tendencia que Mendia buscará consolidar durante la campaña. Tendrá que hacerlo, eso sí, con una sabia combinación de factores que se resumirán en una especie de "juntos, pero no revueltos": por un lado, el PSE defenderá su papel en la gobernabilidad de Euskadi junto al PNV. Por otro, buscará distanciarse del partido nacionalista para marcar su perfil propio, alejado de cualquier postura soberanista.

Los miedos del PP

El responsable del PP vasco, Alfonso Alonso, es consciente de que no fue fácil llegar hasta aquí. También sabe que no será sencillo seguir al frente de la formación conservadora si el próximo 5 de abril vuelve a estrellarse en las urnas.

El candidato a lehendakari del PP, Alfonso Alonso. EFE/David Aguilar

Los populares vienen de unas semanas confusas y convulsas, marcadas por las dudas sembradas desde Madrid en torno a si Alonso sería o no el candidato respaldado por Pablo Casado en el País Vasco. De fondo estaban las ya conocidas diferencias entre ambos dirigentes.

Un mal resultado del PP podría acelerar el fin de Alfonso Alonso

Finalmente, Casado –obligado por el anuncio de adelanto electoral que formuló Urkullu– accedió a mantener al ex ministro de Sanidad de Rajoy como postulante a lehendakari del PP. Sin embargo, un mal resultado en las urnas (el sondeo de EITB apunta que bajarían de los nueve escaños actuales a seis o incluso cinco) podría acelerar el fin de Alonso como jefe del PP vasco.

¿Entrará Vox?

En la casa de los populares aún hay una duda importante: falta confirmar si finalmente habrá coalición con Ciudadanos, un partido que en Euskadi permanece en la más absoluta insignificancia electoral. Fuentes del PP vasco confirmaron a Público que existen conversaciones con el partido naranja a nivel de Euskadi, aunque aún no hay resultados concretos. 

"La otra duda es si la bajada del PP dará lugar a la aparición de Vox en el Parlamento Vasco", sostiene Zubiaga. En esa línea, el politólogo Asier Blas cree que la ultraderecha podría conseguir un escaño por Araba y contribuiría al descalabro del PP en Bizkaia. Otra duda que no se resolverá hasta el 5 de abril, el nuevo día D en Euskadi.