Público
Público

Juan Carlos I Corinna habla del dinero del rey emérito: "Habrá cientos de cuentas en otras jurisdicciones"

En 2012, Juan Carlos I le transfirió a Corinna 65 millones de euros, una parte del dinero que supuestamente Arabia Saudí pagó en comisiones al rey, que supuso para ella "un reconocimiento por cuánto signifiqué para él".

El Juan Carlos I saluda a su amiga Corinna Sayn-Wittgenstein durante un acto en 2006 | EFE/ Archivo
El Juan Carlos I saluda a su amiga Corinna Sayn-Wittgenstein durante un acto en 2006 | EFE/ Archivo

Público

Corinna Larsen ha hablado en una extensa entrevista para la BBC, la cadena público de Reino Unido, sobre su relación con el rey emérito Juan Carlos I y en la que acusa a la Casa Real de ser "una empresa familiar" que se lucra desde hace "40 años". 

La examante del rey emérito asegura que el monarca español debe tener "cientos de cuentas en otras jurisdicciones", aparte de las ya conocidas en Suiza.

La entrevista empieza con el safari a Botswana, en 2012, el viaje que provocó un gran daño público en la figura del monarca.

Corinna explica que ella no quería ir porque "sentía que el rey Juan Carlos intentaba que volviera con él y yo no quería dar una impresión errónea. Casi tuve premoniciones sobre este viaje". Esas premoniciones se hicieron realidad cuando el rey emérito se rompió la cadera y el viaje de cacería se reveló. 

En este viaje salió a la luz la infidelidad, un viaje caro y su visita a un país sin representación diplomática española, por lo que el rey quedaba fuera del radar del gobierno español en medio de una crisis económica. 

El rey acababa de salir de otra relación de casi 20 años

"Nos encontrábamos en Madrid en una casita de campo dentro de la finca y viajábamos juntos", así relata Corinna los primeros años de relación. 

En 2004 se conocieron en una fiesta de tiro y empezaron a conocerse. Zu Sayn-Wittgenstein preguntó en una ocasión a Juan Carlos cómo se tomaría la reina Sofía esa relación, a lo que el rey emérito respondió que "tenían un acuerdo para representar a la Corona, pero que tenían vidas totalmente diferentes e independientes. Y el rey acababa de salir de una relación de casi 20 años con otra mujer que también ocupó un lugar muy importante en su corazón y su vida".

En 2009 el monarca visitó al padre de Corinna para decirle que "pretendía casarse" con su hija, pero el romance terminó ese mismo año. "Mi padre sufría un cáncer de páncreas y le habían pronosticado solo unos meses de vida", explica zu Sayn-Wittgenstein. "Para mi gran sorpresa, justo después del funeral, el rey me dijo que mantenía una relación con otra mujer desde hacía tres años".

Vigilancia y amenazas de muerte

De vuelta al viaje de Botswana y al inició de los escándalos en la Casa Real, Corinna asegura que ese viaje iba a filtrarse con accidente o sin él: "Escándalos que salpicaban al yerno y la hija del rey empezaron a surgir a finales de 2011 y creo que eso puso en marcha varias facciones dentro del establishment y de la familia real".

Tras ese viaje Zu Sayn-Wittgenstein asegura que empezó a estar vigilada por el Centro Nacional de Inteligencial (CNI) y recibió una amenaza anónima de muerte en la que le decían que hay muchos túneles entre Mónaco y Niza.

Posteriormente, en 2012, recibió una visita del entonces jefe de la inteligencia española, Félix Sanz Roldán, enviado por el rey, que le advertía que si hablaba con la prensa no podrían garantizar su seguridad ni la de su hijo

Tras su abdicación el rey emérito continúo con viajes de negocios y asuntos oficiales sobre todo con Oriente Medio. Esas relaciones son las que han empezado a salpicar a la Corona un tiempo más tarde. 

Las indagaciones judiciales comenzaron con unos audios publicados en 2018, en los que se escuchaba: "¿Cómo consigue dinero? Se sube a un avión, va a países árabes y vuelve con el efectivo en maletas, a veces con cinco millones".

Corinna no ha confirmado que fuese ella la mujer que se escuchaba en los audios pero fueron el inicio de las investigaciones en Suiza y España. 

Los regalos del rey 

En 2012, el todavía rey Juan Carlos le transfirió a Corinna unos 65 millones de euros, lo que quedaba de unos millones que recibió el rey en 2008 por parte de Arabia Saudí. 

El dinero, parte del que supuestamente Arabia Saudí pagó en comisiones al rey, fue para ella "un regalo enormemente generoso". También cuenta que hablaron del testamento de Juan Carlos y que a él "le preocupaba que su familia no respetara su voluntad". Explica que recibió el dinero después de que su apartamento en Mónaco fuera registrado y de ser visitada por el director del CNI.

En una declaración al fiscal suizo, Zu Sayn-Wittgenstein dijo que cree que el rey le dio el dinero por amor. "Creo que fue un reconocimiento por cuánto signifiqué para él.

"En 2014, hizo intentos desesperados para que volviera con él", dice. "En cierto momento se dio cuenta de que no iba a volver y se puso completamente furioso. Pidió que le devolviera todo. Creo que fue solamente un berrinche", explica.

Con la llegada de la pandemia del coronavirus empezaron a salir a la luz algunos negocios del rey, entre ellos este pago a Corinna. Parte de la población ha pedido que devuelva el dinero y se destine a mejorar la situación sanitaria, a lo que Zu Sayn-Wittgenstein responde: "Lo que me parece extraordinario es que estén convirtiendo 40 años de modus operandi de una empresa familiar en un foco sobre una persona. Y esa persona soy yo… Porque habrá cientos de cuentas en otras jurisdicciones".

La BBC pregunta a Fernando Rueda, el experto en el CNI español sobre esto, y asegura que "el problema de Corinna es que se enfrenta a procesos legales y tiene que explicar y justificar por qué tiene 65 millones de euros. Podría ser imputada y terminar en prisión. Pero Juan Carlos, según la ley española, no puede ser imputado".

Corinna termina la entrevista con: "No me arrepiento para nada de mi relación romántica con Juan Carlos", y añade: "Tengo sentimientos muy sinceros por él. Y me entristece extremadamente el rumbo que han tomado las cosas".

Más noticias