Público
Público

Ruta migratoria Argelia La ruta argelina de las pateras se reactiva a la sombra del desborde en Canarias

Las cifras de migrantes llegados a la costa de Alicante, Murcia y Baleares aumenta notablemente en lo que va de año, con cientos de personas que son rescatadas o tocan tierra por su medios en los últimos días. 

Pateras baleares
La Guardia Civil y la Policía Local de Sant Lluís buscan en Menorca a los supuestos tripulantes de una patera llegada el martes a Menorca.  David Arquimbau Sintes / EFE

La llegada a Baleares y la costa levantina de pateras con migrantes que parten desde la costa occidental de Argelia lleva desde principios de año inmersa en un notable repunte que, actualmente, queda ensombrecido por el crecimiento exponencial de la ruta migratoria hacia la Islas Canarias.

Aunque los datos son súbitamente inferiores que los que registra el archipiélago canario, la afluencia de pateras en la ruta Argelina, una de las menos concurrida de las que tiene España como objetivo, ha llegado a suponer hasta el doble de llegadas irregulares en algunas de las regiones españolas de destino.

El Ministerio del Interior no facilita datos desglosados de migrantes por nacionalidad y, en sus balances quincenales sobre inmigración irregular, tampoco detalla las llegadas por mar a las diferentes comunidades autónomas, salvo a Canarias, a Ceuta y a Melilla. No obstante, fuentes conocedoras de la lucha contra la inmigración irregular confirma a Público la tendencia, con cifras "muy por encima de las habituales". Todos los datos son parciales, aunque los ofrecidos por la Organización Internacional de las Migraciones y la Cruz Roja, que atiende las llegadas a costa de pateras en todo el país, también confirman el repunte.

En concreto, hasta finales de octubre de este año, han llegado 14.252 migrantes a península y Baleares a bordo de 851 embarcaciones. Exceptuando Canarias, con 11.400 migrantes y cifras no vistas desde los años duros de la llamada crisis de los cayucos en 2006, las llegadas a costas peninsulares y valeres han descendido un 27,8%, frente a las 19.733 personas que entraron irregularmente el año pasado en estas fechas.

Sin embargo, la tendencia cambia totalmente cuando se mira a provincias como Murcia, Granada, Almería, Alicante y las islas de Ibiza y Mallorca, puntos habituales de llegadas de pateras procedentes de Argelia. Según datos facilitados por la Cruz Roja, el número total de migrantes atendidos hasta octubre en estas provincias por sus dispositivos de emergencia ascienden a 11.381 personas atendidas en 806 actuaciones. A dos meses para cerrar el año, solo falta 1.376 personas para alcanzar la cifra de todo el año pasado, cuanto atendieron a 12.757 personas en 520 operaciones.

Aunque el dato clave que indica el auge de la ruta argelina es el origen de los atendidos. Mientras que en 2019 más de la mitad eras subsaharianos, en lo que va de 2020, alrededor del 80% son magrebíes, aunque no precisan la nacionalidad.

Según esta misma fuente, las personas atendidas en zonas donde todos los migrantes que llegan habitualmente en patera son argelinas también han aumentado respecto al año pasado. Si en todo 2019 llegaron a Alicante 663 personas a las que asistió la ONG, en lo que va de 2020 han sido 828. El aumento se nota sobre todo en Mallorca, que ha pasado de 128 atendidos a 774, seis veces más; y en Ibiza, donde han aumentado de 179 a 249, casi el doble. En Motril (Granada) donde solían llegar pateras con personas marroquíes, subsaharianas y, en menor medida argelinas, las llegadas han caído levemente, pero los números siguen siendo importantes. Según diferentes expertos, este descenso se debe al mayor control de Marruecos en sus costas, pero los números siguen mostrando indicios de repunte de llegadas desde Argelia.

Así, en Motril, la Cruz Roja asistió en 2019 a 3.819, mientras que hasta octubre de 2020 han sido 1.444 y en Almería se ha pasado de 6.519 a 4.426, a dos meses del cierre de año. En Murcia, lugar habitual de llegada de pateras argelinas, la ONG atendió en 2019 a 1.439 personas y, en diez meses de 2020, ya había atendido a 1.404.

Cien llegados en un día

A esto números hay que sumar otras 428 personas que fueron rescatadas o llegaron a tierra por sus propios medios a la costa levantina y Baleares durante los pasados domingo y lunes, todos magrebíes, según la agencia EFE, y por las zonas de desembarco, más que probablemente argelinos. Destacan las llegadas a Murcia, más de cien cada día, aunque a Baleares también ha superado el centenar las pateras que llegaron a Baleares. 

A falta de datos oficiales de Interior, fuentes de la oficina en España de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) coinciden en que algunas de las llegadas de Almería y, sobre todo, las de Murcia, Baleares y Alicante, son provenientes de Argelia, y añaden que hay indicios claros de repunte en esta ruta migratoria, en la que cuentan ya alrededor de 50 muertos.

Más de 130 desaparecidos y 18 naufragios

Según Mariángeles Colsa Herrera, presidenta del Centro Internacional para la Identificación de Migrantes Desaparecidos (CIPIN), en 2020 "ha habido una explosión de salida de pateras" desde las costas argelinas hacia España, además del constante flujo hacia Italia. La organización de Colsa lleva desde 2017 tratando de identificar y entregar a sus familias los cuerpos de migrantes que no consiguen sobrevivir a la travesía y son encontrados en las playas o en las redes de pescadores tras días o meses a la deriva.

Según los casos que su organización ha podido confirmar hasta el momento, en estos diez meses de año han naufragado 18 pateras salidas desde la costa occidental de Argelia con 151 personas a bordo. Solo tienen constancia de 14 supervivientes y la recuperación de dos de los cadáveres, los 136 restantes están desaparecidos en el Mediterráneo.

La presidenta de CIPIN detalla que el perfil del migrante argelino es demasiado joven, varón entre los 18 y los 25 años, empujados por la depresión económica del país, la falta de oportunidades para los jóvenes y la inestabilidad política imperante tas la salida del poder el año pasado del presidente Abdelaziz Buteflika.

La pandemia y el cierre de fronteras ha convertido en una misión casi imposible la deportación de migrantes que acceden irregularmente a España, algo que está afectado en Canarias, que vive una crisis de acogida, pero también a Baleares, donde según diversas fuentes, también se está recurriendo a hoteles para alojar a migrantes rescatados ante la falta de recursos públicos de acogida.

La reapertura de los CIE ha servido además para que se produzca el internamiento decenas de migrantes argelinos llegados durante el último mes, un claro indicio de que la reciente visita al país magrebí del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha abierto la puerta a una cercana expulsión de los ciudadanos argelinos, con cuyo país, España tiene acuerdos bilaterales bien engrasados de expulsión y devolución.

Más noticias de Política y Sociedad