Público
Público

Los accionistas privados de Bankia y Aena se han embolsado ya 2.000 millones solo por dividendos

La mayoría de ese dinero ha ido a parar a grandes fondos de inversión internacionales que participaron en las privatizaciones parciales de ambas compañías.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Panel informativo de la Bolsa de Madrid que muestra la evolución del principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35. EFE/ Chema Moya

Estas fechas suelen llegar cargadas de buenas noticias para los accionistas de algunas sociedades cotizadas, que reparten sus dividendos en abril. Es el caso de dos controladas por el Estado, pero con una parte importante de su capital en Bolsa: Bankia y Aena.

La cuarta entidad financiera del país (sólo por detrás de Santander, BBVA y Caixabank) distribuyó el pasado día 11 un total de 353 millones de euros con cargo a los resultados del ejercicio de 2018. La gestora aeroportuaria española hizo lo propio este lunes, aunque la suma fue sustancialmente mayor: 1.039 millones.

El principal beneficiario de tan cuantiosos dividendos ha sido el Estado, principal accionista de ambas sociedades, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y de la empresa pública Enaire (dependiente del Ministerio de Fomento), respectivamente.

El FROB se ha embolsado este mes 219 millones de euros procedentes de Bankia, de cuyo capital posee un 61%. Gracias a su participación en Aena (51%), Enaire ha recibido 530 millones.

El resto hasta los 1.397 millones de euros repartidos en total (es decir, 649 millones en números redondos) han ido al bolsillo de inversores privados, muchos de ellos grandes fondos internacionales, que aprovecharon las privatizaciones parciales de Bankia (2014 y 2017) de Aena (2015) para hacer negocio.

Entre los accionistas de la entidad financiera figuran el fondo soberano noruego Norges Bank y el estadounidense Inesco. La gestora aeroportuaria tiene como socios al fondo británico TCI, al banco HSBC y al Deutsche Bank.

Tanto el dividendo de Bankia (11,576 céntimos por título) como el de Aena (6,93 euros) son superiores a los del ejercicio anterior (un 5% en el primer caso y un 6,6% en el segundo), como consecuencia del aumento de los beneficios cosechados por las dos sociedades.

Bankia ganó 703 millones de euros en 2018, un 39,3% más que en 2017, año en que se contabilizaron los costes extraordinarios derivados de la absorción de Banco Mare Nostrum (BMN). Aena obtuvo 1.328 millones (+7,8%).

Desde su intervención por el Gobierno en 2012 y el nombramiento de José Ignacio Goirigolzarri como presidente, Bankia ha repartido cinco dividendos por un importe global de casi 1.510 millones de euros. Al Estado han ido a parar algo más de 920 millones, lo que supone un 4,1% de las ayudas recibidas para su rescate (22.400).

Aena, que salió a Bolsa en febrero de 2015, ha distribuido cuatro dividendos, que sumaron cerca de 3.000 millones de euros, de los que las arcas públicas han recibido 1.527,7 millones.

Los inversores privados, por tanto, han ganado con ellas hasta ahora la nada despreciable cifra de 2.060 millones de euros, a los que hay que añadir la revalorización experimentada por las acciones, que en el caso de Aena se han triplicado.