Público
Público

CVC, Blackstone y Norges, tres fondos voraces que mandan en el Ibex

Los grandes fondos se extienden por multitud de sectores, como el inmobiliario, el sanitario, el energético y la banca. El valor de la participación de tres de los inversores más destacados en las empresas y bancos que cotizan en la bolsa supera los 25.000 millones.

Imagen del panel informativo en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo
Imagen del panel informativo en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo

VICENTE CLAVERO

Los grandes fondos de inversión internacionales copan las empresas y bancos que cotizan en la bolsa española, la mayor parte de ellas integradas en el Ibex 35 (el índice que agrupa a las mayores sociedades).

Destacan especialmente, entre otros,  estos tres inversores institucionales: el fondo estadounidense Blackstone, el británico CVC, y el noruego Norges Bank Investment Management; los tres con intereses en sectores como el inmobiliario, el sanitario, el energético y el financiero. El valor de su participación en las empresas y bancos que cotizan en la bolsa española supera los 25.000 millones de euros.

CVC, el fondo de capital riesgo británico que lidera el segundo rescate de Deoleo, uno de los gigantes mundiales del aceite de oliva, mantiene otros importantes intereses en España, a pesar de haberse retirado de varias compañías en los últimos años. Su joya de la corona es Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa), donde posee un paquete 20%, que le compró a Repsol en 2018 por 3.800 millones de euros.

La entrada de CVC en el sector energético se había producido un año antes, cuando se convirtió en primer accionista de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH), líder europeo en el transporte y almacenamiento de productos petrolíferos. Para lograrlo se hizo con las participaciones que tenían en ella Ardían (10%), Kutxabank (5%), Abanca (5%) y Aimco (5%) por un importe estimado de mil millones.

Pero lo tentáculos de CVC en España van más allá de los sectores alimentario y energético: desde 2005 controla el grupo textil Cortefiel, que adquirió por 1.400 millones de euros a sus fundadores, la familia Hinojosa, junto con el fondo francés PAI, perteneciente a BNP Paribas, y con el también británico Permira. Este último se retiró en 2017, tras vender su participación a los otros dos.

Precisamente ese año, CVC metió la cabeza en el negocio geriátrico, con la compra del 80% de Vitalia a Portobello Capital por unos 300 millones. Vitalia contaba en ese momento con 5.500 camas operativas y casi mil estancias diarias en funcionamiento, repartidas por las comunidades autónomas de Andalucía, Catalunyaa y Aragón.

Antes de esa operación, CVC se deshizo de su participación mayoritaria (61%) en Quirón Salud, el principal grupo español de prestación de servicios sanitarios, con medio centenar de hospitales bajo gestión, entre ellos algunos del sistema público, como la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid. La salida de Quirón Salud, donde estuvo sólo dos años, proporcionó a CVC unas plusvalías de 2.600 millones de euros.

Otras desinversiones realizadas por el fondo en España han sido: el grupo de infraestructuras Abertis, líder mundial en gestión de autopistas, de la que vendió un 6,33% en 2015; el de restauración Zena Group, propietario de cadenas como Burger King, Foster’s Hollywood, Domino’s Pizza o La Vaca Argentina, en cuyo capital permaneció hasta 2014, y la empresa catalana Colomer, especializada en salones de belleza, que traspasó a la estadounidense Revlon en 2013.

El mayor 'casero' de España

La actividad de CVC es sólo la punta del iceberg de los movimientos realizados en España por los grandes fondos internacionales durante los últimos años. El que más repercusión mediática ha tenido es, sin duda, Blackstone, fundado en 1985 por Stephen A. Schwarzman y que es uno de los mayores fondos buitre del mundo, con una cartera superior a los 500.000 millones de dólares.

Su notoriedad se la proporcionó la polémica compra a la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid en 2013 de 1.860 viviendas sociales situadas en el centro de la capital, Carabanchel, Villaverde y Villa de Vallecas, siendo alcaldesa Ana Botella. La operación infligió un grave perjuicio a los inquilinos, cuyos alquileres experimentaron una fuerte subida, y el asunto lleva tiempo en los tribunales.

Pese a la polémica, aquélla no fue la última inversión inmobiliaria de Blackstone en España. Desde entonces ha ido acumulando a bajo precio activos tóxicos procedentes de la banca, siendo el paquete más importe el 51% de la cartera del Banco Popular heredada por el Banco Santander. Hoy es el mayor casero del país, con unas 35.000 viviendas en propiedad, además de aparcamientos, oficinas y locales comerciales.

Tras la compra del 90,6% de la socimi Hispania, en julio de 2018, a través de una oferta pública de adquisición de acciones (OPA), Blackstone se convirtió también en el principal propietario de hoteles del país, con 18.000 habitaciones, muy por encima de cadenas como Meliá (casi 11.000), H10 (más de 10.000) y Hoteles Globales (9.000). Tiene, además, importantes participaciones accionariales en otros sectores, como el 5% del Banco Santander y casi el 6% del BBVA (unas participaciones valoradas en cerca de 6.000 millones de euros).

Su última adquisición sonada fue la compra en 2019 de Cirsa, que gestiona 147 casinos, 178 salones de juego, 70 bingos, 75.000 máquinas recreativas y 2.000 puntos de apuestas deportivas. Se dejó en la operación entre 2.000 y 2.500 millones de euros.

Si Blackstone es el fondo más conocido, Norges Bank destaca por su actividad en los últimos tiempos y por la generalizada presencia que tiene en las grandes empresas cotizadas. Se trata de una entidad, controlada por el Banco de Noruega, que gestiona el fondo soberano de pensiones del país, que es, además, el mayor del mundo.

Su inversión en el Ibex estaba valorada a finales de 2019 en más de 11.000 millones de euros. De las 35 sociedades incluidas en ese índice, sólo ArcelorMittal queda fuera de su ámbito de influencia.

Norges Bank posee participaciones significativas en compañías del Ibex como el Banco Santander, BBVA, Telefónica, Iberdrola, Repsol, Enagas, o Caixabank, y también de fuera del índice selectivo, como la constructora Sacyr o la entidad financiera Unicaja.