Público
Público

Pensiones Los ahorradores huyen de los planes de pensiones

Han perdido más de 300.000 partícipes en los últimos tres años y más de un millón desde el récord de 2008.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7

Manifestantes, con un cartel que demanda "Pensión justa, ahora", sentados junto a una clínica en Madrid. REUTERS / Susana Vera

La pérdida de interés de los planes de pensiones quedó confirmada en 2018. Por tercer año consecutivo, disminuyó el número de personas acogidas a este instrumento privado de ahorro para la jubilación. Su declive está relacionado con la limitación de los incentivos fiscales y con una menguante rentabilidad financiera.

A 31 de diciembre, los planes de pensiones del sistema individual (los que promueven las entidades de crédito para sus clientes) contaban con 7.571.567 partícipes, según datos de la patronal que agrupa a las sociedades de inversión colectiva (Inverco). Eso supone un descenso del 0,8% respecto a los 7.633.830 contabilizados en 2017.

El número de partícipes subió por última vez en 2015, cuando llegó a ser de 7.876.399. Desde entonces, ha bajado en 304.832 (un 3,9%). El retroceso es mucho mayor si se toma como referencia el récord de 8.647.159 logrado en 2008. Ahora, hay 1.075.592 menos (un 12,4%), siempre según los datos de Inverco.

Precisamente en 2015 entró en vigor la actual fiscalidad de los planes de pensiones, cuyas aportaciones pueden deducirse en la declaración del IRPF hasta un máximo de 8.000 euros anuales. Con anterioridad, los topes eran de 10.000 y 12.500 euros, dependiendo de las circunstancias del contribuyente.

La rentabilidad financiera también ha ido a la baja, debido la mala evolución de los mercados de renta variable y de los exiguos tipos de interés de la renta fija, activos que absorben la mayor parte de las inversiones. En 2018, la rentabilidad media de los planes de pensiones del sistema individual fue negativa en un 4,81%.

Ni siquiera ha supuesto un revulsivo para este tipo de instrumentos de ahorro la abundancia de noticias sobre el desequilibrio de las cuentas de la Seguridad Social y su hipotética amenaza para la viabilidad futura de las pensiones públicas.

Tampoco han sido demasiada utilidad las costosas campañas de captación lanzadas por las entidades financieras, coincidiendo con el cuarto trimestre de cada año. En 2018, por ejemplo, el número de partícipes de los planes de pensiones del sistema individual sólo aumentó en 16.349 entre septiembre y diciembre (un 0,2%).

Además del sistema individual, existen otros dos, aunque con mucho menos volumen: el de empleo (correspondiente a empresas que promueven planes de pensiones para sus trabajadores) y el asociado (organizaciones, como los sindicatos, que los promueven para sus afiliados). En ambos casos, la trayectoria también es descendente.

el redactor recomienda...