Público
Público

Pulso entre Roma y Bruselas Bruselas ve "muy probable" que Italia tenga que "corregir" su presupuesto de 2019

La Comisión Europea enviará una carta a las autoridades italianas advirtiendo de que sus cuentas incumplen las normas de la UE y que podría tumbarlas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El viceprimer ministro italiano, titular de Interior, y líder del Movimiento 5 Estrellas, Matteo Salvini, con un arma automática en una muestra de material policial, en Roma. REUTERS/Remo Casilli

El comisario de Presupuesto y Recursos Humanos, Günter Oettinger, ha afirmado que es "muy probable" que la Comisión Europea pida al Gobierno italiano que "corrija" el borrador presupuestario que envió este lunes con un déficit público que triplica el acordado con Bruselas.

"Mi opinión personal es que sobre la base de las cifras es muy probable que tengamos que pedir a Italia que corrija su borrador presupuestario", ha escrito el comisario alemán en la red social Twitter.

Oettinger ha querido aclarar que se trata de una opinión personal que no avanza una decisión formal del Ejecutivo comunitario.

El responsable de Presupuesto de la Comisión Europea ha salido así al paso de la información publicada por la revista alemana Der Spiegel' según la cual él había confirmado que el plan presupuestario italiano incumple las reglas fiscales europeas. "Se confirma que el borrador presupuestario italiano para 2019 no está en línea con las obligaciones que existen en la UE", había afirmado a esta revista.

En cualquier caso, fuentes comunitarias han informado de que es "probable" que la Comisión Europea envíe un misiva a Italia en los "próximos días" para advertir de que sus cuentas incumplen las normas de la UE y pedir explicaciones por el desvío "significativo" con respecto a los objetivos fiscales acordados previamente.

El borrador presupuestario de 2019 enviado por Italia el pasado lunes prevé un déficit público equivalente al 2,4% del PIB, una cifra que es tres veces superior al 0,8% pactado anteriormente entre Roma y las autoridades comunitarias.

Con las cifras definitivas ya sobre la mesa, corresponde ahora al departamento que dirige el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, evaluarlas y, si corresponde, pedir aclaraciones al Gobierno de Roma en una semana.

Si detecta un incumplimiento grave, el Ejecutivo europeo de Bruselas podría pedirle (en un plazo de dos semanas) que remita un nuevo borrador, lo que en la práctica significaría que ha rechazado el primero, una situación que hasta ahora no se ha dado con ningún país.