Público
Público

8M Estas son las manifestaciones que sí se han autorizado en Madrid durante la pandemia

Las marchas pueden prohibirse si no se cumple con el distanciamiento social. En los últimos meses se han convocado concentraciones negacionistas, contra el Gobierno y por la Educación y la Sanidad, entre otras. 

Vista de los asistentes a la manifestación en la Plaza de Colón de Madrid contra del uso de las mascarillas a todas horas y en los espacios públicos.EFE/Fernando Alvarado
Vista de los asistentes a la manifestación en la Plaza de Colón de Madrid contra del uso de las mascarillas a todas horas y en los espacios públicos. EFE/Fernando Alvarado.

La delegación de Gobierno en Madrid ha denegado el permiso para celebrar las manifestaciones del 8M por motivos de salud pública. Desde que se aprobó el estado de alarma en el mes de octubre, las marchas pueden prohibirse si no se cumple el distanciamiento social, según el real decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado. Sin embargo, no son pocas las concentraciones que han tenido lugar en la capital de España desde que empezó la emergencia sanitaria.

Algunas se produjeron durante el primer estado de alarma, como las que se celebraron en el madrileño barrio de Salamanca, donde se protestó contra el confinamiento decretado por el Gobierno de Pedro Sánchez. Otras fueron en verano, ya durante la desescalada del encierro y las últimas se han producido este pasado otoño e invierno, coincidiendo con la segunda y la tercera ola. 

Cabe destacar que algunas de las últimas concentraciones más mediáticas no contaban con la autorización previa de la Delegación del Gobierno. Es el caso de las protestas a favor de la libertad del rapero Pabo Hasél celebradas en la Puerta del Sol. Tampoco las de los ciudadanos que se manifestaron a favor de una república tras la salida de España del rey emérito. 

Las concentraciones en el Barrio de Salamanca

Tras el confinamiento llegaron las primeras protestas que tuvieron que convivir con el virus. Aunque sin autorización, inauguraron las concentraciones pospandemia las decenas de personas que estuvieron durante al menos siete días reuniéndose contra el Gobierno en la calle Núñez de Balboa, en el madrileño barrio de Salamanca. Los manifestantes, aupados por la extrema derecha, exigían el fin del confinamiento. Vox, lejos de invitar a sus participantes a disipar las convoctarias, las alentó abiertamente. Tampoco hicieron un llamamiento a abandonar las protestas los responsables de la ciudad y la Comunidad de Madrid, José Luis Martínez Almeida y Isabel Díaz Ayuso. 

Vecinos del madrileño barrio de Salamanca se manifiestan contra el Gobierno. EFE/ Mariscal.

Los negacionistas en Colón

Ciudadanos críticos con el uso de la mascarilla obligatoria ante la covid-19 se congregaron el pasado mes de junio en la Plaza de Colón al entender que es una medida "ridícula" y un "recorte" de libertades merced a la crisis del coronavirus. La pandemia fue calificada de "farsa" y "mentira" por varios de los asistentes. Su desarrollo generó expectación después de que el cantante Miguel Bosé mostrase su respaldo a la misma en varios mensajes en redes sociales. "Nos dijeron que iban a cumplir las normas y no lo hicieron", ha recordado recientemente el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, excusando su autorización.

Vista de los asistentes a la manifestación contra del uso de las mascarillas / EFE/ Fernando Alvarado.

La manifestación en coche de Vox

La manifestación de vehículos de Vox celebrada el pasado 23 de mayo en Madrid estuvo encabezada por un autobús descapotable adornado por una bandera de España y el lema #FaseLibertad, como llamaron a este acto de protesta en contra del Gobierno y del estado de alarma. Asistió el líder de Vox, Santiago Abascal, junto a varios dirigente del partido como Javier Ortega Smith, Rocío Monasterio, Iván Espinosa de los Monteros y Macarena Olona. La caravana de vehículos a motor circuló por los alrededores de la Plaza de Colón, colapsando el tráfico rodado en torno al eje de Prado-Recoletos-Castellana y el barrio de Salamanca, desbordando el recorrido inicialmente propuesto

Un centenar de coches parados en una manifestación contra el estado de alarma convocada por Vox. EFE

Contra la ley Celaá 

Miles de vehículos recorrieron el pasado 20 de diciembre el Paseo de la Castellana, partiendo de Cuzco y con destino Cibeles mostrando su rechazo a la nueva ley de educación LOMLOE. La manifestación, a la que se sumaron PP, Cs y Vox, fue convocada por la Plataforma Más Plurales, de la que forman parte asociaciones de padres y madres de alumnos, sindicatos, empresas y diferentes colectivos del sector de la educación concertada. El mes anterior se habían celebrado otras cinco concentraciones frente al Congreso y el Senado.

Varios coches circulan por la Plaza de Cibeles durante una manifestación contra la reforma educativa. Jesus Hellín / Europa Press

Homenaje a los caídos de la División Azul

Alrededor de 300 personas se manifestaron el pasado 13 de febrero en Madrid en una marcha en honor a los muertos de la División Azul que lucharon al lado de la Alemania nazi. El acto conmemoraba el 78 aniversario de la batalla de Krasny Bor, en la que tomó parte la división de españoles al servicio del nazismo. Con gritos de "arriba España", los manifestantes llegaron hasta el cementerio de la Almudena, donde diversos oradores realizaron alegatos antisemitas y xenófobos. También incitaron a incumplir las normas sanitarias.

Personas asisten a una marcha neonazi en homenaje a los caídos de la División Azul. Víctor Lerena / EFE

Marchas por la sanidad pública

Convocadas por la Coordinadora Anti Privatización de la Sanidad Estatal, CAS Estatal, unas 300 personas se congregaron el pasado 27 de febrero a las 12.00 horas cerca de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para manifestarse hasta el Ministerio de Sanidad en el Paseo del Prado en defensa de la sanidad pública y contra su privatización. La extrema derecha intentó boicotear la marcha. Unos 15 minutos después de la convocatoria, unas diez personas del grupo de extrema derecha Bastión Frontal iniciaron los primeros enfrentamientos con los manifestantes. Antes, en noviembre, miles de personas se unieron a la Marea Blanca para reivindicar la defensa de la sanidad pública y expresar su rechazo a la "política del ladrillazo" del Gobierno autonómico y, en concreto, al nuevo hospital de emergencias Isabel Zendal.

Manifestación en defensa de la sanidad pública. Fernando Villar / EFE

La protesta de la industria cultural

Decenas de personas salieron a la calle en septiembre, cumpliendo con las medidas de seguridad sanitaria para reclamar soluciones de "supervivencia" para la música en España e instar a las administraciones a que se reconozca este sector como estratégico para la economía. En diciembre, cerca 200 profesionales del sector de los espectáculos y eventos simbolizaron en Madrid la agonía de cada una de sus actividades tras nueve meses de parón.

Protesta de los trabajadores del sector de eventos y espectáculos. Rodrigo Jiménez / EFE

Por el asesinato de George Floyd

Unas 3.000 personas abarrotaron la calle Serrano para denunciar la violencia policial estadounidense tras el asesinato de George Floyd, en Minnesota. Con mascarillas e intentando respetar las distancia de seguridad, los antirracistas terminaron marchando hasta la Puerta del Sol. La Delegación del Gobierno había permitido una concentración con un aforo de 200 personas, que no se pudo cumplir. 

Manifestantes durante la concentración convocada por la Comunidad negra africana y afrodescendiente. EFE/ Rodrigo Jiménez.

Más noticias de Política y Sociedad