Público
Público

Un contrato de la empresa de Fridman con la filial rusa de Zed, clave de la oscura quiebra 

En 2013 la filial rusa de Zed, Temafon, sufrió una súbita cancelación de un contrato exclusivo por parte de Vimpelcom, la sociedad de telecomunicaciones del actual dueño de DIA. Se trataba de un negocio exclusivo de "agregación de contenidos" a las tiendas de la operadora rusa Beeline y las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción a Mikhail Fridman se centraron en ese negocio durante su declaración de octubre como investigado. La Operación Hanta indaga en las causas de la quiebra del grupo Zed y Público las ofrece en exclusiva. 

El empresario ruso y máximo accionista de DIA, Mijaíl Fridman (c), a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar como investigado por la quiebra del grupo tecnológico español Zed. EFE/Zipi

A finales de noviembre, se produjo un cruce de querellas por falsa denuncia entre Javier Pérez Dolset, accionista mayoritario del grupo de producción y gestión de contenidos Zed, y el magnate ruso Mikhail Fridman, socio y miembro del consejo de Vimpelcom (hoy VEON), también accionista de Zed y su primer cliente hasta 2013. Ambos, Dolset y Fridman, están investigados en la Operación Hanta o "Caso Zed", que indaga en las causas de una quiebra de 300 millones de deuda entre bancos (200), Hacienda, préstamos subvencionados, pymes y autónomos. 

El primer investigado fue el denunciante, Javier Pérez Dolset, que abrió la operación en septiembre de 2016. Acusó a Fridman de haber urdido una operación "raider" (asfixiar a una compañía para comprarla a precio de derribo). Las querellas de la Fiscalía concluyeron que, indiciariamente, la quiebra del Grupo Zed fue provocada por acciones individuales y de diferente intensidad de un grupo de accionistas, socios y clientes de ZED, entre los que también se encontraba el Grupo Planeta, con motivaciones diferentes y no necesariamente coordinados.

Un megacontrato que fue la salvación y muerte de Zed

Entre las causas que, a mediados de 2013, llevan a los accionistas a tratar de ganar tiempo con una peculiar operación financiera y en 2016 al concurso, destaca como principal -aunque no es la única- la cancelación de la noche a la mañana a Temafon, la filial rusa de Zed por parte de Vimpelcom, de un contrato en exclusiva con Beeline -operadora rusa líder de telefonía móvil- para la gestión de contenidos de su plataforma comercial. El mega contrato, del que Temafón disfrutaba desde junio de 2009, generaba más de la mitad de las ventas y del resultado operativo (Ebitda) de todo el grupo Zed, por lo que su súbita cancelación supuso una caída traumática del negocio, que derivó en el concurso de acreedores de 2016.

Los hermanos Pérez Dolset.

Zed es una compañía fundada bajo el nombre de Lanetro en los años 90 que, desde su inicio, se centró en los contenidos para el mundo virtual. El inicio de la compañía se lo deben los Pérez Dolset a la Terra de Juan Villalonga suministrando guías de ocio, aunque siguió con tonos, politonos y juegos para los antiguos móviles.  

Con la súbita irrupción de los smartphones, vira al desarrollo y venta de apps propias y la gestión de plataformas de contenidos que las compañías telefónicas ponen a disposición de sus abonados. Del dinero que paga un usuario por descarga, un 50% es para la compañía telefónica, un 25-30% para el gestor de la "tienda" y el restante 20-25% para el dueño de la app. El gestor “agrega” los contenidos y gestiona la transacción. La exclusividad del contrato para gestionar la subida de contenidos a la tienda para su venta suponía que cualquiera que quisiera vender en la plataforma de Beeline (Vimpelcom) tenía que pasar por el tamiz de Temafon.

Ana Patricia Botín, actual presidenta del Banco Santander cuando lideraba Banesto.

El logro del contrato en junio de 2009 dio aire a ZED, recién refinanciada como estaba gracias a un sindicado de 85 millones de euros donde el Banesto de Ana Patricia Botín actuó de banco agente. La refinanciación vino tras una fallida salida a bolsa (donde Banesto era colocador), la no rentabilización de la película Planet 51, que absorbió 70 millones de euros, y la irrupción inesperada de los smartphones que obligaba a invertir para adaptarse.

Fridman sobre el contrato: "Me sonó un poco raro"

Los Pérez Dolset consiguen el contrato  asociándose con un buen amigo de Fridman, Vage Engybarian, al que Vimpelcom se lo había adjudicado. Público ofrece algunos extractos en exclusiva de la declaración del octubre de 2019 del actual dueño de DIA. 

Fridman relata que cuando "supo" de la existencia del contrato en febrero de 2013, le "sonó un poco raro", porque Temafon, la compañía adjudicataria estaba recién creada, sin dimensión. Y además carecía de la tecnología, según Pérez Dolset, que indica que Engybarian le ofrece el 50,1% de Temafon porque necesita de los medios técnicos de Zed para acometer el contrato.

Traductora Él [Fridman] consideraba que sonaba un poco raro, [la existencia del contrato] porque el señor Engybarian tenía una compañía pequeña [TEMAFON] que fue creada hace poco tiempo. Vimpelcom es una enorme compañía rusa con un volumen de negocio de muchos millones de euros. Bueno rublos. Él [Fridman] considera que esto afectaba de forma económica a la compañía Vimpelcom.
Fiscal: Cuando dice “él”, ¿se refiere a quién?
Traductoras: A Mikhail Fridman. Rectifica: “Sí, se refiere a Kolokolsev”. Corrigen  “A resultas de la conversación con Kolokoltsev, yo entendí que esto NO ERA LAS CONDICIONES DE MERCADO”. Y además le afectó… digamos… no le gustó un comentario del Sr. Kolkoltsev que él piensa que… Porque se rumoreaba en el mercado que esta relación [el contrato] con la empresa de Engybarian [TEMAFON, la filial rusa de Zed] era debida a la relación personal que tenía Mikhail con Vage Engybarian
Fiscal: ¿Eso era un rumor?
Traductora: Y esto lo dijo como rumor el Sr Kolokoltsev. Puesto que Mikhail era el presidente del Consejo de Supervisión… Corrige: miembro del Consejo de Supervisión de Vimpelcom; esto afectaba a los intereses económicos de la empresa y lo que más le afectaba, bueno, digamos… Sí, lo que más le afectaba es que esto podía afectar su… lo que más le preocupaba era que le podía afectar a su reputación como empresario. Y para él, esta información tenía carácter muy desagradable Y de esta forma, él supo que existía esta relación entre la empresa Vimpelcom y el Sr. Engybarian, la empresa del Sr Engybarian [se refiere al contrato exclusivo de agregación de contenidos entre Vimpelcom y Temafon, la filial rusa de Zed en la que Engybarian tiene el 49,9%]

Un proveedor de Vimpelcom denuncia mordidas 

Vimpelcom comunicó la cancelación del contrato exclusivo de agregación de contenidos el 19 marzo de 2013. A partir de entonces, su relación con Zed quedó reducida a la venta de Apps propias pero ya sin Zed como gestor agregador exclusivo.

El Fiscal Anticorrupción Jose Grinda preguntó a Fridman casi exclusivamente por su papel en el origen y fin del contrato exclusivo. Éste explica que la cancelación siguió a la queja que, en febrero de 2013, le hizo Alexandre Kolokoltsev, nada menos que el hijo del ministro del Interior ruso, sobre el modo de actuar de Temafon con los proveedores de contenidos de Vimpelcom

Kolokoltsev se reveló como el dueño de Fun Box, desarrollador de una exitosa web de citas que había lanzado en octubre de 2010 en las tiendas de Beeline. Fue él quien informa a Fridman de que Temafón le cobra desde octubre de 2011 una mordida del 40%, que sale del 20% que se lleva Fun Box por descarga, y para ello le obliga a facturar con una sociedad conjunta entre Fun Box y un testaferro de Temafon, llamada Vrstrecha.

Fiscal: Y cuando el Sr. Kolokoltsev acude a él, ¿por qué acude y qué ocurre?
Traductora: Que Fridman responde que esto tuvo lugar en febrero de 2013, según ha dicho antes y que [Kolokoltsev] se dirigió a él puesto por una… porque no estaba contento con las relaciones que mantenía con la empresa Vimpelcom. Él [Kolokoltsev] consideraba que su compañía [Fun Box] tenía una relación discriminatoria (sic) con relación a Vimpelcom. Su compañía [Fun Box] se dedicaba a la producción de nuevas tecnologías “IT” (Information Technology). Y dijo que no podía colaborar directamente, trabajar con la compañía Vimpelcom, porque tenía que hacerlo a través de la compañía del Sr. Engybarian [TEMAFON]. Y además por el hecho de trabajar con la compañía VIMPELCOM tenía que entregar al Sr. Engybarian el 40% de los ingresos. Y lo explicó porque la compañía de Engybarian [la filial rusa de ZED, TEMAFON] tenía una relación EXCLUSIVA o CONTRATO EXCLUSIVO con la compañía Vimpelcom, y ninguna otra compañía podía trabajar directamente con la compañía Vimpelcom. 

Investigación internacional, cancelación en tiempo récord

La queja de Kolokoltsev de febrero de 2013 tenía lugar en el inicio de una investigación internacional sobre sobornos que de 2006 a 2011 Vimpelcom y Telia Sonera y otras pagaron en Uzbekistan a cambio de licencias. Sin duda, la difusión del asunto con el hijo del ministro del Interior no ayudaría, y podría explicar el interés de Fridman por un contrato del que "nunca supo" porque por el consejo no pasan contratos "irrisorios" o irrelevantes  (“de gestión operativa diaria”). 

Tras la visita pide a Anton Kudriyasov, consejero delegado de Vimpelcom Rusia, desde octubre de 2011 que "aclare el asunto". Y se “aclara” en tiempo récord con la cancelación del contrato exclusivo entre Vimpelcom y Temafón, el 19 marzo de 2013, la vuelta de Fun Box como proveedor directo, el pago a éste de lo adeudado y una misiva a Perez Dolset pidiendole "explicaciones" o una "auditoría" en su calidad de accionista mayoritario (ZED tenía el 50,1% de Temafón).

En abril de 2013, mes y medio más tarde, Perez Dolset encarga un informe de parte a Price Waterhouse  sobre este concreto asunto que minimiza la mordida, justifica la creación de la sociedad conjunta y remarca que la gestión diaria de Temafon la lleva  el minoritario Engybarian.

Fiscal El Sr Kudryasov..., vamos otra vez a Vimpelcom y a la reunión que tuvieron en febrero de 2013 con el Sr. Kolocoltsev . El Sr Kudryasvov…Ud conoce si el Sr. Kudryasov tomó alguna medida, realizó algún acto como consecuencia de las reuniones que tenía con el Sr. Kolokoltsev. 
Traductora: El Sr. Kudryasov tomó pasos determinados para examinar esa cuestión y lo sabe porque examinó los autos del caso. Que [Fridman] no se acordaba hasta que ha leído el sumario. Que se le refrescó la memoria. Que ahora sabe que [Kudryasov] tomó medidas determinadas.
Fiscal: Sí, si le pregunto cuáles son las medidas que tomó. Si las conoce.
Traductora: Según tiene entendido [Fridman] se cambiaron las condiciones de trabajo con la compañía que tenía el sr Engybarian (TEMAFON). Y la compañía del Sr. Engybarian [TEMAFON] dejo de ser INTERMEDIARIO EXCLUSIVO y empezó a proveer a la compañía Vimpelcom de servicios al mismo nivel que otros proveedores

Ninguno "sabía", nadie les informó  

Tanto Fridman como Dolset reiteran que, hasta febrero 2013, desconocían la existencia de Vrstrecha, la sociedad conjunta impuesta a Fun Box. Fridman insiste en que él es en Vimpelcom un mero consejero minoritario sin poderes especiales ni de control y, en sus escritos, Dolset describe Temafon como un coto cerrado de Engybarian, define de forma vaga ("servicios de valor añadido") el objeto del contrato más importante de todo Zed y obvia su cualidad de "exclusivo". 

La atención se centra por Dolset, en 30 millones de dolares que "sin su conocimiento", dice que "salen" para Fun Box (no se entiende si procedentes de Temafon o Vimpelcom) y que califica de "comisiones ilegales", sin decir para qué, descartando que sean ingresos de su APP de citas y, en ocasiones, los encuadra en los sobornos de años atrás en Uzbekistan. Afirma que los pagos a Fun Box se interrumpen en marzo de 2016. En febrero Vimpelcom había sellado un trato con el gobierno americano dando fin al asunto de Uzbekistan. Vimpelcom pagó una fortuna en multas pero consiguió seguir cotizando en el mercado de valores de los Estados Unidos.

Desentrañar esta maraña es ahora cuestión de la Audiencia Nacional, del fiscal Anticorrupción José Grinda y del juez Manuel García Castellón, que se ha encontrado en la causa Tándem con un audio que vendría a acreditar que el magnate ruso contrató al lobby de socorristas del comisario José Manuel Villarejo bien a través del Grupo Planeta y de su socio Juan Villalonga.