Público
Público

Los escándalos del rey El rey Juan Carlos I presenta ante Hacienda una declaración para regularizar su situación fiscal por las tarjetas opacas

El monarca emérito usó tarjetas opacas entre 2016 y 2018, cuando ya no gozaba de la protección constitucional que le hace inimputable por cualquier delito.

Juan Carlos I
Juan Carlos I presenta ante Hacienda una declaración para regularizar su situación fiscal

público

El rey Juan Carlos I ha presentado ante Hacienda una declaración para regularizar su situación fiscal por las tarjetas opacas que usó entre 2016 y 2018, según ha publicado el diario El País.

El monarca emérito, instalado en Abu Dabi desde hace cuatro meses, pretende de este modo fiscalizar sus movimientos con la Agencia Tributaria. El escrito aún está siendo analizado por Hacienda, que aceptará o no en los próximos días el documento del rey, donde podría solicitar aclaraciones y establecer un importe a pagar.

Según fuentes a las que ha tenido acceso el diario El País, la regulación fiscal gira en torno al uso de las tarjetas opacas que tanto Juan Carlos I como varios integrantes de la familia real usaban con fondos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Esta regularización no comprende los negocios que el monarca tuviera fuera de España, por lo que hay muchas cuestiones polémicas que no se tratarían en este documento presentado por el abogado de Juan Carlos I. 

Los movimientos de estas tarjetas se ubican entre los años 2016, 2017 y 2018. Es decir, tras la abdicación del emérito, lo que significa que ya no gozaba de la protección constitucional que le hace inimputable por cualquier delito. En total, el dinero movido sería de más de 120.000 euros, mínimo a partir del que se puede hablar de delito fiscal.

Las polémicas del emérito

Hace un mes se supo que el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) trasladaba una alerta a la Fiscalía Anticorrupción tras haber localizado una fortuna oculta del rey emérito, Juan Carlos I, de casi diez millones de euros en una cuenta activa en la isla de Jersey.

Tal vez el escándalo que suma la cifra más alta de todas es el que relaciona a su examante Corinna con un ingreso de 65 millones de euros a modo de regalo. Recientemente, se ha sabido que la cuenta de la fundación Lucum en la que el rey emérito recibió en agosto de 2008 esa transferencia de 65 millones de euros del Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí fue ocultada en la entidad Mirabaud & Cieal.

Además, el rey habría ocultado en dos bancos suizos y a través de cuentas de la Fundación Zagatka, la sociedad que supuestamente utilizó para ocultar el cobro de comisiones ilegales, millones de euros de acciones de compañías de una decena de empresas españolas del Ibex 35.

En la actualidad, el rey emérito tiene abiertas al menos cuatro investigaciones por blanqueo de capitales. A la fortuna en la isla de Jersey se suman una en torno a una cuenta en Suiza atribuida a Juan Carlos I y el posible cobro de comisiones por las obras del AVE a La Meca (Arabia Saudí). La de las tarjetas opacas ha sido la última en salir a la luz.


Más noticias de Política y Sociedad