Público
Público

Guerra Rusia-Ucrania Más de 13 millones de ucranianos han tenido que abandonar sus hogares por la guerra de Putin

Casi seis millones de personas han salido del país mientras que más de siete millones se han tenido que trasladar dentro del territorio ucraniano, huyendo sobre todo de zonas completamente asediadas como Mariúpol, donde la ONU cree que han muerto miles de civiles.

Una mujer abraza a su hijo mientras las personas evacuadas de Mariupol llegan en autobuses a un área de registro y procesamiento para desplazados internos en Zaporizhzhia el 8 de mayo de 2022.
Una mujer abraza a su hijo mientras las personas evacuadas de Mariúpol llegan en autobuses a un área para desplazados internos, a 8 de mayo de 2022. Dimitar DILKOFF / afp

La guerra en Ucrania está provocando una de las mayores crisis humanitarias de los últimos tiempos. Más de 5,9 millones de personas han abandonado el territorio desde que Vladímir Putin empezó la invasión, mientras que hay al menos 7,7 millones de desplazados internos, según un balance del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Polonia, con 3,2 millones de refugiados, es el país que más llegadas ha registrado hasta la fecha, por delante de Rumanía (884.000), Hungría (573.000), Moldavia (457.000) y Eslovaquia (404.000). ACNUR tiene registrados otros 739.000 refugiados en Rusia, aunque autoridades locales aseguran que hay más de un millón. Se teme que el dato global de refugiados supere los ocho millones en las próximas semanas.

No hay mejores previsiones para la cifra de desplazados internos, es decir, las personas que han tenido que abandonar sus hogares pero continúan en territorio ucraniano. De hecho, multitudes de civiles aún intentan huir de zonas completamente asediadas como Mariúpol, donde permanecen al menos cien personas refugiadas en las instalaciones de la planta metalúrgica de Azovstal y donde la ONU cree que pueden haber muerto miles de ciudadanos por las tropas rusas.

La ONU confirma la muerte de al menos 3.400 civiles en la guerra aunque las "cifras reales" serán mucho más altas

En esa línea, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU ha confirmado la muerte de al menos 3.400 civiles desde el pasado 24 de febrero, cuando empezó la invasión, aunque "las cifras reales son mucho más altas", aclaró la jefa de los observadores, Matilda Bogner, en una rueda de prensa en Ginebra.

"El gran agujero negro es Mariúpol, donde es difícil corroborar la información", afirmó Bogner, quien añadió: "En términos de todo el país, lo que puedo decir es que hay miles (de muertos civiles) más de los que hemos podido verificar hasta ahora", según recoge Efe.

Pruebas de ejecuciones sumarias, tortura y violencia sexual

Mientras que, en recorridos por catorce localidades en las regiones de Kiev y Chernígov, los observadores de la ONU recogieron informaciones sobre la muerte de más de trescientos hombres, mujeres y niños, en particular en zonas al norte de la capital ocupadas por tropas rusas hasta finales de marzo, como fue Bucha.

La misión de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, dirigida por la alta comisionada Michelle Bachelet, ha conseguido también pruebas de asesinatos, ejecuciones sumarias, torturas y violencia sexual.

44 cadáveres entre los escombros de un edificio en Izium

La situación sigue siendo dramática en otras ciudades, como en Izium, en la zona de Járkov, donde este martes se encontraron hasta 44 cadáveres entre los escombros de un edificio destruido por los bombardeos rusos, según informó el jefe de la Administración Militar Regional, Oleh Synehubov, e informa Europa Press. Todas las víctimas son civiles.

Izium se encuentra a medio camino de las ciudades de Lugansk y Járkov y fue objetivo de las tropas rusas durante el fin de semana, que siguen su ofensiva en la zona este del país. Y es que a través de la región de Járkov, Putin busca controlar las regiones de Donetsk y Lugansk, autoproclamadas repúblicas independientes y reconocidas por Moscú días antes de iniciar la invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero.

Sin embargo, Putin aún no ha conseguido ningún gran éxito pese a los 75 días de ataques continuos contra el pueblo ucraniano.

Más noticias de Internacional