Público
Público
Únete a nosotros

Podemos consigue el apoyo de sindicatos y sociedad civil frente al Ibex 35 y la banca

Detrás de los motivos públicos del PSOE y de Unidas Podemos para defender sus posturas están las presiones y los apoyos de diferentes sectores. Entre todos destacan la patronal, las multinacionales y la prensa en papel que piden a Ciudadanos que se abstenga y facilite la investidura de Pedro Sánchez, quitando a Pablo Iglesias de la ecuación.

Publicidad
Media: 4.74
Votos: 27

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la entrada del Palacio de la Moncloa antes de la reunión que mantuvieron tras las elecciones del 28-A. REUTERS/Juan Medina

La composición del Gobierno se ha convertido en toda una lucha de intereses — y no sólo de los dirigentes políticos —. Detrás de los motivos públicos del PSOE para defender un Ejecutivo monocolor o los que da Unidas Podemos para insistir en formar una coalición están las presiones del Ibex 35 y las posturas de la sociedad civil. El programa de cada partido. Los privilegios de cada clase y sector de la sociedad. Las energéticas, los bancos, las multinacionales frente a los sindicatos y los derechos de los trabajadores.

La presión hacia Ciudadanos para que se abstenga ante una investidura de Sánchez se hace cada vez más evidente con las dimisiones de Toni Roldán y Javier Nart, las peticiones de empresas y bancos y las columnas de opinión e incluso editoriales de grandes medios de comunicación. Frente a esta estrategia se encuentra Unidas Podemos recabando los apoyos de los sindicatos y de la sociedad civil para defender un gobierno progresista y una agenda de izquierda.

El partido morado lleva semanas reuniéndose con colectivos y sindicatos como muestra de apoyo al gobierno de coalición. El encuentro más significativo fue el de Pablo Iglesias y el resto de portavoces del grupo confederal de Unidas Podemos con los dirigentes de CCOO y UGT. Unai Sordo y Pepe Alvárez mostraron la "buena sintonía" con el grupo y defendieron su papel "fundamental" ante la formación del futuro Ejecutivo. Al día siguiente los diputados Rafael Mayoral y Yolanda Díaz se reunieron con GETSHA. El secretario general del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, José María Mollinedo, no se posicionó tanto como los líderes sindicales pero si destacó que compartía con el grupo confederal las medidas que debería sacar el futuro Gobierno en materia impositiva.

Unidas Podemos diseña esta estrategia para confrontar con las élites económicas que piden un gobierno de Ciudadanos y PSOE

Este jueves Pablo Iglesias dio comienzo a una reunión con representantes de colectivos en defensa de los servicios públicos. Allí pidió "calma" ante la situación política porque el gobierno de coalición está "más cerca de lo que podría parecer". Entre los asistentes se encontraban el Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos, la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales (CUBP), la Asociación Madrileña del taxi, representantes de trabajadores de AENA, representantes de Marea Verde y Marea Blanca, la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) o la FUNDACIÓN RAIS - Personas Sin Hogar, entre otras decenas de delegaciones de trabajadores.

Este viernes realizaron otra jornada en el Congreso con los pensionistas. Conchita Rivera, portavoz de la Coordinadora Estatal en defensa del Sistema Público de Pensiones, se reunión con Rafa Mayoral y Pablo Iglesias. La portavoz y el diputado compartieron la sintonía en las medidas como la revalorización de las pensiones al IPC por ley, las derogaciones de las últimas reformas en materia de pensiones y, sobre todo, la derogación del factor de sostenibilidad.

Y, anteriormente, se habían reunido con representantes de las cinco grandes organizaciones ecologistas conocidas como G5: Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF. Todavía tienen pendiente una reunión con Juventudes por el Climas.

Ibex, banca y grandes medios por el gobierno Cs-PSOE

Unidas Podemos ha diseñado esta estrategia para confrontar con las élites económicas que pien un gobierno del PSOE y Ciudadanos. Las presiones del Ibex 35 son notorias: al día siguiente del 28-A ya apostó sin tapujos por este Ejecutivo. Los mercados respondieron con calma a los resultados y este año ha sido la primera vez que el IBEX sube después de unos comicios: cerraron con una ganancia del 0,12% después de haber caído casi un 1% a mediodía. Sólo pasaron unas horas del lunes para que analistas financieros de Renta 4 — una de las principales consultoras financieras de España —, los de la agencia canadiense DBRS y de la agencia Scope Ratings, se posicionaran por el acuerdo entre PSOE y Cs como la mejor opción.

Según publica El Mundo, hasta una decena de grandes bancos internacionales también han transmitido a sus clientes que la mejor opción es el pacto de PSOE y Ciudadanos, aunque no es el más probable y que el pacto con Unidas Podemos sería la "peor opción". Entre estos bancos están Morgan Stanley, Deutsche Bank, HSBC, Kepler Cheuvreux, Commerzbank, Barclays, Mihuzo, Société Générale, UBS y el Santander. En uno de los informes del banco que lidera Ana Botín, al que ha tenido acceso Público, se asegura que el pacto con el partido naranja "complacería a los mercados financieros" y que este acuerdo podría frenar las "ideas extremas" sobre la economía de formaciones como Unidas Podemos. 

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, también se posicionó a favor del pacto PSOE y Ciudadanos. "Aceptaremos lo que tenga que ser y trabajaremos, lógicamente, con el Gobierno que toque o se decida. Si me preguntan en nombre de los empresarios españoles, pensamos que queremos estabilidad con un Gobierno monocolor o de dos partidos estables", explicó el empresario.

La prensa en papel, como ya ocurrió en 2016, apuesta por un gobierno de PSOE y Ciudadanos, quitando la ecuación a Podemos

La prensa en papel, como ocurrió en 2016, La prensa en papel, como ocurrió en 2016, también apuesta por un gobierno de PSOE y Ciudadanos.también apuesta por un gobierno de PSOE y Ciudadanos. El 29-A El Mundo publicó su editorial titulado 'Sánchez debe apostar por la estabilidad". El medio reclamó un gobierno moderado y pidió claramente que hiciera oídos sordos ante su militancia que no quiere pactar con el partido naranja: "El éxito de Rivera, pese a los gritos de la militancia anoche en la sede de Ferraz, debería hacer reconsiderar su postura a Pedro Sánchez. El líder socialista ha de considerar la posibilidad de tender la mano a Rivera y contemplar la formación de un Gobierno moderado -que sin duda sería bien visto en Europa- para garantizar tanto la estabilidad económica como la territorial". Este lunes se volvieron a posicionar en otra editorial: "Si existiera un resquicio sincero para el entendimiento constitucionalista, en aras de la estabilidad y la moderación, Sánchez y Rivera deberían explorarlo con valentía por el bien de todos".

No fue el único. El País avisó a Ciudadanos que de mantener el veto al PSOE sería el responsable de convertir "sus alarmas acerca de la unidad de España en una profecía autocumplida".  Además, consideró que no era un buen escenario pactar con Unidas Podemos porque PSOE y el grupo confederal no suman lo suficiente y no ven con buenos ojos a los independentistas dentro de la ecuación: "La crisis territorial requiere una salida política que se encuentre inequívocamente dentro de la Constitución”. 

ABC fue aún más claro y aseguró que "lo mejor que le puede ocurrir ahora mismo a España es que Ciudadanos acepte integrarse en un gobierno de coalición con el PSOE”. Y La Razón advirtió a Sánchez que "la elección de sus socios será crucial para una estrategia de futuro con una aspiración más centrista, que es lo que ha definido al socialismo español en sus mejores momentos”. 

Las peticiones para que Rivera se abstengan también llegan de los conservadores. El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, que hasta ahora no había dado grandes valoraciones sobre la situación política, pidió un "esfuerzo" para que se cierre "pronto" un Gobierno estable y con apoyo de 176 diputados. Con esto hizo referencia a un acuerdo PSOE-Cs que daría una "sólida mayoría".

Rivera reconoce las presiones, pero no cede

Estas presiones las ha reconocido hasta el propio Albert Rivera este viernes. Muy lejos de sus inicios, Ciudadanos dice ahora que "el partido del Ibex es el PSOE" y que ellos no van a ceder ante las presiones de los empresarios porque tienen claro que quieren ser la alternativa al "sanchismo". Una posición casi irreconocible para el partido que saltó a la política estatal haciendo de "bisagra" y que ha llevado a que neoliberales como Roldán hayan decidido abandonar el partido dejando claro que él no es el que ha cambiado: "Ha cambiado Ciudadanos", aseguró durante su despedida para explicar su dimisión y renuncia al acta de diputado.

Estas presiones no son raras para el panorama español. En 2016 fue el mismo Sánchez el que aseguró que había recibido presiones del Ibex y de grandes medios para que pactara con Ciudadanos y rechazara a Podemos. Entonces reconoció que fue "un error", aunque ahora parece que repite el camino ya que los socialistas insisten en pedir a Ciudadanos que se abstengan para facilitar la investidura.

Más noticias en Política y Sociedad