Público
Público

El PNV fracasa en su búsqueda de aliados catalanes mientras reafirma su apuesta por "el diálogo y el acuerdo" 

El partido de Iñigo Urkullu se alejó de JxCat y tomó parte en campaña por la candidatura de Angels Chacón, que finalmente se ha quedado fuera del hemiciclo. Mientras tanto, EH Bildu se reafirma como aliado estratégico de ERC.

Ortuzar en acto del PDeCAT
El presidente del PDeCAT, David Bonvehí junto al máximo dirigente del PNV, Andoni Ortuzar, y la candidata de la formación catalana, Àngels Chacón, en un acto de campaña. PDECAT

Los resultados en Catalunya han repercutido de inmediato en el escenario político vasco. El PNV, que durante la campaña había apostado claramente por el PDeCAT, ha preferido quedarse con el vaso medio lleno y ha reivindicado la fortaleza en general del independentismo, que en las elecciones de este domingo ha salido reforzado.  

"El debate de todo o nada suele terminar en nada", decía hace unos días el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, durante su intervención telemática en un mitin del PDeCAT, la formación que llevó a Angels Chacón como candidata a presidenta de la Generalitat y que en las elecciones no ha logrado superar el umbral de votos necesarios para entrar al Parlament.

"Catalunya ha otorgado mayoritariamente su apoyo a los partidos soberanistas, que suman una clara mayoría en el nuevo Parlamento. La sociedad catalana, así lo ha expresado hoy con su voto, quiere decidir su futuro en libertad. Y para eso se necesita diálogo y solo diálogo", escribió Ortuzar en Twitter al filo de la medianoche del domingo, cuando ya estaba confirmado que el independentismo catalán sumaba mayoría absoluta, y también que el PDeCAT se quedaba fuera de la nueva Cámara.

Tras destacar también que la victoria en votos del PSC "es el reflejo de una sociedad plural, con identidades diversas", Ortuzar subrayó que a partir de ahora "toca sentarse en una mesa y alumbrar una solución democrática para el reconocimiento nacional de Catalunya, como en el caso de Euskadi". "En ese camino siempre encontrarán a EAJ-PNV", remarcó.

No obstante, el alejamiento del PNV respecto a cualquier tipo de vía unilateral ha sido elocuente. La formación que dirigen Ortuzar y Urkullu mantiene unas excelentes relaciones con el PSOE en Madrid, mientras que en Euskadi gobierna junto al PSE. De hecho, la apuesta actual de los nacionalistas pasa por fomentar la profundización del autogobierno y lograr que se concreten las competencias estatutarias que aún no han sido transferidas al País Vasco.

En ese contexto, el PNV decidió decantarse por el espíritu pactista que encarna el PDeCAT. "La mejor manera para llegar a la independencia es ser cada día menos dependientes, que cada día tengamos más capacidad de autogobierno y la ejecutemos mejor", afirmó Ortuzar durante su participación –televisor mediante– en el mitin electoral de Chacón y Bonheví. Por su parte, la candidata del PDeCAT también dejó claro que su referente político en Euskadi era el partido del lehendakari, calificando su apuesta política como "realista".

Aliados "naturales"

"El PNV nunca ha estado de acuerdo con la estrategia de Carles Puigdemont", resume Jule Goikoetxea, profesora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad del País Vasco e investigadora de la Universidad de Oxford. En esa línea, destaca que el partido de Ortuzar es a día de hoy una formación de corte "autonomista y federalista, pero no independentista", por lo que, a su criterio, optó por aliarse a un partido "catalanista no independentista".

Asier Blas, director del Departamento de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad del País Vasco (UPV), señala que el PDeCAT "ha sido un intento de crear un partido en la sintonía del PNV", aunque también aprecia que a día de hoy esa formación catalana mantiene posiciones "más nacionalistas" que las expresadas por el partido vasco.

"El PNV optó por aquella opción que representaba mejor la tradición de CiU, que era el PDeCAT, y que además mostraba una actitud más pragmática, menos secesionista-unilateral que Junts", afirma Blas. En ese sentido, cree que en el Parlament surgido de las elecciones de este domingo "la formación con la que más cercana se podría sentir el PNV sería ERC". "Con el tiempo, ambos partidos acabarán teniendo una relación más fluida", vaticinó.

Por su parte, Goikoetxea cree que "ha fracasado la estrategia política del PNV" con respecto a Catalunya, aunque también piensa que el respaldo del nacionalismo vasco al partido encabezado por Chacón entraba dentro de lo previsible. "Era arriesgado apoyar al PDeCAT, pero también es entendible: al final, es su aliado natural", subrayó. 

La vía de la izquierda

Mientras tanto, en la Mesa Política de EH Bildu celebrada este lunes había ambiente de celebración. En una pausa, el coordinador general de la coalición soberanista, Arnaldo Otegi, felicitó "al conjunto del independentismo" por los resultados y, en particular, a ERC, formación con la que EH Bildu mantiene un acuerdo de colaboración en el ámbito del Congreso. "La CUP también ha obtenido un magnífico resultado, cosa que nos alegra. Entre los dos fortalecen el bloque independentista por la izquierda", afirmó el portavoz abertzale.

En una lectura urgente de los resultados, Otegi destacó que la suma de En Comú Podem haría "aún más aplastante" la mayoría a favor de la autodeterminación en el nuevo Parlament. "El unionismo, las gente que niegan a Catalunya su derecho a decidir libre y democráticamente su futuro, ha alcanzado su primera posición a través del PSC, pero es un bloque que pierde fuelle", indicó Otegi, quien remarcó que "el independentismo se amplía por la izquierda, mientras que el unionismo se mantiene por la extrema derecha".

Más noticias