Público
Público

Reunión en Barcelona Sánchez y Torra ponen por escrito que la solución vendrá de un "diálogo efectivo"

Ambos presidentes recomponen las relaciones, pero vuelven al punto inicial de abrir una negociación que “vehicule una respuesta política”, y acuerdan verse en enero de nuevo

Publicidad
Media: 4.10
Votos: 10

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (3i), el presidente de la Generalitat, Quim Torra (3d), la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (2i), la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet (i), el vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonés (2d), y la consellera de Presidencia y Portavoz de la Generalitat, Elsa Artadi. REUTERS/Albert Gea

La reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, sirvió fundamentalmente para poner por escrito que la solución a la situación en Catalunya vendrá del diálogo, lo que se hizo a través de un breve comunicado conjunto entre ambos ejecutivos, al tiempo que se han emplazado a celebrar otra reunión en enero.

A ambas administraciones, que venían de unas semanas de enfrentamiento y ruptura, parece que le sirvió dicho acuerdo, y cada parte destacó el lado más positivo en función de sus intereses.

Así, la conseller de Presidencia, Elsa Artadi, puso en valor que el comunicado firmado supone un compromiso del Gobierno español por avanzar y concretar soluciones. Es decir, hizo hincapié en que se va a trabajar en una “metodología” para afrontar el llamado conflicto catalán.

Artadi reconoció que en estos seis meses ha habido avances, pero considera que no lo suficientes y no se ha entrado a abordar el asunto principal, que es la reinvidicación independentista.

Por ello, destacó que el próximo mes de enero empezarán a celebrarse reuniones entre ella y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, con la vicepresidenta Carmen Calvo y un miembro del Gobierno que sea competente en los temas a tratar. En estos encuentros, la conseller espera ir acercando posiciones y avanzando en cuestiones concretas.

Para Artadi, este es un paso político importante, que va más allá de las reuniones bilaterales que se mantienen entre ambos gobiernos y que, según dijo, están para tratar otro tipo de temas. Dichas reuniones, no obstante, van a continuar.

Desde la Generalitat, también se resalta que en el comunicado, el Gobierno español se compromete a que desde “el diálogo efectivo se vehícule una propuesta política que cuenten con un amplio apoyo de la sociedad catalana”. Para el Gobierno catalán, eso es un compromiso concreto.

Por el contrario, la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, pone en valor otro aspecto del comunicado, que “la solución” debe estar siempre en el “marco de la seguridad jurídica”, lo que para el Gobierno es una garantía de que no habrá vulneración de la Constitución ni del Estado de Derecho.

En la reunión no se abordó el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado, ni tampoco el indulto a los presos independentistas, y aunque Artadi dijo que el president Torra si había puesto sobre la mesa el referéndum de autodeterminación, la ministra dijo que no le constaba y que, en todo caso, el Gobierno estaba en contra.

El resto de la mini-cumbre de Gobierno o encuentro entre presidentes transcurrió en una guerra de gestos simbólicos, como más o menos flores en una mesa. Para la Generalitat hubo una reunión a dos, otra a cuatro y una última a seis, entre los dos presidentes y los cuatro miembros del Gobierno. Para el Gobierno hubo una reunión de presidentes, un encuentro habitual entre miembros del Gobierno aprovechando la celebración del Consejo de Ministros y una foto a seis.

Más noticias en Política y Sociedad