Público
Público

Así será la reapertura de las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos

España y Marruecos se proponen que el paso de personas y mercancías sea "ordenado y gradual". También quieren acabar con el llamado "comercio atípico" que representa el trabajo semiesclavo de las porteadoras.

El Tarajal Ceuta
Aduana del Tarajal cerrada, este pasado 7 de mayo de 2022, en Ceuta (España). Antonio Sempere / EUROPA PRESS

La buena sintonía que impera últimamente entre España y Marruecos se ha reforzado con la próxima reapertura de las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla "en los próximos días", según informó este miércoles el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, tras reunirse con su homólogo marroquí, Naser Burita. Los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla con Marruecos están cerrados desde el 13 de marzo de 2020, cuando estalló en toda su crudeza la pandemia.

La fecha concreta de la reapertura será el 17 de mayodespués de un mes de intensos rumores. Ha sido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el encargado de anunciarla. 

La reapertura casi coincidirá con el primer aniversario de la entrada de más de 10.000 emigrantes irregulares en Ceuta el 17 de mayo de 2021, cuando las autoridades marroquíes permitieron el paso de miles de jóvenes que se desperdigaron por la ciudad autónoma, provocando una crisis de envergadura entre España y Marruecos. El país magrebí mostraba así su malestar por la llegada a España para ser tratado de covid de Brahim Ghali, máximo líder del Frente Polisario, el movimiento de liberación nacional del Sáhara Occidental. 

Las relaciones hispano-marroquíes han mejorado notablemente desde entonces, sobre todo porque el pasado mes de marzo el Gobierno español abrazó sin rechistar la postura de Marruecos sobre el Sáhara. En  un giro de guion inesperado, Pedro Sánchez aceptó el plan marroquí de autonomía para el Sáhara. Desde entonces todo han sido parabienes entre España y Marruecos.

De hecho, Sánchez estuvo en Rabat el pasado 7 de abril visitando al rey Mohamed VI. En aquel encuentro los dos mandatarios establecieron la "hoja de ruta" de las relaciones entre los dos países para los próximos años. La decisión de reabrir las fronteras y la recuperación de la Operación Paso del Estrecho que estos días ultiman representantes españoles y marroquíes después de dos años suspendida por la pandemia (aunque en 2021 fue Marruecos quien decidió excluir a los puertos españoles), son un primer paso. 

En cualquier caso, aunque aún quedan "cuestiones técnicas" por solventar, Albares aseguró a los periodistas que "la decisión está tomada". El ministro español añadió cómo quieren España y Marruecos que sea esa reapertura:  "Queremos que sea de forma ordenada y gradual. Que desaparezca el comercio atípico, que en materia de mercancías estemos en los mejores estándares internacionales". 

¿El final de las porteadoras?

Eso implica el fin de una figura que se había convertido en habitual en los últimos años en los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla: las porteadoras. Sólo entre Melilla y Marruecos 4.000 mujeres cruzaban cada día la frontera cargadas con bultos de hasta 90 kilos de peso. Un trabajo esclavo y de contrabando que puede tener los días contados.

Ya antes de la pandemia, en octubre de 2019, Marruecos cortó en seco el contrabando en la frontera de Ceuta, pero no hizo lo mismo en Melilla. Ese comercio atípico con el que quieren acabar España y Marruecos movía antes de la pandemia entre 1.500 y 2.000 millones de euros al año, aunque las mujeres porteadoras se llevaban una cantidad ridícula de todo este volumen de negocio. "Las porteadoras son esclavas que únicamente se llevan diez euros, frente a los millones que van a parar a las manos de unos pocos comerciantes que rigen la política melillense", declaraba a Público en 2020 José Alonso Sánchez, activista por los derechos humanos. Está por ver si esta actividad volverá a producirse o no. 

Visado incluso para quien antes no lo necesitaba

Cuando se reabran las fronteras, en principio están llamados a cruzarlas los marroquíes que trabajaban en las dos ciudades autónomas antes de la pandemia, unas 5.000 personas en total, y los ciudadanos de la Unión Europea, es decir, todos los ceutíes y melillenses. Los demás, fundamentalmente ciudadanos marroquíes, necesitarán un visado, incluso puede que aquellos que hasta ahora no lo precisaban. 

En ese sentido, está por ver qué ocurrirá con los habitantes marroquíes más cercanos a la fronteras de las dos ciudades españolas. El presidente del PP de Melilla, Juan José Imbroda, ha pedido que se exija visado a todos los marroquíes para acceder a Ceuta y Melilla, incluido los residentes en Nador y Tetuán, que hasta su cierre en marzo de 2020 estaban exentos por el Tratado de Buena Vecindad firmado por ambos países desde que el reino marroquí logró su independencia en 1956. Una vez dentro de las ciudades españolas, estos ciudadanos no podían viajar a la península.

La fronteras de Ceuta y Melilla, las más transitadas

Los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla con Marruecos son los más transitados de toda África (aeropuertos excluidos). Antes de su cierre miles de personas cruzaban a diario. Después, en 2020, cruzaron la frontera hacia Ceuta y Melilla 1.488 personas. En 2021 fueron más de 1.900. En todos los casos respondían al efecto llamada que provoca fuertes desigualdades en términos económicos. La renta per cápita de España en términos de Paridad de Poder de Compra -un indicador que homogeniza los datos entre distintos países- es seis veces mayor que la de Marruecos y 15 veces superior a la de Senegal, país de procedencia de muchos de las personas que intentan saltar la valla.

Más noticias