Público
Público

2019 El año en el que volvimos a tolerar el fascismo

El virus de la extrema derecha se ha instalado en las instituciones. El grito de "Viva España, viva Franco" de la familia del dictador durante su exhumación no tuvo consecuencias. Tejero fue escoltado por la Policía en Mingorrubio. Y España sigue sin castigar la apología al franquismo en el Código Penal.

Un grupo de personas se concentran cerca de El Pardo-Mingorrubio. /Jairo Vargas

erly quizhpe

"España ha dejado de ser una excepción europea de la extrema derecha", así describió el corresponsal de The New York Times Raphael Minder el 10-N después de que Vox lograra 52 diputados en el Congreso. Pero el germen de la ultraderecha ya estaba presente en la manifestación de Colón del pasado mes de febrero apoyado por PP y Cs.

La extrema derecha creció en las elecciones andaluzas. Y el virus se instaló en las instituciones en las elecciones autonómicas de mayo. Su discurso de odio y apología al franquismo ha crecido durante 2019. El pasado mes de septiembre, el diputado balear de Vox Sergio Rodríguez recitó el Cara al Sol en el Parlamento de Baleares e hizo una comparación entre el himno franquista, la Internacional y canciones de Valtonyc para asegurar que el Cara al Sol se creó pensando en hacer "una canción alegre" y está "exenta de odio".

No es el único caso en Baleares. En agosto, durante una manifestación animalista los taurinos intentaron silenciar las consignas contra el maltrato animal con el Cara al sol. Pero el virus se extiende por toda España. El pasado 20 de diciembre, Vox fue el único grupo del Ayuntamiento de Zaragoza en no condenar públicamente el golpe de Estado de 1936.

"Viva España, viva Franco"

La familia Franco trasladaba el féretro del dictador en su exhumación del Valle de los Caídos al grito de "Viva España, viva Franco". Lo hacían sabiendo que el momento estaba siendo grabado, que toda España estaba pendiente del hecho histórico, y frente a los representantes del Gobierno: la ministra de Justicia, Dolores Delgado, el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños y el subsecretario del ministerio de la Presidencia, Antonio Hidalgo. Este "viva Franco" no tuvo ninguna consecuencia y el Gobierno no inició ninguna actuación. "No vamos a entrar en ello", esa fue la respuesta de ministra y portavoz en funciones, Isabel Celaá.

24/10/2019.- El nieto de Francisco Franco, Luis Alfonso de Borbón (i) lidera la comitiva familiar con los restos del dictador tras su exhumación del Valle de los Caídos y antes de su trasladado al cementerio de El Pardo-Mingorrubio para su reinhumación. EFE/Mariscal

Mingorrubio y Tejero

Ese mismo 24 de octubre, ya en el cementerio de Mingorrubio la apología al franquismo vivía su momento de mayor esplendor. Con sus brazos derechos en alto, banderas preconstitucionales y cánticos, cerca de 300 franquistas se concentraban en los alrededores del cementerio en un perímetro delimitado por la Policía. 

El golpista Antonio Tejero también estuvo presente. Y fue escoltado por los agentes de la Policía, mientras se escuchaban gritos de "Viva Tejero" y "Arriba España", dificultando además la labor de algunos periodistas.

El manifiesto de los militares franquistas

El ministerio de Defensa sancionó en septiembre a cuatro de los cinco militares reservistas que el año pasado firmaron un manifiesto a favor de Franco. Fueron casi 200 militares, la mayoría retirados, los que firmaron una "declaración de respeto y desagravio al General D. Francisco Franco Bahamonde".

No es vinculante, no va a ninguna parte, pero ahí está la firma de 200 militares españoles.

Ateneo de Madrid

El Ateneo de Madrid acogió un acto de la Falange Española de las JONS a finales de octubre. El fascismo ocupaba así una de las cunas del conocimiento en Madrid y exaltaban la dictadura. También pedían acabar con la Constitución: "La Constitución española es la verdadera culpable del caos, de la ruina y de la situación de ruptura y de enfrentamiento civil que se produce no sólo en Catalunya sino en el resto de España". La institución ha recibido 350.000 euros de subvención pública en 2019. Tras la polémica, el Ateneo quiso desmarcarse del acto de Falange y aseguró que tendrán un "mejor control" en los próximos eventos que celebren. 

Un momento en el acto de conmemoración de la fundación de Falange el pasado sábado en el Ateneo de Madrid.- YOUTUBE

Un concierto de ultraderecha

Otro evento de la ultraderecha en Madrid. Esta vez en la Sala Caracol el pasado 7 de diciembre. El concierto de grupos de extrema derecha con las actuaciones de Iberian Wolves (Lobos Ibéricos) y Brigada Totenkopf. Los agentes de la Policía "recomendaron seguir adelante con el mismo para evitar disturbios o actitudes violentas por parte de los asistentes si el concierto era cancelado", según aseguraron desde el local. 

En el comunicado de la Sala Caracol, se asegura que la administración fue "engañada" por parte de la organización del evento y anunciaron acciones legales. "El engaño ha sido el modus operandi que ha empleado esta organización para lograr que no nos percatáramos de su ideología", aseguraron.

"Zozulia eres un nazi"

Por primera vez en la historia de la Liga, un partido fue suspendido por cánticos hacia un jugador. Los gritos de "Zozulia eres un nazi" fueron el causante. Ocurrió durante un partido entre el Albacete y el Rayo Vallecano. La afición no da la bienvenida al jugador por una serie de imágenes que le vinculan con la ideología nazi, entre las que se encuentran una foto en apoyo al grupo ultra Dnepr White Boys. El Rayo fue multado con 18.000 euros y la clausura parcial de su estadio durante dos partidos y se establece que la segunda parte del partido se tiene que jugar a puerta cerrada. 

Apología del franquismo

En España la exaltación del nazismo o el fascismo se ciñe al delito de odio y no se rige por el Código Penal. La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, mostró su postura sobre esta cuestión tras la exhumación de Franco y apostó por castigar la apología del franquismo en el Código Penal. En el documento del acuerdo del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos presentado este lunes, se comprometen a establecer "la prohibición de la exaltación y enaltecimiento del franquismo en lugares de acceso público", pero no se hace una referencia a una reforma del artículo 510 del Código Penal.

Más noticias de Política y Sociedad